sábado, 28 de febrero de 2009

Poder


Hay una clara distancia entre los pueblos y sus dirigentes. los primeros han de convivir, y para ello establecen costumbres y normas de comportamiento. los segundos también, pero con el poder por en medio. Por eso hubo siempre clases: las que manejaban el poder y las que no. El ejercicio del poder exige saltarse muchas de las normas de la convivencia cotidiana, y todos ellos lo saben. El problema viene cuando la historia ha conducido a una situación en la que es el pueblo el que decide quién va a tener el poder. Entonces hay que fingir y hacer creer al pueblo que el poder se rige por sus mismas normas, con el fin de estar en unas coordenadas que se puedan comprender y así poder elegir mejor. Así surge la sensación del doble rasero y la doble moral en nuestros poderosos, y tal vez, en lugar de insistir en negar las cosas y hacer ver que las cosas son diferentes a como son, habría que hacer una intensa labor pedagógica. Claro que, las consecuencias podrían ser muy amargas.

viernes, 27 de febrero de 2009

Meme: El Proceso de Bolonia y la Filosofía


Desde Phiblogsopho se me convoca para una ronda de entradas en distintos blogs sobre el tema del Proceso de Bolonia y la Filosofía. Ahí va mi modesta aportación.

-------------------------------------------------------

Hace años ya que se viene hablando del Proceso de Bolonia y de las reformas que con él se pondrán en marcha, algunas de las cuales ya han sido introducidas. Las más importantes y trascendentes, sin embargo, están por llegar y se van a llevar a cabo en los próximos meses, para cumplir con el plazo último, que, en teoría, culmina en 2010. De todos estos cambio, conducentes a crear un espacio europeo común para que los estudiantes y los titulados universitarios puedan moverse libremente por la Unión sin problemas de homologaciones y trámites administrativos engorrosos, los más llamativos y discutidos son los referentes a la financiación y a los métodos de estudio.

Respecto a la financiación, se aumenta el porcentaje en que la empresa privada podrá financiar a la universidad. La consecuencia es que el dinero irá a estudios que puedan beneficiar a dichas empresas. Viendo el panorama empresarial y financiero, no es aventurado pensar que las carreras más beneficiadas serán las ingenierías, las arquitecturas y las relacionadas con la tecnología. De ello se seguiría una carrera entre las distintas universidades por capitalizar las inversiones, promoviendo másteres específicos y procesos de selección que contenten a los que ponen el dinero. Como resultado, tendremos universidades tuteladas y al servicio de determinados intereses económicos que, si bien asegurarán el empleo a los que en ellas estudien (algo que no ocurre hoy en día, donde los titulados acaban en el paro, o trabajando de algo distinto a lo que habían estudiado), dará al traste con la autonomía de las universidades y acentuará las diferencias ya existentes entre las universidades y, a la postre, entre las regiones.

La cuestión pedagógica no es menos peliaguda. Se promueve el trabajo en grupo e individual, descargando al profesor y otorgándole más protagonismo a la labor del alumno, que tendría que demostrar su esfuerzo más allá de un examen final, quedando el profesor como un mero asesor y evaluador de sus labores. La queja principal consiste en que será muy difícil para la gente que ya trabaja cursar estudios universitarios, ya que exigirían una dedicación casi exclusiva. Además, la tendencia sería premiar el trabajo y no el conocimiento.

Como resultado tendríamos universidades cada vez más elitizadas (mucha gente válida que hoy en día puede acceder a la universidad, no podría hacerlo), tendentes a crear meros engranajes para la maquinaria social según la necesidad de las empresas (evidentemente, la sociedad necesita de las empresas y ellas precisan empleados, pero nótese el matiz introducido con Bolonia, consistente en que de cada vez más son ellas las que dirigen el proceso, dejando menos espacio a la sociedad o a los "sabios"). Además, al quedar más reducido el número de universitarios, aumentarían los técnicos y las titulados no universitarios, quedando un mercado laboral no universitario más amplio y con menos posibilidades de movilidad social. En definitiva, tendríamos gentes muy puestas en lo suyo, capaces de desempeñar su empleo con total diligencia, pero carentes de una formación general que les integre en sociedades cada vez más complejas y globales. A la larga, una desintegración social cada vez más acentuada, con el peligro que ello constituiría.

Con este panorama, ¿en qué lugar queda la Filosofía?. Pues relegada a un segundo plano muy marginal (ya a la larga, a la desaparición de las universidades). Los criterios mercantiles y utilitarios en que se mueve la sociedad actual (y la empresa), dejan muy poco margen para una actividad que concluye en sí misma, sin que a priori tenga una aplicación práctica o resultados cuantificables que se puedan presentar de forma anual. Como consecuencia, tendremos un progresivo abandono por parte de los presupuestos de los estudios de filosofía, con la consiguiente pérdida de estudiantes (en un proceso ya iniciado antes de las reformas de Bolonia, todo sea dicho), que culminaría con la desaparición de la Filosofía de los ámbitos académicos, de los que depende desde hace ya mucho tiempo. La respuesta más fácil y sencilla que se puede dar ante esto, es la de la adaptación a estos "Reinos de Taifas" en que quedaría convertida la universidad y la sociedad, creando sus propias subdivisiones y jerarquías. Así, la Filosofía se vería desintegrada en una miríada de "filosofías de", vicarias, dependientes, y que adquirirían nombres pintorescos con el fin de quitarse de encima el molesto y sospechoso título de "filosofía". En definitiva, la fragmentación y muerte de la Filosofía. Incluso con la interpretación y adaptación de la tradición filosófica a las nuevas situaciones. En resumen, un empobrecimiento que, por otra parte, no es nada nuevo y lleva ya años produciéndose.

Siempre he defendido el carácter marginal de la Filosofía, la necesidad de estar en la sombra, de no creerse, como a menudo sucede, la piedra de toque de toda la sabiduría. Pero entre el margen y la nada hay una gran diferencia. Y tal y como lo veo, el futuro para la Filosofía es esa nada, cada vez con más claridad, aunque, como ya he insinuado a lo largo de la entrada, Bolonia no deja de ser una estación más en un camino que se inició antes, no su causa principal.

jueves, 26 de febrero de 2009

Cambios


Ciertamente, hay gente que cambia. Y a veces se les reprocha el cambio, como si se hubieran desviado de un núcleo primigenio en el que residiría su ser más propio. Como si existiera una autenticidad. Pero, ¿cómo distinguir si su cara más auténtica es la de antes o la de ahora?. Tal vez el error radique en pensar en una "autenticidad".

Tendemos a creer en la persistencia de las cosas tal y como son en el momento de conocerlas. Y luego el cambio, que se da siempre, nos sorprende, con un cierto aroma de traición. Sin embargo, el que algo cambie no es más que una señal de distintos ritmos "vitales". O, en algunos casos, los cambios percibidos fuera no son más que síntomas de los que operan en el maremágnum que nosotros somos.

miércoles, 25 de febrero de 2009

El círculo de la sospecha

La sospecha ha de ser silenciosa. No vale expresar las reticencias y las paranoias si no están bien fundadas. Porque es fácil caer en la trampa y facilitar que los demás sospechen a la vez de uno. Y entonces es la palabra de unos contra la de otros. Conviene evitarlo. Salvo que uno se presente a las elecciones...

martes, 24 de febrero de 2009

lunes, 23 de febrero de 2009

El ministro, la princesa y el hospital


Aprovechando que en los próximos días va a producirse la visita de una alta instancia estatal al hospital en el que trabajo, y que anda todo un poco revuelto con preparativos (una manita de pintura por aquí, un poco de asfalto para tapar ese bache frente a la puerta, limpieza a fondo, visitas policiales...), me apetece contar una anécdota que protagonizó hace ya un montón de años el vilmente asesinado Ernest Lluch cuando fue ministro de sanidad, en la segunda legislatura de la presente andadura democrática española (vamos, entre 1982 y 1986).

Se programó una visita al hospital para que el hombre conociera en primera persona la realidad sanitaria del lugar, para lo cual se maquilló dicha realidad. Todo muy bonito y ordenado. Ni masificación, ni mala leche del personal, ni desorden ninguno. El director y las autoridades escoltaron al ministro por el tour que previamente habían organizado, obviando los lugares más cochambrosos del recinto, por supuesto. Todo el mundo quedó muy contento. Todos menos el señor Lluch, que debía conocer muy bien de qué iban esas visitas, porque al día siguiente se escaqueó de su séquito y se presentó, sin previo aviso, en el hospital, recorriendo el lugar a solas y haciéndose una idea, seguro que mucho más realista que la que le habían intentado crear el día antes.

Es una de esas historias que si no es cierta, merece serlo. No tanto por el gesto que narra como por la enseñanza que se extrae de ella. Y es que no hay que habituarse demasiado a las alfombras rojas, que a pesar de hacer la marcha más cómoda, acostumbran a ocultar bastante mierda. No nos olvidemos de levantar la alfombra de tanto en tanto para echar una mirada a lo que se esconde bajo ella.

Que tome nota quien quiera.

sábado, 21 de febrero de 2009

La chirigota ganadora

Como de cada vez estoy más convencido de que en otra vida fui gaditano, llegadas estas fechas del Carnaval sigo con atención el concurso de Agrupaciones (coros, cuartetos, comparsas y chirigotas). Mi lado cachondo y gamberro hace que me centre en las chirigotas, que son las más caricaturescas, paródicas y divertidas. Ayer se celebró la final, y la chirigota ganadora fue "Salón de belleza el Tijerita" (los mismos que ganaron el año pasado con "los pitorisas"). Aquí dejo su actuación completa (no sé si en el orden adecuado).





viernes, 20 de febrero de 2009

Trincheras

Abunda la gente atrincherada en una supuesta personalidad o carácter. Una patada, y un "yo soy así". Como si ellos supieran cómo son. En ese caso, el carácter es un insulto más, un agravio que añadir a la lista.

jueves, 19 de febrero de 2009

Palma, ciudad muerta


Algo que llama mucho la atención de la ciudad en la que nací y vivo, es lo poco que la gente se meve. Ya se sabe que los mallorquines son gente reatraída y que barre para adentro. Eso se ve muy claro en las calles de la ciudad cuando no hay actividad laboral ni comercial. Hasta la ocho de la tarde, las calles bullen de automóviles y gentes, sobretodo las más céntricas. Pero llega la hora de cerrar, y todo el mundo desaparece. Lo mismo sucede los domingos. Se puede caminar un buen rato sin cruzarse apenas con ningún vehículo o persona.

Otras ciudades tienen más vida. La gente va a tomar algo al salir del trabajo, y los domingos salen a pasear, incluso con sus mejores galas, otorgándole algo de movimiento. Palma no. Palma es un desierto. Supongo que la explicación está en que, en verano, todo el mundo se va a la playa los domingos y festivos. Y en invierno, se van a los pueblos. Da la casualidad de que palmesanos con pedigrí hay pocos, y quien más quien menos tiene parientes en algún pueblo, e incluso alguna casita de campo o algún terreno. Y si no, hay amigos que las tienen, que suelen organizar "torrades" en el campo. Además, tenemos unas estupendas montañas a pocos kilómetros, que invitan a hacer senderismo. Y si hace mal tiempo, como no estamos demasiado acostumbrados a ello, pues nos quedamos en casa. La consecuencia es una ciudad como del Far West: desierta. Sólo le faltan las bolas esas rodando por el asfalto.

Buscando una foto para ilustrar la entrada, he dado con este álbum de Flickr, donde, bajo el título de "ciudad desierta", aparecen unas cuantas fotos de Palma, en concreto de las Avenidas, que son las calles más anchas y transitadas. En algunos comentarios se pregunta si las fotos se hicieron cuando tenía lugar algún acontecimiento importante. Me atrevería a decir que lo único que pasaba es que era domingo.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Ausentes


Una de las desgracias del presente, tal vez la más desgraciada, es la ausencia de líderes. Nominalmente, hay muchos (presidentes, directivos, jefes religiosos...), pero no poseen la capacidad del liderazgo. Tan solo ocupan un cargo, llenándolo de palabras vacías, es decir, de nada. Faltan grandes políticos, faltan grandes personajes. Lo temible es que aparezca alguno de carácter negativo, y que, en medio de la mediocridad, pueda llegar a arrastrar a las masas, no tanto por sus méritos o valores como por la ausencia de figuras magnéticas que se le puedan contraponer. Aunque claro, a lo mejor nos hace falta un personaje así, para que pueda surgir uno más positivo. Sí, tal vez necesitemos sufrir terribles dolores para parir algo grande.

martes, 17 de febrero de 2009

Agenda IV

El viernes pasado me llevé la gran sorpresa de enterarme de que hoy actúa en Palma Matt Elliott. Y gratis. No tenía claro que pudiera verlo, puesto que había que reservar entrada y yo me iba a poner a ello a última hora. Por fortuna, apenas nadie le conoce y aún pude reservarme mi entrada. Así que allí estaré, dispuesto a disfrutar de un músico extraño, que mezcla el folk con la electrónica (eso si no viene en formato acústico, únicamente con su guitarra), lo triste con lo oscuro. Me hace especial ilusión este concierto, espero que satisfaga las expectativas. Y si la cosa es como en este video, puede ser tremendo:


lunes, 16 de febrero de 2009

Über der Katalanische Sprache im Gesundheitswesen


Prosigamos con el asunto del catalán en la sanidad balear (mediana y mediocremente tratado en otras entradas), porque es de traca. Parece que las autoridades han cedido a algunas de las peticiones de los que protestaron (¿¿!!) y se montan cursos para que el personal pueda aprender y adquirir el nivel necesario y exigido para cada categoría profesional. Es lo menos que se podía hacer. Si el personal ha de tener un determinado conocimiento del idioma, qué menos que poner todas las facilidades para que el "objetivo" se alcance.

La consecuencia ha sido clara: todo el mundo apuntado y los cursos saturados. Y todo el mundo paseando libros de catalán por todas partes. De pronto ha estallado una psicosis de estudiar el idioma. La cuestión es que, por lo que sé, la cosa está en un limbo de esos administrativos tan divertidos que tienen como consecuencia que nunca se llegue a poner en marcha la medida (vamos, que viendo que han metido la pata en algo, los políticos dejan morir el asunto y aquí paz y después gloria, hasta que piensen que pueden resucitar la cuestión). O sea, que todos estudiando como locos algo que no se les llegará a pedir (al menos en los próximos años). Y nadie estudiando para las oposiciones propiamente dichas. Ni Gila, oiga.

Pero la cosa no acaba ahí. Echando la memoria atrás, recuerdo que uno de los argumentos que los sindicatos esgrimían para que el catalán fuera mérito y no requisito, era el de que así nos favorecían a los que sí tenemos el nivel de catalán requerido. Es cierto. Pero no me parece más que una triste estrategia que no aporta nada. Es apelar a un egoísmo (el de tener una ventaja) para salvaguardar otro (el de librarse del engorro y el atropello de tener que aprender un idioma por imposición). En cualquier caso, no tiene ningún sentido ir a la sede del gobierno con eslóganes en favor de una supuesta calidad asistencial ("en castellano o catalán, lo importante es calidad") para luego promover medidas que pueden ir en contra de esa misma calidad. Porque si de calidad laboral se trata, en las bolsas de trabajo se debería valorar lo relativo a la profesión, y no algo tan extrínseco como el idioma. Que sí, puede que alguien se encuentre más cómodo expresándose en un idioma u otro, y eso pueda ser un indicador de calidad, pero la fiebre es fiebre en catalán o en mandarín, y no se trata de idiomas tan distintos (y se supone que en un acto sanitario las dos partes han de tener el máximo interés en entenderse, por el bien de uno y por la profesionalidad del otro), aunque, claro está, cerrazón y estupidez puede haberla en todos lados (¿no es estúpido anteponer un derecho lingüístico a la propia vida?). También tenemos por aquí a multitud de turistas (e inmigrantes) que hablan otras lenguas y no andamos pidiendo conocimientos de alemán o inglés, por ejemplo (claro que ni el alemán ni el inglés son lenguas oficiales, de momento).

También los potenciales pacientes han movido ficha, y algunos se han manifestado recordando el derecho que tienen a ser asistidos en catalán. Teniendo en cuenta que, al menos en atención primaria, pueden escoger médico y enfermera, me parece un poco tonta la cosa (ahora bien, yo escogería un buen médico, sobretodo teniendo en cuenta que la mayoría de gente entiende a la perfección los dos idiomas). Vamos, que la cosa no es tanto de pacientes como tales, sino de pacientes política e ideológicamente dirigidos.

Y luego están nuestros queridos gobernantes y dirigentes, que deberían predicar con el ejemplo. Oírlos hablar es una buena forma de calibrar cómo se anda en conocimiento del catalán, porque a ningún otro grupo he oído tantos errores como entre los políticos. Hay cosas que duelen de oírlas. ¿no se examinan ellos del nivel que sea?. Pero claro, como los elige el pueblo...

El colmo fue el otro día, cuando, en una mañana de esas tranquilas, se nos ocurrió revisar los impresos del hospital, muchos de ellos en catalán. El resultado fue más que esclarecedor. Faltas por todas partes. Los debió escribir alguien que no tenía el nivel que tocaba. Y es que si hemos de exigir cosas, más vale que sepamos estar a la altura y dar más de lo que exigimos. Noblesse oblige (o, para que lo entiendan según que entes, que no han parado de repetirlo en los últimos tiempos: Vergonya, cavallers, vergonya!!!).

domingo, 15 de febrero de 2009

Where did you sleep last night?

Al hablar anteayer de Kurt Cobain, recordé una canción de su Unplugged, la última, titulada Where did you sleep last night?. Siempre me llamó la atención, su melodía y su letra me parecieron muy siniestras. Por supuesto, la forma desgarrada den cantarla también me impactó. La sorpresa vino con los años, cuando me enteré de que en realidad se trataba de una versión de una canción tradicional norteamericana que data de la segunda mitad del siglo XIX. Muchos artistas la han grabado en este tiempo, pero la versión más influyente es esta que una de las leyendas del blues, Leadbelly, hizo a mediados de los años 40:


Sin duda, Nirvana se inspiraron en ella:


Yo me quedo con la segunda, por ser más sombría, a pesar de lo mucho que me gustan esas grabaciones añejas de blues.

sábado, 14 de febrero de 2009

Reencuentros

Más sobre el tiempo. La otra noche, en uno de los templos de la nocturnidad palmesana, creí ver a la primera mujer de la que estuve enamorado. Tenía la misma mirada que yo recordaba, y algunas de sus expresiones eran idénticas a las de aquella adolescente que me tuvo atolondrado. Sin embargo, estaba cambiada. Muy cambiada. Más mujer, más plena, menos alegre. Y más rellenita. No es que me disgustaran sus carnes, aquella mujer era muy atractiva. Lo que me descolocó fue el cambio, la diferencia respecto a la chica que yo guardaba en mi recuerdo. Si es que era ella. Podría haberla abordado y preguntado, pero preferí no hacerlo por una cuestión de higiene de la memoria. No quise que aquella mujer (sin duda interesante) empañara la imagen de la joven de la que me enamoré. Soy consciente de que se trata de una trampa, y de que quiera o no quiera, siempre me quedará la duda de si era ella o no proyectando su sombra sobre aquella muchacha de ojos risueños. Siempre me queda el recurso de convencerme de que no era ella (estoy casi convencido), y seguir con la imagen idealizada que de ella tengo, con la que estoy tan acostumbrado a convivir (al fin y al cabo, la cosa se reduce a una costumbre ya muy arraigada).

Pero en el caso de que fuera ella. ¿Me vió?. ¿Me reconoció?. Aquí viene lo lamentable y deprimente, que si ella ha cambiado, yo no lo he hecho menos, y posiblemente prefiera a ese espigado niñato con más pelo y menos barba al que no amó. O no al menos como yo la quise a ella.

Tempus fugit.

viernes, 13 de febrero de 2009

Cobain, la camiseta y el tiempo


El otro día me sorprendí al ver un jovenzuelo con una camiseta con la efigie de Kurt Cobain. Hacía años que no veía una de esas, exactamente igual a las que se llevaban al poco de su muerte, en plena fiebre de mitificación post-mortem (ya se sabe, la fascinación de la estrella joven que todo lo tiene pero que se autodestruye hasta llegar al suicidio). Recuerdo muy bien el día en que me enteré de su suicidio. Era un sábado por la tarde, y lo dijeron en la radio. Nirvana me gustaba y me impactó la noticia. Pero nunca llevé una de esas camisetas, incluso las consideré de mal gusto. Aunque tengo algunos ramalazos mitómanos, nunca he sido de llevar prendas, ni siquiera de imitar estilos. En cualquier caso, la sorpresa de ver a aquel chico con esa camisa me trajo recuerdos, y abrió el camino a otra sorpresa, la de percatarme de que con toda probabilidad, ese joven no recordaba a Cobain con vida. Y es que han pasado casi quince años, aunque a mi me parece que fue ayer. El tiempo pasa demasiado rápido, y ya puede uno creerse un pipiolo y verse capaz de muchas cosas, que el pelo va cayendo y las articulaciones cascándose, raudas, hacia la decrepitud. Espero estar ahí para contarla.

jueves, 12 de febrero de 2009

Afinidades ideológicas


Además de lo de las defensas o repulsas encendidas de las que hablaba el otro día, está el tema de las afinidades ideológicas. Así, si alguien se manifiesta afín a las simpatías de alguien, entonces se pasa a un apoyo acrítico de todo lo que haga, aunque no tenga nada que ver con aspectos ideológicos. Así, podemos ver cómo se jalea a deportistas por el solo hecho de estar más acá o más allá de la raya en la que se cree. Y quien dice deportistas dice escritores, actores, o lo que sea. obviamente, ellos pueden darle un tinte ideológico a sus labores, hartos estamos de ver cómo pretenden hacer de sus cosas auténticos manifiestos y tablas de salvación. Pero si lo pensamos fríamente, eso mismo tal vez sea un defecto del que adolecen, porque en realidad deberían brindarnos trabajos más asépticos, o al menos no tan asquerosa y evidentemente escorados. Pero claro, cuando se cree que todo es ideología, como sucede en buena parte de nuestra sociedad...

miércoles, 11 de febrero de 2009

Púlpitos


Proliferan por todas partes los salvadores. Aquí todo el mundo tiene una causa y una verdad, y van por ahí predicando y rasgándose las vestiduras por cualquier cosa. Se haga lo que se haga, habrá alguien para escandalizarse y amenazar con la condenación eterna. Si me manifiesto, alguien contramanifestará ofendido, pensando que me creo mis opiniones del mismo modo que él. Todos tienen todo claro. ¿O será más bien que adoptan esas poses escandalizadas y airadas porque, en el fondo, dudan y no se atreven a reconocerlo?.

martes, 10 de febrero de 2009

Test mortal

Hace un tiempo que en algunas webs ponen banners que enlazan con unos tests en los que se supone que te dicen cuánto tiempo te queda de vida. Como curiosidad está bien, pero me choca que de un tiempo a esta parte haya tantos, y no es cosa de una campaña de publicidad, porque he visto de diferentes. Quién hay detrá y qué pretende, lo descnozco. Pero tiene guasa que en función de unas cuantas preguntas me vayan a decir la fecha en la que moriré. Con lo interesante que es la vida sin saberlo (de hecho, en buena medida, eso es lo que le da vidilla). No deben ser muy fiables, puesto que entonces los bancos nos harían uno de esos tests a la hora de concedernos hipotecas, y que yo sepa, no lo hacen.

lunes, 9 de febrero de 2009

Al final del túnel

Se compara la crisis en la que nos dicen que estamos embarcados con la Gran Depresión de los años 30. Como no sé nada de economía, no sé si es cierto o no. Pero si hemos de seguir sacando paralelismos, tengo entendido que buena parte del impulso para salir de ella vino por la movilización de la industria de cara a la Segunda Guerra Mundial. Mantengámonos a la espera, pero no tengo buenas sensaciones.

sábado, 7 de febrero de 2009

Extremos


En este bendito país, parece que para estar en contra de alguien o algo hay que insultarlo y ponerlo a la altura del betún. Recíprocamente, para apoyar algo, no hay que mostrar fisuras. Así nos va...

viernes, 6 de febrero de 2009

¿Repetimos?


Con esto de escribir una entrada diaria, tengo ya un volumen considerable de material. Y claro, sucede cada vez con más frecuencia que tengo dudas acerca de si lo que quiero decir no lo he dicho antes. Ante ello, tengo tres opciones: aflojar el ritmo, revisar todo lo escrito cada vez que sospeche que voy a repetir algo, o, simplemente, seguir igual y convertirme en ajo y repetirme. Tomaría una decisón, pero ahora mismo no me acuerdo de si ya la tomé en otro momento.

jueves, 5 de febrero de 2009

¿Islas Baleares?


Aunque en los mapas y a nivel político vivamos en las Islas Baleares, nadie de aquí que sea preguntado por su procedencia responderá que es balear o que viene, vive o trabaja en las Baleares. Cómo será la cosa, que hasta se han hecho campañas publicitarias de esas institucionales para remarcar que entre las islas no hay "ninguna frontera". Y es que, rencillas tópicass y típicas entre islas, aquí cada uno es de Formentera, Menorca, Ibiza o Mallorca.

La historia en parte puede darnos una explicación. Ibiza y Formentera fueron colonizadas por culturas "externas" más tempranamente que sus vecinas mayores, y eso les dio un cierto sentido diferencial respecto a ellas. De hecho, durante siglos, lo que ahora son las Baleares, fueron dos archipiélagos distintos, el de las Baleares (Mallorca y Menorca), y el de las Pitiusas (Ibiza y Formentera). Por otro lado, Menorca estuvo durante muchas décadas dominada por ingleses y franceses en diferentes oleadas, con lo cual adquirió un carácter distinto. De este modo, quedaron marcadas las distancias que hacen que, entre islas, no nos veamos como algo común sino como "esos extraños que están ahí al lado". Y que sea por muchos años, porque a mi me suena muy raro eso de que se refieran a según que celebridades locales diciendo que son baleares.

miércoles, 4 de febrero de 2009

¿Profundo?


Miramos al mar y lo que vemos es su superficie. Inmensa, abrumadora. Hablamos del mar y pensamos en ella. Y ya nos parece enorme. Pero el vértigo se produce cuando nos paramos a pensar en su profundidad y en todo lo que ella esconde.

Igualmente, al referirnos a los demás y a las cosas, sólo nos deslizamos por su superficie, y pocos son los que saben entrar en sus abismos. Pero puede que no ocurra como con el mar, y nos sorprendamos de su (nuestra) poca hondura (, al igual que en las zonas pantanosas, lobreguez y hedor.

martes, 3 de febrero de 2009

Parcela


Toda actividad ha de servir para el aprendizaje. No sólo para profundizar en la materia, sobre todo si es una labor profesional, sino en un sentido más profundo, más "constructivo" (de construirse a uno mismo, de, y no me gusta la expresión, crecimiento personal). Porque de lo contrario, uno es sólo un medio para los demás, aunque sólo sea por un tiempo. Conviene reservar siempre una parcelita para cultivar.

lunes, 2 de febrero de 2009

Sin prejuicios


Hay quien presume de actuar, trabajar o pensar sin prejuicios (es más hay disciplinas enteras que lo tienen a gala). Tal vez sea verdad, pero al precio de cambiar unos cuantos prejuicios por uno muy grande.

domingo, 1 de febrero de 2009

Feist

Un colega facebookero recomendaba el otro día un vídeo en su perfil. Como en la imagen salía una mujer medianamente interesante, me decidí a verlo, a pesar de que nunca había oído ni a la artista ni a la canción (o eso creía yo). Me quedé prendado de una voz dulce pero con fuerza, de unas melodías elegantes, introspectivas, extraña y agradablemente pegadizas. Y, para qué negarlo, me quedé prendado su poseedora, una morena de esas que, sin ser guapa guapa (despampanante), llama mucho la atención. En resumen, una chica de esas chicas de las que me podría enamorar con mucha (demasiada) facilidad. Buscando por ahí, he comprobado que sí conocía alguna canción suya, seguramente de algún anuncio, de esas que sabes la melodía, pero no sabes quién la canta. Se hace llamar Feist (en realidad es su apellido), y de entre los videos que he visto, creo que me quedo con este Sea Lion Woman, que tiene un ramalazo bluesero interesante, y en el que demuestra toda su fuerza. Habrá que seguirle la pista a esta mujer.