sábado, 22 de enero de 2011

Del protestar

Si hay que protestar, que al menos se haga ante los responsables del malestar, hacerles llegar el descontento. Que no se enteren por la prensa. Y a ser posible de forma audible. El silencio puede ser muy ominoso, pero si se puede expresar una queja en silencio, es que aún queda margen. No hace falta llegar a ciertos extremos, más que nada porque los usaran para deslegitimar y manipular. Puede que haya que hacer visibles las molestias ante todo el mundo, por aquello de que la gente entienda los motivos y vea el cabreo, pero eso no puede hacernos olvidar de qué y quién es el que en última instancia ha de oirnos. Finalmente, siempre hay una gota que colma el vaso, pero cuando las cosas explotan, suele haber mucho más detrás de los motivos palmarios. Y por supuesto, no poner el malestar en según qué manos.

6 comentarios:

angelcifu dijo...

Mejor que no tengamos que llegar a imolarnos a lo bonzo como sucedió en Túnez para que el clamor popular estallara ante la soberbia de sus gobernantes...ahora huidos.
Y Egipto, está a un paso de seguir el mismo camino...
La gente se va cansando de tanta injusticia...lo es perfectamente comprensible.

Horrach dijo...

La puerta misma del conseller Thomàs me parece un buen lugar parta escenificar una protesta directa. Pero, claro, ¿se sabe dónde vive este señor? Con Matas la cosa era más fácil: sabíamos donde queda el famoso palacete y en general teníamos más 'manifestera'

El Pez Martillo dijo...

Angel, lo del inmolarse es uno de los extremos a los que no habria que llegar, mas que nada, porque muchos se han quemado a lo largo de la historia y hasta el momento, que recuerde, sólo uno (el de Túnez) ha logrado movilizar al personal, y me temo que si no hubiera sido él, hubiera sido cualquier otra cosa la que lo hubiera hecho estallar. Por lo demás, me sigo mostrando escéptico, no espero nada del "pueblo".

Jejej, Horrach, veo que capta la indirecta del post. Cuando se hace una protesta por lo del famoso parking, en silencio, en medio de la nada del acceso, y mirando al horizonte, pues como que parece todo un paripé muy grande (ahora bien, debe haber dolido, porque ya se han encargado de manipular la información y de demonizar a los que protestan, "controladores style"). Por lo pronto, hay por delante un mes largo de protestas diarias, menos da una piedra.

Alamut dijo...

Eso, y sobre todo no poner el malestar en según qué manos ....
¡Protestemos!
Saludos

PENSADORA dijo...

Yo tampoco confío en el pueblo Pez, ahí también estamos de acuerdo. Y hace días que le doy vueltas al tema y con ganas de escribir pero no sé ni empezar por no ofender.

En fin.

El Pez Martillo dijo...

En un momento dado, el cabreo es genuino, pero es algo puntual y explosivo. Tarde o temprano es administrado, la espontaneidad es cosa fugaz. Es probable que lo de Túnez ya esté en esa fase. Pero vamos, por protestar que no quede.