viernes, 2 de marzo de 2007

En el camarote

Hay momentos y lugares en los que uno se siente como en el camarote de los Hermanos Marx.

10 comentarios:

jarttita dijo...

jajjajaa, sí! Toda la razón!!.

El Pez Martillo dijo...

O peor, uno se siente como se debió de sentir el camarote. Lleno de gente y de cosas.

Horrach dijo...

Qué buenos son los hermanos Marx. Me encanta esta película, con Groucho subido a un baúl tirado por la millonaria a la que le quiere pegar el braguetazo y berreando: "¡ríete payaaaaaaaso, el amoooooor es un fraaaaaaude!"

Horrach dijo...

Decía un profe nuestro, amigo Pez (me refiero a Piquer), que gran parte de los problemas del mundo se deben a que se ha seguido al Marx equivocado: a Groucho en lugar de al barbudo Karl. Pero, ¿y si fuera a la inversa?

El Pez Martillo dijo...

Si fuera a la inversa se generarían otros problemas, tal vez peores.
Yo sugeriría seguir ni a Karl ni a Groucho, sino a Harpo.

jarttita dijo...

Y el hermano listo cómo se llama?, que nunca lo recuerdo...Ves, nadie recuerda a los " normales":P.

Musa dijo...

Si me lo permiten yo les voy a decir lo que es vivir en el camarote de los hermanos Marx... Una casa con ocho personas, entre ellas un niño, la cual no tenía salón, (puesto que se había convertido en habitación) una mini cocina y un único baño... eso amigos, es la casa de Montague street

Horrach dijo...

Hombreeeeeeeee, la Musa, cuánto tiempo. Desde que el doctor H apareció en su vida estaba usted desaparecida :-)

El Pez Martillo dijo...

Ahora a eso lo llaman pisos-patera. Aunque sí, es lo más parecido al camarote que uno se puede imaginar.

Cvalda dijo...

Así me sentí yo en los vuelos de ida y vuelta de Cuba..¡menudo caos!