lunes, 13 de diciembre de 2010

Poniendo puertas (tornos) al campo

¿Recuerdan aquél ascensor en medio del campo que nos legó el anterior gobierno balear (liderado por el nunca suficientemente bien querido Jaume Matas)? Creíamos que nadie iba a superarlo. Pero como de un tiempo a esta parte vamos viendo cosas que no creíamos que veríamos (por ejemplo: un negro en la Casa Blanca, o a España ganando un mundial), en tan sólo cuatro años han logrado, cuando menos, igualarlo. La estampa, cómo no, sólo podía formar parte de la obra faraónica de esta legislatura (heredada de la anterior, todo sea dicho), el nuevo hospital de Son Espases, "uno de los mejores de Europa" (qué cachondo el que diseñó la campaña). Allí, junto al acceso para coches, se encuentran estos tornos de metro (o de estadio deportivo) plantados en medio de los jardines. ¿Arte abstracto? No hay ninguna placa aldededor ¿Se están riendo de nosotros? ¿Nuestros gobernantes? Pots pensar.


El listón está cada vez más alto. ¿Con qué nos sorprenderá la próxima legislatura? Estaremos atentos.

4 comentarios:

Horrach dijo...

O es una creación de Antich, para superar lo del ascensor de Matas, o a lo mejor tenían un terrenito libre para poner alguna escultura y, dado que ya se habían pasado de largo con el presupuesto y que las obras de arte contemporáneo son cualquier cosa menos baratas, han cogido esos tornos (tal vez del desvencijado Luis Sitjar) como decoración resultona.

PENSADORA dijo...

¡que fuerte! resulta incluso más surrealista que el ascensor...

¡que horror!

El Pez Martillo dijo...

Una hipótesis que le daría cierta lógica me la ha propuesto el vermaliano Verger: que los obreros tuvieran que fichar y ese fuera su punto de entrada a las obras. Es factible, pero no veo porqué, acabadas las obras siguen ahí en un recuadro de cemento rodeadas de césped.

PENSADORA dijo...

Igual las dejan como monumento a los "obreros caídos" o algo así.

Tampoco me parece descabellada la hipótesis de que sea una especie de obra de arte conceptual de esas.