lunes, 8 de junio de 2009

Metafísica ocular


El otro día leí una poesía que tenía como tema central esas manchas que aparecen en la vista, que están ahí interpuestas entre el mundo y nosotros, ocupando un lugar muy extraño. Uno sabe que están ahí, las percibe, pero en cuanto intenta enfocarlas, atraparlas en un primer plano, desaparecen sin dejar de estar ahí. Es un poco perturbador. Y, permítaseme, metafísicamente esclarecedor. Desde que leí esos versos, creo entender mejor a Heidegger. lo cual no deja de ser un engaño, porque al creerlo en mis manos, ha volado ya a otro lado, dejando en ellas el vacío.

4 comentarios:

Horrach dijo...

Y la poesía, ¿de quién era? Sus fans queremos saber qué lee el Pez Martillo en materia poética.

El Pez Martillo dijo...

Voy a serle sincero. En materia poética no leo nada. Yo soy más prosaico y eso de leer en verso me cansa un montón (no domino ni el ritmo ni la cadencia ni la rima ni nada). Soy un zote con la poesía.

Los versos a que me refiero los leí en los foros de putalocura.com, y no citaba al autor (a lo mejor era el mismo que escribía). La cuestión es que el poemilla me hizo gracia y me dio que pensar (la entrada la ideé en un momento de euforia endorfínica pedaleando por el Arenal). Y con esto, me temo, se explican muchas cosas...

Horrach dijo...

¿Putalocura?

Y yo que pensaba que se debía tratar de Petrarca, Hölderlin o William Blake...

El Pez Martillo dijo...

Sí señor, putalocura. Hay en esos foros auténticas perlas de desfase y cachondeo. Un lugar en el que se pueden echar unas buenas risas.

Lo cierto es que no se citaba al autor de los versos, vayausted a saber si no son de alguno de esos tipos (por la temática y el estilo podrían ser de Quevedo). los busqué, pero fui incapaz de hallarlos.