lunes, 18 de julio de 2011

Edades doradas

Ayer vi Medianoche en París, la última de Woody Allen. Curiosa y liviana. Sin complicaciones. Con moraleja simplona pero útil: confórmate y acepta lo que te ha tocado vivir, no te refugies en tiempos pasados y edades doradas. Sin estar obsesionados con otros tiempos (o puede que sí, dada la compulsión que tenemos a celebrar efemérides, todos los días es el aniversario de algo), sí es cierto que todos admiramos o sentimos un interés más vivo por épocas pasadas, que cambian según la evolución personal. Tuve mi época del antiguo Egipto, y mi etapa medieval. Ahora mismo, aunque me interesa mucho todo lo relacionado con la primera mitad del siglo XX (las dos guerra mundiales, el período de entreguerras, nuestra guerra civil  y sus previos...), creo que no es la mejor época para vivir. Para estudiar sí, pero lo que es vivir, debió de ser duro. Así que si tuviera que experimentar los avatares de un tiempo, me encantaría conocer en primera persona los años sesenta londinenses, aquello que se llamó el swinging London, y poder estar cerca de todo aquella efervescencia: el Soho, Carnaby Street, los Mods, Beatles, Rolling Stones, Cream, Hendrix, Kinks, Animals, Who, Pink Floyd, Small faces, Mary Quant, Twiggy, Richard Lester, Peter Sellers, Richard Avedon... No es mala opción, por ahora. Aunque seguro que las hay mejores o más interesantes. Ya las iré descubriendo. O se irán dejando descubrir...

5 comentarios:

Horrach dijo...

Bueno, ahora tiene su 'época gaditanista'...

Yo no me cambio por ninguna época anterior a ésta. Con el pasado siempre cometemos la frivolidad de angelizar determinados períodos simplemente porque seleccionamos los escasos elementos que nos gustan, dejando de lado todos los demás, que no son pocos. Es una especie de 'turismo de la memoria' bastante infantil, porque seguramente nadie realmente preferiría vivir en esas épocas idealizadas si pudiera hacerlo. Yo lo tengo claro: en ninguna otra época podría haber hecho lo que he hecho, conocer lo que conozco, lo que he escuchado, leído, etc.

PD: el cine de Allen nunca ha sido excesivamente denso, pero lleva una década entregado a un progresivo y cada vez más estrecho simplismo más propio de otros directores. Yo ya me he descolgado.

El Pez Martillo dijo...

Precisamente esa es la moraleja de la película, que la gente de la época que se tenga idealizada seguramente preferiría vivir en otra anterior a la suya, a la que consideran decadente. Por lo tanto, nada de negar lo que nos ha tocado vivir, aceptémoslo. Lo cual, dicho así, tiene cierto poso nietzscheano (perdone que barra para casa, cosas de andar demasiado sumergido en lecturas de y sobre Nietzsche).

Saludos.

PENSADORA dijo...

Joer! había escrito un comentario la mar de majo y lo he borrado... ¡ains que cabeza!

Te decía que, aunque sé que no te gustará saberlo, he notado que todo lo relacionado con los 60's está de moda y sobre todo la corriente mod. Cada vez veo más chicos con camisa, pantalones pitillos (no elásticos eh!)y pelo a lo beatle. Han salido muuuchos grupos nuevos de "surf" y el temita de migala de tu entrada anterior va muy por ahí.

Así están las cosas Pez, mal que te pese, estás de moda. ¡se siente! ¡ains!

Saludicos!

Por cierto, estoy TOTALMENTE de acuerdo con el Dr. H, y más en mi caso: siendo mujer tengo claro que ningún tiempo pasado fue mejor que el actual. Uuufff! si pienso en la edad media (por ejemplo) se me ponen los pelos de punta.

El Pez Martillo dijo...

Pero no es lo mismo la repetición de ahora (en la que hay muchas cosas y estilos de moda a la vez) que cuando fue original...

Saludos.

PENSADORA dijo...

Claro que no! no van por ahí los tiros. A lo que yo me refiero es a que esté de moda una moda que ya fue y que sólo se puede imitar, no repetir.

En fin, cosas que siempre pasan.

Salud!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...