martes, 30 de junio de 2009

Neolengua


Déjenme mostrar mi estupefacción: acabo de leer que lo de Franco no fue una dictadura, que fue un régimen autoritario (observen la sutilidad del matiz, que va al núcleo de la respetabilidad: dictadura suena como más feo, a persecución y tal, en cambio, régimen autoritario es, para algunos, me temo que para muchos, algo hasta deseable). Lo divertido es que lo dice uno de los que se dicen adalides de la Libertad (así, con mayúscula, que queda como más fetén). La neolengua viene pisando fuerte y ya domina sus resortes hasta la masa comentadora de noticias en Internet. Y está en todas partes, a un lado y a otro. Ya casi no quedan refugios. Por si acaso iremos ensayando y nos reprogramaremos:

2+2=5

7 comentarios:

Horrach dijo...

Pues tampoco es para tanto, que la palabra 'régimen' no implica que sea ni bueno ni malo; simplemente se refiere a un sistema político que era en su funcionamiento y en sus formas precisamente autoritario. En su entrada parece como si lo de 'régimen' le diera cierta respetabilidad al franquismo, o que 'autoritario' fuera una expresión más o menos eufemística, pero no lo creo. En mi idioma 'régimen autoritario' es una dictadura. ¿Cuál es el problema?

PD: dadas las costumbres del amigo Pez, el personaje seguro que es César Vidal, Jiménez Losantos o alguno de la Cope o Libertad Digital.

El Pez Martillo dijo...

Explico un poco la cosa, que no queda muy claro en la entrada. Yo también diría que un régimen autoritario es una dictadura, pero es que la frase del individuo, literal, era ésta:

"Esto sí que es una dictadura y no la de Franco, que era en realidad un régimen autoritario."

¿Comprende ahora el estupor?. Es como lo del "grupo independentista", que no es falso del todo, pero que le da un matiz como más respetable.

Jejej, me conoce bien, querido Horrach, viene de por esos lares, pero no es ninguno de sus popes. Sólo es que me pareció significativa y sintomática la intervención. Pero bueno, son los mismos que ven proselitismo estalinista en el hecho de llamar "La Roja" a nuestra selección de fútbol (si no fueran de rojo podría sospechar algo, pero vistiendo camiseta roja, la denominación parece pertinente, a este paso hasta la bandera será sospechosa de "liberticidio", que es una palabra que les gusta mucho a estos sujetos).

PENSADORA dijo...

- Sra. Psicóloga, ¿estoy deprimida?

- Nooooo! ¡para nada!. Sólo estás bajo los efectos de un estado de ánimo depresivo.

Esto me lo he oído yo mismita con estas orejitas, así que, amigo Pez, ¡le entiendo muy bien!.

Saludicos!

El Pez Martillo dijo...

Permítame que me ponga tiquismiquis, pero es que en su caso no es lo mismo. Una depresión es una categoría diagnóstica que tiene sus criterios para ser establecida. No es exactamente lo mismo que un estado de ánimo depresivo. Lo que ocurre es que a pie de calle se usa lo de la depresión muy a la ligera, y decimos que estamos deprimidos cuando tenemos un día tontorrón.

Aunque bueno, si nos ponemos a hilar muy fino, claro que pueden darse matices entre "dictadura" y "régimen autoritario" (sin ir más lejos, hoy he leído otra en línea parecida, distinguir entre totalitario y autoritario, qué curioso, siempre con el efecto de suavizar nuestra dictadura). Pero esto es como lo de los muertos, con que haya uno sólo, ya es suficiente para condenarlo y rechazarlo, sin que haga falta entrar en detalles estúpidos de más o menos.

Horrach dijo...

ahh, vale, la cita completa le da un sentido distinto a lo dicho.

Esto de los eufemismos es muy bonito, casi poético, y nunca se habían empleado tanto como ahora. Un homosexual ha pasado de ser un 'maricón' a 'tener una opción sexual alternativa', de 'gordo' hemos pasado a 'persona con cierto sobrepeso', de 'cojo' a 'con algunas dificultades para caminar', etc.

PENSADORA dijo...

JEJEJE y de feo a "difícil de ver"... o de "mi amiga es un cardo" a "mi amiga es muy simpática"...

En fin...

Anónimo dijo...

Obviamente, a veces cargamos contra el eu-femismo, que no le quedó más remedio que aparecer...

Pero vamos... aquí el tema parece más que zanjado.

Un saludo, Novell.