jueves, 13 de marzo de 2008

Barreras


En efecto, cuando escucho a otro, su vivencia no me está presente "en persona" originariamente. Puedo tener, piensa Husserl, una intuición originaria, es decir, una percepción inmediata de lo que en él está expuesto en el mundo, de la visibilidad de su cuerpo, de sus gestos, de lo que se deja oír de los sonidos que profiere. Pero la cara subjetiva de su experiencia, su consciencia, los actos por los que en particular da sentido a sus signos, no me son inmediatamente y originariamente presentes como lo son para él, y como los míos lo son para mí. Hay ahí un límite irreductible y definitivo. La vivencia de otro no llega a hacérseme manifiesta más que en tanto está mediatamente indicada por signos que comportan una cara física.

Jacques Derrida (1930-2004)
La voz y el fenómeno

3 comentarios:

Horrach dijo...

Yo también 'busco a Jacques'. En mi caso desesperadamente, porque me está costando un güevo seguir la línea discursiva de 'La voz y el fenómeno'. Si ya en general Derrida es espeso, tiene en el inicio de esta obra momentos impenetrables. Creo que tendré que hacer 3 o 4 lecturas (completas, no sólo parciales) de esta obra antes de empezar nuestro seminario en el vermalódromo.

ereignis, mein freund!!

El Pez Martillo dijo...

No ceje en el empeño, querido Horrach, no nos defraude a los vermalianos, que esperamos mucho de usted. Para su alivio, le diré que le desesperación forma parte de la actividad filosófica.

Y para su desesperación, le diré que a mi no me está costando tanto el amiguete Jacques. Reconozco que tiene momentos tremendos (la introducción es horrorosa, luego la cosa mejora un poco), pero creo que le sigo (a ratos, claro está). Seguro que soy yo que estoy haciendo una lectura demasiado superficial y rápida del asunto, y luego el Tigre, como de costumbre, me hará caer en ello. Pero bueno, la sensación de estar haciéndome con él (aunque sea de forma imperfecta) es agradable.

Ánimo y Ereignis!

Horrach dijo...

Yo sigo en la introducción, todavía no he iniciado los capítulos. 'La farmacia de Platón' era más comprensible. O me estoy haciendo viejo o es que nunca podré llegar ni a la sombra del Big Tiger. Snif...