viernes, 5 de octubre de 2007

Letra y música


Con el tiempo, me voy dando cuenta de que cada vez le presto menos atención a las letras de las canciones. Es más, hay canciones que están entre mis favoritas y de las que no sabría muy bien decir qué es lo que cuentan. Tiendo a focalizar mi atención en el conjunto, en la sensación que me provoca, más que en el mensaje que transmite. Porque, seamos sinceros, la música siempre ha sido un medio para generar estados anímicos (es muy probable que el primer uso de la música haya sido el ritual) y no para lanzar proclamas. Aunque es cierto que la voz puede funcionar como un instrumento más y encajar dentro de la melodía. Eso es lo que me interesa, no que me hagan pensar. Para pensar ya tengo otros instrumentos. La música es otra cosa.

6 comentarios:

Lope de Aguirre dijo...

Estoy contigo: me parece tan emocionante el "Cara al sol" como "La marsellesa".

Lope de Aguirre dijo...

La letra de la música suele ser un estorbo, como el título de algunos cuadros, sobre todo abstractos.

aerdna dijo...

y hasta llego a pensar que todas las palabras son un estorbo... "decimos nada sobre todo, buscando a aquel que lo dice todo sobre nada" (M. Montalbetti, poeta y linguista peruano).
y nada, eso.
un beso.

El Pez Martillo dijo...

Hola y gracias por vuestros comentarios.

Lope: yo soy más del "novio de la muerte", pero vamos, todo me va. Lo importante es el ímpetu que se le ponga y acojonar al enemigo, que es para lo que sirven este tipo de canciones. En los cuadros abstractos lo que suele ser un estorbo es el cuadro.

Aerdna, sí, todas son un estorbo. Pero las necesitamos, aunque muchas veces lo importante hay que biscarlo más allá de ellas.

Lope de Aguirre dijo...

"...con dolor y rudeza le contestaba:

Soy un hombre a quien la suerte
hirió con zarpa de fiera.
Soy un novio de la muerte
que va a unirse en lazo fuerte
con tan leal compañera."

El lenguaje es una gran onomatopeya. Creo que existía un artículo en el que Bergamín exalta el berrido del cante hondo sobre la palabra pronunciada.

irichc dijo...

La música es otra forma de lectura, diría yo. Un cálculo capaz de generar metáforas.