domingo, 6 de mayo de 2012

Poner el intermitente

Si hay que mejorar el país, hacer que las cosas funcionen, salirnos del extraño atasco en que andamos metidos, ¿porqué no empezamos usando los intermitentes? Parece una tontería, pero el no avisar a los demás conductores con anticipación de los movimientos que se van a hacer, provocando sobresaltos y cabreos, enlenteciendo el tráfico (en las rotondas, no saber lo que van a hacer los que van dentro hace que retrases tu entrada), me resulta muy sintomático. Y si no nos damos cuenta en carretera, algo tan elemental y cotidiano, de que no estamos solos y de algún modo hay que tener en cuenta a los que comparten camino con nosotros, ¿cómo vamos a hacerlo en tantas y tantas cosas importantes?

5 comentarios:

Otto dijo...

Me parece que tienes mucha razón, si no somos capaces de acometer pequños detalles commo este que mencionas, cómo vamos a acometer empresas de más complejidad. El cambio del mundo comienza por cambiar uno mismo.
Gracias.

Dr Von Horrach dijo...

Me tiene obsesionado este tema, por lo que indica de (falta de) civismo y urbanidad. Lo hemos hablado alguna vez: o no se utilizan, o se dejan puestos eternamente (ayer me topé dos casos seguidos de este último tipo). Ande yo caliente...

El Pez Martillo dijo...

Lo grave del asunto es precisamente ese: que es un gesto que no nos cuesta nada y cuya función y beneficios son fáciles de comprender (ya digo, en las rotondas, principalmente, sería más fácil entrar si no fuera porque no sabes si los que están dentro se salen antes o si seguirán dentro, con lo que no se ralentizaría tanto el tráfico). Y si no podemos entender ni hacer entender esto tan simple, no se puede esperar gran cosa de nosotros como sociedad. En fin, que es algo que a mi también me obsesiona (y me cabrea, no por el hecho en sí, sino porque a lo mejor exagero un poco y veo lo poco que valen mis conciudadanos).

En fin, me alegro de que alguien más comparta esta perpelejidad.

Saludos.

Dr Von Horrach dijo...

Si Zizek interpretaba la mentalidad de diversos países europeos a partir del diseño de sus retretes, no veo por qué no podemos hacer algo similar a partir del uso de los intermitentes: son signos que delatan una estructura antropológica.

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años