martes, 10 de junio de 2008

Defensas


Cuanto más altos y resistentes sean nuestros muros, más estrépito y destrozo causarán cuando caigan.

3 comentarios:

PENSADORA dijo...

¡HURRA! verdad como un templo, sí señor.
Y digo verdad porque yo misma he experimentado una gloriosa caída estrepitosa que destrozó todos los muros circundantes a mi persona. Pero con sus ruinas lo que se construye son unos fuertísimos cimientos.

El Pez Martillo dijo...

A la hora de defender, mucho mejores los fosos. Si pueden ser abismos, mejor. Remember Termópilas.

PENSADORA dijo...

Si no me equivoco, lo de Termópilas era más bien un desfiladero suficientemente estrecho como para no dejar pasar un gran ejército, mientras otro pequeño se parapetaba dentro.
Buena manera de dosificar los ataques...¡si señor!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...