miércoles, 2 de febrero de 2011

Obcecación gubernamental (II): caso práctico

Vamos con un caso práctico de lo que comentaba ayer (y que en realidad está detrás de muchas de las últimas entradas): el famoso y ya cansino nuevo hospital que tenemos el honor de ¿disfrutar?. El personal en pie de guerra por asuntos varios, que van desde las grandes dimensiones (hacer el mismo trabajo en el triple de espacio, hace que se vaya tres veces más lento, y claro, hay trabajos como los de los celadores, las tareas de limpieza que , con el mismo personal, no cunden), la escasez de material, los desperfectos de las obras, la desorganización. Pero el que ha hecho explotar muchas de estas cosas es el asunto del aparcamiento. 

Resulta que se le dan las obras del hospital a un conglomerado de constructoras y éstas, para "abaratar" el coste a las arcas públicas (son todo generosidad, oiga), se quedan con la concesión de algunos servicios "externos" del hospital: lavandería, cocinas, bares (donde cobran los bocadillos a precio de oro), locales comerciales (es habitual que haya en un hospital un quiosco, tal vez una floristería, pero es que han montado oficinas de bancos y hasta una joyería) y el aparcamiento. Con ello se ha creado la paradoja de que el servicio de lavandería lo lleve una empresa constructora (y por cierto, podrían planchar, no digo ya mejor, sino un poco los uniformes, que según ustedes la presencia es muy importante y presentarse ante los usuarios llenos de arrugas no es lo más adecuado). Pero la madre de todas las batallas está siendo el asunto del aparcar: 1,4€ la hora hasta un tope de 9 para visitantes, 2€ por día al personal. Eso en un páramo rodeado de carreteras sin arcén y semiautopistas, vamos, que no hay alternativa (bueno, está el autobús, claro, a todas luces insuficiente). Y aquí empieza el baile. 

Se organizaron protestas, que han servido en buena parte para canalizar el malestar de mucha gente y para empezar con la campaña de acoso y derribo desde arriba. Todos los días a las 7:30 y a las 14:30 (cuando entramos a trabajar los turnos de mañana y tarde) una concentración en las puertas del párking. Desde el primer día que hubo que pagar, junto a las barreras de entrada (que quedan a unos cien metros de la rotonda de entrada, con lu cual, en cuanto se ponen diez coches en cola, ya están dentro de ella, provocando retenciones). El primer día se armó buena, se cortó el tráfico al cruzar un paso de peatones una y otra vez los que protestaban. Y claro, las retenciones fueron kilométricas y afectaron a toda la ciudad. O al menos eso es lo que han hecho creer. Porque, ¿alguien se cree que un cuarto de hora de protesta genere atascos de hasta tres horas?. A partir de ahí, presencia masiva de policía en las protestas y barreras abiertas. Con barreras abiertas, no hay atasco, y puedes ponerte la medalla de que has contenido a los violentos manifestantes que perjudican a toda la población gracias a la policía y por eso no hay retención. Ciertamente, la protesta generó atasco, pero las barreras también, y esa es la preocupación que tienen, que no saben cómo hacer para cobrar su diezmo y no perjudicar a toda la ciudad. A día de hoy aún no hay que pagar, pero se está con la amenaza de que cualquier día empiecen a cobrar sin previo aviso y a traición.

Criminalizados los disconformes, llegó el turno al apagón informativo: el otro día la dirección del hospital ordenó retirar todo lo relacionado con las protestas y el asunto del aparcamiento: carteles, pegatinas y folios de recogida de firmas. En la intranet, hay una sección en la que cuelgan las noticias referentes al hospital en prensa: todas positivas. De las que denuncian las deficiencias o adoptan un tono crítico, nada de nada. Incluso se nos manda personalmente al correo corporativo las cartas al director en las que que se subraya que "no he notado nada de lo que dicen por ahí de los probelmas que hay". Además, han seguido llegando cartas de dirección en la sque se nos recomienda mantener cerrada la boca y no ir por ahí comentando los fallos, con el pretexto de la responsabilidad y el no dañar la imagen de la sanidad pública. A un compañero ya se le está "haciendo un seguimiento" por estos asuntos.

Ayer hubo una manifestación en el centro de Palma por el tema del aparcamiento. Casi no vi prensa (ni gente, la verdad). Deseo estar equivocado, pero no apareció ningún medio "gubernamental" (la televisión autonómica).

Lo más descorazonador es ver los comentarios de la gente en los diarios digitales cuando ha salido algo referente a las quejas y protestas. No es que todo el mundo tenga que estar de acuerdo, pero insultar y pedir que les embarguen sueldo y propiedades (como si fuéramos controladores) a los que se quejan es como para decirles: pagad, pagad malditos, y no 1,40, 3 eurazos os tendrían que cobrar. Porque sí, la mayoría de gente tiene que  pagar por aparcar cerca de sus trabajos, y puede parecer que se está solicitando un privilegio obsceno (España es así, cornudos, apaleados y orgullosos de serlo). La cosa no es el qué, sino el cómo, porque muchos se creen que el pago del paárking es una forma de copago sanitario. Si así fuera, incluso lo aceptaría. Pero es que en realidad se trata de darle ganancias a terceros a costa de un sitio por el que tarde o temprano acabamos pasando casi todos. Mucho hablar de libertad, soberanía y demás pamplinas, pero el caso es que el estado ha rendido pleitesía a la siniestra "concesionaria" (el conglomerado que nos ha hecho el hospital), y ahora todos hemos de pagar los diezmos correspondientes. 

Uno diría eso de "nos vemos en las urnas". Pero claro, la "concesionaria" no se presenta.

Edito: los medios autonómicos estuvieron. 

6 comentarios:

Horrach dijo...

Oooooooooooorweeeeeeeell, ooooooooorweeeeell... Qué maravilloso ejemplo de talante, gloriosos políticos que dirigen nuestra sanidad pública. O sea, que incluso 'seguimientos' a los díscolos, a los aguafiestas que por pura maldad quieren echar por tierra el prestigio del ya consolidado como hospital de referencia en Europa. Y luego lo del atasco, claramente provocado por los dichosos tornos, pero qué fácil es echarle la culpa a un colectivo que no domina los medios de comunicación. Qué ejemplo de miseria.

Otra más de nuestros gobernantes: ¿No se ha enterado de que el Consell quería ponerle a los empleados de la residencia de la Bonanova (junto a varios ancianos) unas pulseras de esas que sirven para saber exactamente donde estás y lo que haces?

Nada, nada, que estos tíos han leído a Orwell, aunque me parece que no han hecho la misma interpretación que yo.

El Pez Martillo dijo...

La última hora es que mañana empieza el cobro del párking. Para "evitar" los atascos, tendrán las barreras abiertas de 7:30 a 8:30 y harán las lecturas de matrículas y tarjetas a la salida. Ayer lo probaron y lo que pasó fueron atascos de más de 20 minutos dentro del párking (entre los trabajadores ya se refieren a esto como "operación ratonera"), con pitadas y demás cabreos del personal.

Más cosas. Parece ser que hay una auténtica estampida de contratados. La gente se pone no disponible en la bolsa de trabajo. Cómo tiene que ser la cosa para que con la que está cayendo con el paro, no se quiera trabajar allí.

Y todo lo que no está saliendo: bajas a tutiplén (algunas de ellas muy justificadas, como fracturas de huesos por resbalones en los charcos de las goteras, traumatismos craneales por caídas de techos...) y cosas aún más graves que si hubiera buenos periodistas estarían investigando y sacando a la luz. Ah, no, que son la voz de su amo (y se creen el cuarto poder).

Lo de la residencia, desconozco los detalles, pero hasta cierto punto, ponerle una pulsera localizadora a según que internos no es mala idea (piense que hay ancianos con demencias, Alzheimer... que se pueden perder fácilmente, y más allí que están rodeados de bosque). Lo que ya es otro cantar es que se las pongan a los empleados. Por cierto, en Son Espases los uniformes tienen un chip. Dicen que para que no se pierdan en lavandería y que salgan los mismos que entran, pero nunca se sabe...

Y ya le digo, alguien podría tener la esperanza que ante el previsible cambio de govern en las próximas elecciones, cambien algunas cosas. Pero apuesto lo que quiera a que no se resolverá gran cosa.

Horrach dijo...

No cambiarán las cosas mucho con un gobierno PP, es muy posible (al menos en un principio), pero me apuesto con usted lo que quiera a que las protestas serían infinitamente más numerosas y agresivas.

Además, el PP creo que lleva en su programa electoral, como partido de centro-derecha que es, optar por una sanidad de copago (o como se llame), pero el PSOE no, dice que defiende la sanidad pública... ¡y luego hace lo que hace! Al menos el PP cumpliría su programa, pero el PSOE, en su más puro estilo chaquetero, hace siempre lo que le conviene siempre. Un día defiende lo social, al siguiente aplica medidas antisociales, un día monta el Gal y otro lo del bar Faisán (o sea, avisar a un etarra de que un juez lo va a detener al día siguiente)...

Horrach dijo...

De traca lo de las bajas (ya sólo falta que alguien la palme...), y lo de ponerse 'no disponible' en los bolsines.

En cuanto a los chips: me apuesto otro 'lo que quiera' a que no llevan chips las americanas de los cargos de Sanidad, Thomàs incluido.

El Pez Martillo dijo...

Pues no sé si dudar de si en este caso las protestas serían más ruidosas si fueran contra el PP, más que nada porque los sindicatos mayoritarios (sindicato médico y de enfermería, en las recientes elecciones sindicales han arrasado, dejando a comisiones y ugt en segundo plano) escoran más bien a la derecha. Es más, no me extrañaría que la movilidad sindical de los últimos tiempos, si bien hay motivos para las quejas, sea una forma de ganar visibilidad de cara a un hipotético cambio de gobierno en las elecciones del próximo mes de mayo y el subsiguiente reparto de cargos.

Del copago, ya digo, si al menos fuera copago real, según como se hiciera podríamos estar de acuerdo (lo más lógico sería pagar algo de las medicinas, y no en el párking). Pero en realidad se trata de darle ganancias a terceros, que a cambio de abaratar la construcción, afirman sin tapujos que esperan tener ganancias en un par de años. Es que al final parece que la culpa de los problemas de pasta del govern los tiene el mantenimiento de los aparcamientos (que proporcionalmente no deben de ser muy altos si los comparamos con otras cosas).

En fin, un saludo.

El Pez Martillo dijo...

La última hora es que en un exquisito ejemplo de aplicación del principio de igualdad, hoy nos han cobrado los 2€ de aparcar a todo el mundo: a los que han aparcado en el párking, a los que han ido en autobús, a los que han ido a pie y a los que hemos aparcado afuera y hemos caminado un rato (arriesgando nuestra vida: caminando por arcenes de carretera y saltando vallas). Incluso a los que tenían libre y no han ido a trabajar.

Como es lógico, "ha sido un error" y se nos devolverá el dinero, pero mientras tanto, esos 2€ multiplicados por varios miles de trabajadores, ya les habrán dado algo de rentabilidad. Rentabilidad que no nos devuelven, natürlich.

Qué bello es vivir!!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...