viernes, 14 de julio de 2006

Amor extraviado


Quien más quien menos ha estado enamorado perdidamente de alguien sin que la otra persona se enterara. Todos hemos babeado y nos hemos vuelto tonto en su presencia, pero ella ni siquiera nos ha prestado atención, y si lo ha hecho ha sido sin darse cuenta de nada. Supongo que todos los que leáis esto lo reconocéis. Pues bien, el reverso de la situación es que, mientras nosotros estamos perdidos por esa persona, muy posiblemente había alguien que pasaba por lo mismo, pero respecto a nosotros. Y claro, como nosotros estábamos con la mirada puesta en esa otra persona, nunca nos cruzamos con la mirada de quien nos miraba, y no pudimos reconocerlo.

Un buen ejercicio práctico sería trazar un mapa de estos amores desperdiciados que nunca llegaron a consumarse. Unir con una línea aquellas personas a las que he amado sin que lo supieran, y a éstas con sus respectivos amores extraviados, y así hasta el infinito. Tal vez nos sorprenderíamos de ver cómo, de este modo, podemos establecer una línea entre cada uno de nosotros y cualquier persona del mundo.

P.D: hoy es 14 de Julio, fecha importante para todos los que amamos la libertad, la igualdad y la fraternidad, aunque he de reconocer que no estoy muy satisfecho con los resultados de todo lo que se puso en marcha en aquellos años de finales del XVIII. Pero bueno, a alguna fecha nos hemos de aferrar para recordarnos todo lo que queda por hacer.

3 comentarios:

Cvalda dijo...

Siempre he pensado que hay un momento para cada cosa...por eso a veces que dos personas se unen, y por eso otras veces no llega a pasar...

El Pez Martilllo dijo...

Las cosas que no pasan, no pasan No creo que haya nada de eso que dicen de que "deba ocurrir". Sencillamente, lo que no ocurrió no ocurrió. A veces porque no quisimos, y otras porque no quisieron.

Cvalda dijo...

Yo tampoco creo en el "que deba ocurrir", sino en el "es el momento de que ocurra"; por lo menos en mi vida ha sido así. Está claro que hay veces en que me hubiese gustado que pasasen cosas (o que no), pero las que pasaron lo hicieron porque era el momento, porque yo estaba preparada, porque la situación lo permitió, porque el mundo jugo a mi favor...porque a veces las piezas encajan solas, y otras simplemente no.

Asi que, más bien, me considero "circunstancial", vamos, que las cosas dependen de las circunstancias...