jueves, 5 de febrero de 2009

¿Islas Baleares?


Aunque en los mapas y a nivel político vivamos en las Islas Baleares, nadie de aquí que sea preguntado por su procedencia responderá que es balear o que viene, vive o trabaja en las Baleares. Cómo será la cosa, que hasta se han hecho campañas publicitarias de esas institucionales para remarcar que entre las islas no hay "ninguna frontera". Y es que, rencillas tópicass y típicas entre islas, aquí cada uno es de Formentera, Menorca, Ibiza o Mallorca.

La historia en parte puede darnos una explicación. Ibiza y Formentera fueron colonizadas por culturas "externas" más tempranamente que sus vecinas mayores, y eso les dio un cierto sentido diferencial respecto a ellas. De hecho, durante siglos, lo que ahora son las Baleares, fueron dos archipiélagos distintos, el de las Baleares (Mallorca y Menorca), y el de las Pitiusas (Ibiza y Formentera). Por otro lado, Menorca estuvo durante muchas décadas dominada por ingleses y franceses en diferentes oleadas, con lo cual adquirió un carácter distinto. De este modo, quedaron marcadas las distancias que hacen que, entre islas, no nos veamos como algo común sino como "esos extraños que están ahí al lado". Y que sea por muchos años, porque a mi me suena muy raro eso de que se refieran a según que celebridades locales diciendo que son baleares.

5 comentarios:

Horrach dijo...

Es cierto que la identidad balear no funciona demasiado en los que hemos nacido y vivimos en alguna de estas islas, pero no puedo estar muy de acuerdo en la explicación que hace, querido amigo, de las diferencias. ¿De verdad le concede usted veracidad a que simplemente porque Menorca estuvo un tiempo en manos británicas y que las Pitiuses fueron colonizadas antes las 'identidades' sean tan claramente distintas? Eso son excusas que se sobre todo adoptan a posteriori. Las diferencias que tienen que ver con la identidad son construcciones culturales, claro, y por mucho que se quiera justificar con ciertos detalles históricos, hay más cosas que unen estas islas que las cosas que las diferencian, aunque siempre se recurre a éstas en detrimento de las primeras cuando se quiere sacar pecho y preumir de identidad propia, particular, única, insustituible, etc. Sinceramente, yo no veo tantas diferencias entre isleños en el modo de ser; sí la veo en la manifestación que se hace de la propia insularidad, que esa distinto, y eso lo veo algo provinciano.

El Pez Martillo dijo...

A parte del hecho de ser islas, que ya nos situa en una cierta distancia y separación respecto a todo lo demás (incluidas las demás islas), no veo muchas razones más para explicar la pobreza de lo balear. De todos modos, no estoy hablando de la identidad en sentido fuerta, al modo nacionalista o de "sacar pecho", como dice usted, sino a algo más básico, a que, al ser preguntados por nuestra procedencia, diríamos que somos mallorquines antes que baleares. Y eso no es algo que tenga que ver con las diferencias que pueda haber entre nosotros (que, ciertamente, en muchos casos son anecdóticas).

Otra posibilidad, también histórica, es que la reconquista no fue simultánea, sino que cada isla fue conquistada en momentos distintos. Y para colmo, el reino que se creó fue el de Mallorca (no el de Baleares, aunque las englobaba a todas).

Horrach dijo...

Coño, juraría que esta tarde, a eso de las 2 y pico había escrito yo un tercer comentario... ¿Se lo habrá tragado la blogosfera?

El Pez Martillo dijo...

A mi me ha pasado alguna vez, que pongo un comentario y luego no se carga. En fin, repítalo si se siente con ánimos.

Horrach dijo...

Iba en la línea de su primer coment, que en Baleares no hay nacionalismo fuerte, sino si acaso regionalismo. Más que un exagerado orgullo identitario por lo propio (como se da en Cataluña y Euskadi), aquí late más el miedo al otro, al de fuera, lo que casa bien con la condición temerosa del isleño.