jueves, 21 de julio de 2011

El antisemita Nietzsche

Mi deseo es, por último, que algo venga en vuestra ayuda del lado alemán, a saber: que se obligue a los antisemitas a abandonar Alemania: en cuyo caso no cabría duda de que preferirían vuestra tierra de "promisión", Paraguay a cualquier otro país. A los judíos, por otra parte, les deseo cada vez más que lleguen al poder en Europa, para que pierdan (es decir, ya no tengan necesidad de) las cualidades en virtud de las cuales se han impuesto hasta ahora en su calidad de oprimidos. Por lo demás, es mi sincera convicción que un alemán que, simplemente porque es un alemán, reivindique ser más que un judío, es alguien que tiene su lugar en la comedia; suponiendo, claro, que no lo tenga en el manicomio. 

Borrador de una carta a la hermana (junio de 1887)

1 comentario:

Sonámbulo dijo...

Y su hermana en cambio...

Muy bueno el fragmento, jamás lo había leído. Supongo que está mal que se vendan en las librerías diarios de Nietzsche como si fuesen sus libros publicados, al mismo nivel. Él no lo hubiera querido. Pero para el interés biográfico, o de biografía intelectual, es interesante.