martes, 8 de mayo de 2012

¿Tenemos plan B?

Resulta molesto (por no decir sospechoso) ese aire de fatalidad, de inevitabilidad que se le está dando a las medidas gubernamentales. Como si no hubiera otra cosa que hacer (el famoso "vamos a hacer lo que tenemos que hacer"). Sí, claro que hay una situación que es la que es y con la que hay que bregar. Pero, ¿seguro que es absolutamente necesario que se tomen unas medidas y no otras?. Porque digo yo que con la de millones que maneja un estado, no se puedan distribuir las cargas de gastos de mil y una manera.

No entiendo nada de economía, ni de gobernar (no digamos ya las dos cosas juntas), pero la experiencia me dice que puedes llegar a un resultado concreto (5, por ejemplo) de distintas maneras (2+3, 3+2, 4+1, 1+1+1+1+1...). ¿O es que hemos de pensar que no saben hacerlo más que de un modo? (ya digo que no sé de gobernar, pero eso no parece un buen síntoma en un gobernante). 

¿Y si falla "lo que hay que hacer"? Me temo que ni siquiera se contempla esa posibilidad. Apostarlo todo a una carta es una medida desesperada (y los tiempos, dicen que lo son), arriesgada y casi siempre fatídica.

5 comentarios:

Otto dijo...

Da la impresión de que hay determinados colectivos que se han esforzado en presentarnos una situación catastrófica para sacar un beneficio del escenario diseñado. Al parecer el proletariado había alcanzado ya unos determinados niveles de bienestar, que debían de molestar a los más acaudalados. Para mí no existe ninguna crisis comparable a la de los niños que pasan hambre, y mueren por causas evitables....todo este juego de occidente me parece una broma de mal gusto, ayudemos a los bancos para que nos sigan sangrando, votemos a sus socios para que nos sigan ignorando, la broma de mal gusto de la democracia ficticia y arrendataria.

PENSADORA dijo...

Las medidas que toman nuestros gobiernos no son suyas y, por lo tanto, mucho menos nuestras. Nosotros votamos como meros consecutores de un derecho, pero los que nos gobiernan hacen y desahacen según dictan las normas económicas europeas.

Nuestros gobiernos no son creativos, no son ellos mismos quienes deciden lo que deben hacer. En esta situación en la que nos encontramos toda europa, es la unión quien gobierna.

Nuestros gobiernos son simples títeres ejecutadores.

Y seguro que hay otras maneras de hacer las cosas, pero se han hecho tan mal que ahora no se sabe (ni se puede) hacer otra cosa más que lo que nos mandan nuestros "socios".

Miedo me da.

El Pez Martillo dijo...

Pues a mi no me parece que gobierne la unión (ojalá fuera así) sino uno de los miembros que por ser más potente impone sus criterios a todos. Y aún así, la cuestión sigue siendo la misma: ¿Hay un plan B por si el A falla (que de momento no parece que funcione)?

Pirene dijo...

Efectivamente, es Alemania quien manda aquí (lo digo directamente, no creo que nos censuren). Y de aquí mi "miedo me da".

El plan B??? Haberlo debe haberlo pero que lo ejecuten o que sea mejor... ¿¿¿¿????

Yo lo veo muy negro chico y, como ya hemos comentado alguna vez, esto tiene mala pinta. Ya se empiezan a tirar los trastes unos a otros y estos cuando empiezan a reñir no paran hasta que la joden. Todo es cíclico y hace mucho que no reñimos... a lo peor ese es el plan B.

PENSADORA dijo...

¡¡¡AAARRRGGG!!! esto me pasa por tener dos perfiles. Si eso, que la de arriba soy yo. ¡ains!