jueves, 23 de mayo de 2013

Coraza

Te pones una coraza para que no te hagan daño, para sobrevivir a la intemperie. Y a veces esa coraza es tan dura que no te deja mover y te provoca llagas. Pero, ¿acaso sería mejor endurecer el interior? La cuestión, como en casi todo, es encontrar un equilibrio entre dureza externa e interna, y saber que ambas implican riesgos que hay que asumir.

2 comentarios:

PENSADORA dijo...

¿y qué tal ni lo uno ni lo otro?

A lo mejor, simplemente, la coraza sobra y con ser uno mismo es suficiente. El daño que a uno le hacen es el que uno permite que le hagan, esto no significa que las cosas no duelan pero el dolor es parte del sentir y el sentir requiere eliminar corazas.

¡huy! ¡como me pongo! jejeje!

El Pez Martillo dijo...

¿Y si el ser uno mismo implica poner corazas?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...