sábado, 18 de junio de 2011

Consejos al vuelo

Ayer, en uno de mis paseos, asistí a una curiosa escena. Una pareja con cochecito y bebé, estaba parada en medio de una calle peatonal. Estaban colocando a la criatura y hablando. Yo pasé, sin prestar demasiada atención. Pero el que sí que prestó atención fue el sujeto que venía detrás de mí, que le espetó a ella un "déjate de complejos y verás como serás más feliz". 

No pude evitar oírlo, y entonces el tipo en cuestión me adelantó. Había acelerado el paso, iba inflado, irradiaba seguridad. Era joven, con un estilo hipioso-modernillo. En esos momentos se creía el rey del mundo. Y no era en vano, ya que acababa de regalarle la clave del mundo a una viandante. 

No me gustan los desconocidos que irrumpen en conversaciones ajenas. Y menos para dar consejos a frases sueltas cazadas al vuelo, sin conocer el contexto en que fueron dichas (¡¡ah, los contextos!!). Pero el soltó su perla, y sospecho que más que una ayuda, era un acto de autoafirmación. Un decirse, "¡Qué estupendo soy!".

Porque al final tengo la sospecha de que los sabios de verdad no van por ahí enseñando su sabiduría, que llegar a cualquier conocimiento exige un proceso, un camino que hay que recorrer y que forma parte de la sabiduría misma. No hay teletransporte. Así que ir dando consejos para la felicidad (nada menos), salvo que sean de carácter simple y práctico, resulta algo más bien gratuito e inútil. Inútil, claro está, para el hecho mismo de aconsejar, porque a aquel chico le vino muy bien para subir un poco de ego. Lo cual era una muestra de que en realidad, no sabía de lo que hablaba.

3 comentarios:

klee dijo...

Hay mucho fantasma suelto por ahí.
me ha venido a la mente esas conversaciones de bar en donde unos cuantos seres bastante bebidos hablan de sus hazañas, y lo curioso es que todos esperan contar la suya pero son incapaces de escuchar las de los demas.
un saludo

Horrach dijo...

Dar un consejo cuando nadie te lo pide... y encima a gente que no conoces de nada y a la que te topas un instante por la calle... No me extraña que se sintiera satisfecho el tipejo: su paternalismo en plan "imitadme, pollos, haced lo que yo os diga, que sé de lo que hablo" no puede estar más que al servicio de su propio ego, como usted dice (o de la falta del mismo, porque esa necesidad de apuntalarlo de manera tan exagerada delata bastante su carencia esencial). Para colmo, 'hippioso modernillo'...

El Pez Martillo dijo...

Y eso que he omitido, por aquello de no caer en estereotipos, el detalle de su procedencia geográfica...