domingo, 17 de enero de 2010

Los Esclatasangs de los Wonderbrass


Hace tiempo me prometí no volver a hablar de ellos en el blog para no hacerme pesado (ya les he dedicado varias entradas). Pero les debo una muy grande y hacerles un poco de promoción y tal vez provocar que alguien vaya a verlos no me parece mala idea para devolverles el "favor", así que no me queda más remedio que volver a hablar de los Wonderbrass, grupo cómico-musical sin par en Mallorca. Con su mezcla de estilos añejos (dixie, blues, rock'n'roll, funky...) y su humor absurdo, histriónico y delirante han amenizado ya muchas de mis noches. Tantas que ya me sabía los chistes y gestos que iban a hacer y las canciones que iban a tocar, más allá del margen para la improvisación que siempre se dejan. Entre los habituales comentábamos que ya empezaba a ser necesario un cambio para no caer en la excesiva monotonía y en el cansinismo. Parece que ellos mismos así lo pensaban, porque desde noviembre deleitan a quien quiera acercarse por el Bluesville con un nuevo espectáculo, más teatral, con hilarantes números cómicos, virtuosismo musical y diversión a raudales (porque algo que siempre les ha distinguido es que se nota que ellos mismos se lo pasan bomba en el escenario). Incluso, para alguien tan asiduo como servidor, ha habido lugar para la sorpresa, con música hecha con los más inverosímiles objetos (un barreño, una escoba y una gaseosa, no desvelaré nada más), al más puro estilo de Les Luthiers, números de hipnosis e incluso un inesperado claqué de Néstor Astaire.

El espectáculo lleva el sonoro título de Esclatasangs (setas en mallorquín, pero que no se asuste nadie de fuera, que es lo único en mallorquín que oiran), y no tiene desperdicio. Casi dos horas que se pasan en un tris, rápidas rápidas ("si se te ha hecho corto, es que te ha gustado", como ellos mismos dicen). A los mallorquines-palmesanos que lean esto, se los recomiendo, y a los que tengan intención de acercarse por la isla, también, me sorprendería que no les gustaran. Eso sí, la función cuesta 10 euritos de nada, destinados a alimentar a la prole de estos cinco monstruos de la música y el humor. A cambio, el local se cuida de que no se llene en exceso y no quede gente de pie, con lo cual se puede disfrutar mucho mejor del espectáculo, algo que es muy de agradecer (porque antes, cuando la cosa se petaba, se hacía hasta incómodo con tanta gente). El lugar, el Bluesville, y las fechas varían de mes en mes, siendo lo mejor consultarlo en la misma página del bar, o en la de ellos mismos, o en su Myspace, en el que además podrán escuchar alguna muestra musical).

Para rematar, les dejo un video grabado no por mí, pero sí por gente cercana:


Y ahora les prometería que ya no volveré a escribir nada más de ellos, pero puede que no lo cumpla.

2 comentarios:

PENSADORA dijo...

¡¡¡YUUUPIIII!!!!

Me parece que me acercaré por la isla allá para semana santa, así que la cita está servida.

Ya le comunicaré, como siempre, fechas y esas cosas a ver si podemos incluso coincidir que ya me vendrá bien partirme de risa un rato.

Saludicos pues!

El Pez Martillo dijo...

Pues ya sabes, si tienes a bien avísame, y a ver si hay suerte y actuan en esos días.

Salud!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...