miércoles, 14 de noviembre de 2012

Jünger ante los cadáveres


Una actitud que relata Jünger en su Tempestades de acero (sus memorias de la primera guerra mundial), y en la que, extrañamente, me he reconocido: 

He contemplado ya muchos cadáveres, pero no he podido acostumbrarme a su visión; también hoy por la mañana, al inclinarme sobre el muerto, me sorprendí a mí mismo adoptando una conducta extraña, que ya he observado varias veces en mí. Mis ojos se acomodaron para mirar a lo lejos, como si, mientras miraban aquel objeto cercano, no pudieran verlo con claridad. También los pensamientos están como paralizados en ese momento. Es como si por un instante se hiciera visible la entrada de una cueva y luego volviera enseguida a cerrarse. Tal vez los muertos posean una fuerza secreta, irrefutable.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...