sábado, 7 de noviembre de 2015

De la furia iconoclasta


Quien para hacerse valer ha de destruir lo que otros han hecho, por muy deleznable que sea, poco tiene que ofrecer. Si de verdad se es superior, se hace algo grande, algo que empequeñece y convierte en ridículo a lo otro, no se avergüenza de que sus contrarios estén ahí, porque en su estar, subrayan su ser. 

3 comentarios:

Johannes A. von Horrach dijo...

Paranoias mías: ¿tras este esperpento contra el monolito no residirá una estrategia del feminazismo más gnóstico que pretende acabar con un orgulloso símbolo de la Falocracia, ein?

El Pez Martillo dijo...

No lo creo por una sencilla razón: no les veo capaces de un simbolismo tan refinado. No al menos de forma consciente, claro, que el Dr. Freud tendría algunas cosas que decir al respecto.

Johannes A. von Horrach dijo...

Bueno, era broma... ¡O no!, jajajaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...