jueves, 28 de enero de 2010

La senda del cambio


Si por una de esas uno cambia de opiniones a lo largo del tiempo, siempre va a haber algún fariseo que se rasgue las vestiduras y pronuncie gruesas palabras: mentiroso, hipócrita... Todos podríamos nombrar unos cuantos casos, algunos de los cuales están en la vida pública. La cuestión es que, por inercia, tendemos a pensar que la postura verdadera era la primera, y que ahora, vaya usted a saber porqué, se está impostando. Y de ahí los aspavientos. Pero, ¿y si estaba siendo un hipócrita al principio y ahora es sincero? No dejaría de ser hipócrita, pero al menos habría que reconocerle el arrebato de sinceridad. Y más inquietante aún: ¿no puede estar mintiendo en las dos ocasiones?. Y más, y en muchos casos creo que es la opción más correcta: ¿si de verdad creemos lo que decimos en los dos momentos? ¿Es que no se puede ir cambiando a lo largo de la vida?

1 comentario:

PENSADORA dijo...

Hay de aquel que no cambie a lo largo de su vida!

En mi humilde opinión es en el cambio, en la duda, donde reside nuestra autenticidad. Nadie somos los mismos siquiera al día siguiente.

Salud!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...