miércoles, 13 de julio de 2011

Escuela de modelos

De tanto en tanto surgen polémicas acerca de las modelos. Casi todas acerca de su delgadez. Sin llegar al escándalo, a mi siempre me han parecido extraños e incomprensibles esos andares de caballo que despliegan las modelos en las pasarelas. ¿Habrá alguna razón para ello? Porque ciertamente nadie camina así más que ellas (y las que quieren parecerse a ellas, que a lo mejor ahí hay algún quid de la cuestión), y parecería que lo suyo fuera que los vestidos se llevaran en las condiciones más parecidas a las esperadas en la vida real (eso cuando los diseños estén pensados para poder ser llevados, que no siempre parece que sea así), por aquello de ver la caída del tejido y la adaptación a los movimientos naturales.

Otra cosa que no llego a entender, es la expresión insensible y como enfadada de sus rostros. Imagino que es para dar sensación de maniquís, por adoptar una expresión neutra y evitar que una sonrisa, un guiño o lo que sea afecte a la percepción que el público tenga del diseño. 

La cuestión es que ver imágenes de desfiles de modelos es, al menos para mi alterada e ignorante percepción, algo muy desconcertante y bizarro.

2 comentarios:

Rick dijo...

Imagino que será para dar realce a las prendas que visten, porque desde luego como mujeres quedan totalmente anuladas. Eso me parece a mí, al menos: ni rastro de erotismo en esas caras y esos andares.

El Pez Martillo dijo...

Sí, por ahí deben ir los tiros. Supongo que la idea es que parezcan maniquíes en movimiento (con movimientos mecánicos de maniquíes). Pero por eso se hace extraño ver a personas despojadas de vida, porque más que de erotismo, de lo que no hay ni rastro es de vida.