martes, 23 de septiembre de 2008

Puntos suspensivos (o no)


A partir de mañana puede que haya un parón al acostumbrado ritmo de entradas en el blog. El motivo, una largamente proyectada, deseada, y pospuesta visita a la Islas Pitiusas en general, y a una de sus habitantes en particular. Me gustaría seguir los pasos de Walter Benjamin por Sant Antoni, los de uno de mis grandes maestros (mi director de tesis) por Sant Joan, o los de Julio Verne en Formentera. Contemplar paisajes de impresión (Es Vedrà me tira mucho) y, si es posible, meterme en algún mercadillo hippie de los que hay por allá. Y relajarme todo lo que haga falta y me dejen.

Si tengo acceso a algún ordenador, me gustaría ir relatando día a día algunas impresiones y reflexiones del viaje, a modo de cuaderno de bitácora. Y si no, ya les contaré a la vuelta (serán tan solo unos días).

4 comentarios:

Horrach dijo...

A mí particularmente de Ibiza me gustaría conocer (y tratar, claro) a la bella Sandra Mayans. ¡Qué hembra!

El Pez Martillo dijo...

¡Estàaaa béeee!¡Me caaaaau béeee!

Tona dijo...

Me encantará seguir tus relatos.
Me gustan las islas, y las conozco bien, aunque seguro que no las reconocería.

En uno de mis viajes llegué a Plama en barco desde la Valencia, con un 4L atravese la isla hasta -creo que era- Puerto Portals, de donde zarpaba un barco a Menorca.(tengo la foto en la que cargaban el coche con una red) jajja han pasado algunos años, siempre he sido una viajera poco convencional.
Disfruta¡¡
que envidia¡¡

El Pez Martillo dijo...

Gracias Tona!! Intentaré disfrutar todo lo que pueda. Y, repito, intentaré acceder a algún ordenador para contar in situ algunas cosas como buenamente pueda.

Y ahora me voy a dormir, que me espera un tremendo madrugón.

Saludos.