sábado, 26 de junio de 2010

Tu piel morena sobre la arena

Es sabido que detesto el verano. También que mi modelo de belleza es el de la palidez enfermiza. Por eso me cuesta mucho comprender la fiebre que le entra al personal por ponerse moreno. Más allá de los tonos gamba que por unos días colorean a la gente (y que son una llamada a gritos para que, a modo de infantil pataleta, les dé palmaditas en la espalda), está la cuestión de que, al estar acostumbrado a verlos más pálidos, ahora que están más tostados, no pueda evitar pensar que van sucios. Porque el tono moreno de piel, esa infame media tinta, hace que parezcan que vienen de la mina. Y eso no causa muy buena impresión, al menos a los personajes raros como yo (por suerte pare ellos, somos pocos). 

viernes, 25 de junio de 2010

martes, 22 de junio de 2010

Relato de Berlín: La venganza del Papa

Conviene ir con cuidado con las chulerías y los faroles que nos marcamos, porque acaban volviéndose contra uno mismo. A modo de ejemplo, les relataré lo que les ocurrió a las autoridades de la RDA cuando decidieron contruir un ostentoso símbolo de su supuesta superioridad frenta a la RFA.

En 1969, ocho años después de construir el muro que dividía Berlín en dos partes, dejando al sector occidental aislado tras 160 kilómetros de muro circular, iniciaron la construcción de una torre enorme de telecomunicaciones, el edificio más alto de toda Alemania (más alto que la Torre Eiffel). Con ello pretendían mostrar su superioridad y su capacidad técnicas. Además, era una manera de profundizar en la guerra psiocológica, ya que la torre era visible desde cualquier parte de la ciudad, especialmente en el lado oeste, a modo de vigía y de presencia ominosa. 

La Torre de la Televisión (Fernsehturm) fue construida con entusiasmo y propaganda por la Alemania comunista. Sin embargo, cuando estuvo terminada, les deparó una desagradable sorpresa. Resultó que la bola revestida de metal de que constaba, cuando el sol le daba de pleno, reflejaba una cruz. Para más inri, esa cruz era la cruza más grande del mundo. Y eso, a un gobierno que había eliminado el culto cristiano por decreto, era como una bofetada. Los berlineses, con su humor socarrón, bautizaron el fenómeno como "la venganza del Papa" o "la cruz comunista" (si amplían la foto, se ve con mayor claridad).

Hay que ir muy alerta con lo que se dice y hace, porque como dicen en las películas los policías, puede ser utilizado en tu contra. Y si no, que se lo digan a las autoridades de la RDA.

lunes, 21 de junio de 2010

Del cansancio, los estupefacientes y la vida

La cotidianeidad nos disuelve, nos sumerge en un mar de estímulos y objetos que nos hacen olvidar de nosotros mismos. El dolor, la enfermedad, también el cansancio nos giran hacia nosotros, hacia nuestro cuerpo, dan cuenta de la pesadez de la vida, de la continua e ininterrumpida lucha que ella es. Tal vez de ahí surja la voluntad de eliminarlos, de seguir en la despreocupada disolución del día a día, más cómoda, más fácil. Y aún así queda un resquicio para el cuerpo, una grieta por la que nos manda sus señales, y que nos impulsa a la búsqueda de estupefacientes que nos alivien la carga, que nos hagan olvidar que vivimos. Sin embargo, la vida pugna por seguir ahí, reapareciendo bajo la fantasmagoría de la intensidad vital, del carpe diem que da alas a la estupefacción neutralizadora. Creemos estar más vivos que nunca cuando somos cadáveres andantes. Por eso viene bien aprovechar los momentos de giro en nosotros mismos y sacar de ellos las lecciones que creamos necesarias. Para seguir vivos, no para seguir viviendo.

martes, 15 de junio de 2010

Fracisco Javier Balmis en Kiliedro

Una de las mayores preocupaciones de la humanidad ha sido y será la enfermedad. Compañera de viaje desde antes de que fuéramos humanos, el ansia por eliminarla o atenuarla ha impregnado todas y cada una de las sociedades que a lo largo de los años han pisado la faz de la Tierra. Junto a la guerra y el hambre, es el fenómeno más traumático y pavoroso que alguien puede experimentar en su vida, con el agravante de que viene de una zona de incertidumbre externa (aunque en gran medida controlable por nuestras conductas), es inesperada y además mantiene una presencia constante, si bien también ha surgido con violencia en la forma de epidemias con una mortandad importante. 

Texto completo en Kiliedro

domingo, 13 de junio de 2010

Arrancando

La inquietud empezó al darme cuenta de que llevaba demasiado tiempo tranquilo. Desde entonces, han vuelto los viejos tiempos, aquéllos en los que la zozobra lo invadía todo, en los que deseaba algo de tranquilidad. Pero cuando ésta llegó, acabé echando de menos la angustia, a la cual he terminado amando al comprobar que es mi motor.

miércoles, 9 de junio de 2010

Buenas intenciones y actos buenos

Un error bastante común consiste en pensar que todo aquello que se hace por la Justicia, la Igualdad, el Bien o cualquier idea superior, es automáticamente bueno. Como si las buenas intenciones convirtieran en buenos los actos que movilizan.

martes, 8 de junio de 2010

Nach Deutschland!!!

Trabajar por la noche tiene sus riesgos. Por ejemplo, empezar a hablar a altas horas de la madrugada sobre el holocausto y acabar pillándote un billete para Alemania con el fin de ir a visitar campos de concentración y lugares con sórdida historia (los cuarteles generales de la Stasi y la Gestapo). A otras horas, ni se me hubiera ocurrido, pero la noche me confunde, como dijo aquel gran pensador. Ahora ya es tarde para arrepentimientos, habrá que apechugar.

domingo, 6 de junio de 2010

La biblioteca de Babel y el nuevo mapa librero de Palma

He hablado en este lugar, de forma directa o indirecta, de Literanta, una de las librerías más interesantes de Palma, en la que se puede tomar un café y buscar algún libro digno de ser leído. Un lugar con una atmósfera especial en el que abundan los libros con mayúsculas: clásicos y temáticos, los best-sellers del momento ocupan un lugar marginal. Y para los que nos interesamos en la filosofía, es de largo la librería palmesana en la que más libros de filosofía encontrar. Al menos así era hasta que hace unos meses llegó La biblioteca de Babel, otra librería-bar (que además es enoteca), hermana de Literanta (en más de un sentido) y que cuenta con un gran surtido de textos filosóficos (toda una pared es para la filosofía). Por ponerle una pega, el bar no es tan acogedor, al menos de momento, pero no todo podía ser perfecto. 

Desde que existen estas dos librerías, el panorama librero palmesano ha cambiado, ha sido como un soplo de aire fresco que ha dado algo de color al grisáceo lienzo de esta ciudad (en realidad, se han abierto algunas más, pero estas dos son las que más éxito están teniendo y las que tienen un carácter algo distinto  a las demás). Algo se viene moviendo en Palma desde hace unos cinco años, y no sólo es por estas librerías, aunque ellas son un claro síntoma. Esperemos que la cosa no se quede ahí y sea el principio de una nueva etapa en la vida cultural palmesana (en la no subvencionada, se entiende).

miércoles, 2 de junio de 2010

martes, 1 de junio de 2010

¿Bien sin mal?

La cuestión a la hora de hacer el bien, es intentar ver por dónde se va a colar el mal en nuestros actos. Porque hay que tener por seguro que si hay un bien, también hay un mal por alguna parte.