domingo, 30 de agosto de 2009

Springsteen en Palma

Llevamos dos años seguidos con rumores de que nos traen a Springsteen a Palma. Este año han sido más que rumores, puesto que la prensa publicó fecha, lugar, precios e incluso el día en que se pondrían a la venta las entradas. Todo fue una inocentada adelantada, o un globo sonda de cara a organizar conciertos de esta envergadura en una isla. Como el año pasado sólo hablaban de que se estaba negociando el concierto y este ya se ha concretado más, el año que viene tocaría que viniera de verdad. Esperemos que a la tercera sea la vencida y podamos ir (de cabeza) a verlo, que cosas así no pasan todos los días.



PD: no sólo se trataría de ver al Boss, también está el aliciente de tener delante al consigliere Silvio Dante (y boss interino durante la convalecencia de Tony Soprano en la sexta temporada de la serie)

sábado, 29 de agosto de 2009

Cipotegato


Las fiestas populares son el medio ideal de conjurar los demonios que en la población se acumulan. Durante uno o varios días, las distinciones se borran y el pueblo se mueve en una algarabía caótica en la que casi todo está permitido. La mejor forma de conseguir esta "unanimidad" es a través de la violencia. Porque el grupo, cuando dirige su ira hacia alguien, genera esa ficción de ser un cuerpo unido y coordinado que tantos beneficios reportará durante un buen tiempo. Pero claro, lo ideal es que el objeto de las violencias sea alguien ajeno al pueblo, puesto que de lo contrario tendríamos instalado un germen de discordia en el interior, algo que podría estallarnos en las manos cuando menos nos lo esperáramos. Por eso los pueblos tienen rivalidades ancestrales con los vecinos, porque a alguien hay que endosarle todos los males, por el bien de la comunidad, para canalizar las tensiones que la vida en común genera.

Todo esto, que no es nada nuevo (lean a Girard), lo he encontrado de una forma clarísima esta semana en las fiestas de Tarazona (provincia de Zaragoza, a los pies del Moncayo). Allí, el 27 de agosto tiene lugar una costumbre muy significativa, encarnada en la curiosa figura del cipotegato. Se trata de un personaje enmascarado con el que el pueblo la emprende a tomatazos. Él intenta huir estableciendo un recorrido por las calles, pero todo el mundo le persigue y le sigue tirando tomates. Parte de la gracia está en que el recorrido es escogido por el cipotegato y cada año es diferente, al igual que el cipotegato mismo, que es elegido entre los jóvenes de la población cada año. Como va encapuchado, nadie sabe quién es, y por lo tanto reúne los suficientes rasgos de despersonalización para ser "lapidado" (porque no se trata más que de una lapidación simbólica). sin remordimientos. Al final, el cipotegato se quita la máscara y todos le reconocen. Empieza entonces la fiesta como tal. Ya se ha purificado toda la rabia acumulada. Ya ha actuado el pueblo "todos a una", y con ello ha renovado los votos comunitarios. Es el momento del jolgorio y la celebración, el mundo puede continuar su curso durante un año más.

viernes, 28 de agosto de 2009

Equilibrio dinámico


Equilibrio. Se habla de él como si fuera algo estático, inmóvil, fijo. Pero más bien diría que se trata de un estado de movilidad permanente, de basculación entre dos o más puntos. Juego de fuerzas. Fuerzas dinámicas. Si se siente que algo puede con nosotros, no hay otro remedio que buscar una fuerza que contrarreste los impulsos que nos pueden hacer caer. Y jugar.

jueves, 27 de agosto de 2009

Intelectuales serviles

Nunca he entendido el afán de algunos que se dicen intelectuales de aparecer apadrinados por gentes del poder. Empezando por Platón, siempre he sentido sorpresa al ver cómo vuelan atraídos por los cantos de sirenas de personajes a veces de muy dudoso carácter. No es de extrañar. Por un lado está el hecho de que, a ser hombres de pensamiento, son más bien torpe en las cuestiones prácticas, y se dejan embaucar Por otro lado, más siniestro, está el carácter totalitario de de la actividad intelectual. Porque muchas veces lo que mueve a algunos intelectuales es el explicar alguna clase de totalidad (desde el Todo Completo, hasta cualquier campo acotado): tenerla en sus manos, controlarla en cierto modo. Por eso se sienten fascinados por los que, en otros ámbitos, manejan algunas realidades a su antojo.

Yo me decanto más por los desengañados, por los que supieron ver lo que se movía en los poderes que una vez admiraron, pero que no se lanzaron corriendo a las doctrinas contrarias, los que saben que están solos, que han probado el vino y la hiel de sus quimeras. Los que no se saben atados a otra cosa más que a sí mismos. Y también, por supuesto, no los que cierran problemas, sino los que abren nuevos interrogantes.

viernes, 21 de agosto de 2009

Sueño recurrente


Uno de mis sueños recurrentes, que he tenido varias veces (más allá de los típicos sueños en los que se vuela, o el que vas en gallumbos por la calle...), tiene que ver con los árboles y con la tierra. Transcurre de noche, en los terrenos adyacentes a la prisión nueva de Palma (el sueño lo he tenido desde antes que se construyera). El terreno está lleno de almendros. Es invierno, y los almendros recortan sus ramajes desnudos contra el cielo iluminado por la luna llena. Me siento inquieto. No sé qué hago exactamente en ese sitio. ¿Busco caracoles?. ¿Paseo?. No sabría decirlo al cien por cien. La cuestión es que de pronto me doy cuenta de que la tierra está llena de montículos de esos que quedan tras enterrar a alguien. Intuyo que ahí hay mucha gente enterrada. Y el terror se apodera de mi. Quiero irme de allí, pero el terreno parece agrandarse y no hay forma de acercarse a las lindes.

Nada más. Eso es el sueño. No es que suceda nada digno de reseñar. Lo predominante es la inquietud y la sensación opresiva que esa atmósfera genera, de un modo que nunca he sentido estando despierto. No sé qué puede significar, ni siquiera he observado si se produce en circunstancias determinadas. Sólo sé que lo he tenido unas cuantas veces a lo largo de mi vida. Y que deja un eco de inquietud en toda la jornada posterior.

jueves, 20 de agosto de 2009

Ecos de una noche de verano (o fragmentos de conversación alegre al azar)


Dedicado a CMC

-Te voy a estar dando todo el rato.

-¿Pero qué me estás clavando?

-¿Quieres ver una estrella fugaz? Toma estrella fugaz.

-Si quieres yo te presto un poco de mi urea. Cuando vaya a mear te aviso.

-Qué calidad.

miércoles, 19 de agosto de 2009

De aniversarios


Soy consciente de que en los últimos tiempos he abusado de los aniversarios, que me han servido de excusa para ir escribiendo cosas por aquí, para recordar hechos que de una u otra manera han marcado mi existencia o la existencia de todos (o de un grupo muy grande). Eso no me hace perder la perspectiva de que todos los días son especiales, que en todos ellos pasan cosas importantes y que, aunque no nos enteremos, siempre hay gente que va a recordar el día de hoy. Porque todos los días nace y muere gente, hay bodas, enamoramientos, desgracias, peleas, acontecimientos. Nada se está quieto, y, al ser todos los días especiales, por eso mismo dejan de serlo. en el fondo, todos los días son iguales. Extraordinarios en su ordinariez.

martes, 18 de agosto de 2009

Fasten seat belts


Cenizas. La clave está en las cenizas. Dicen que de ellas renace el Ave Fénix. Pero, ¿y si no las hay? ¿Ni ha habido fuego?¿ni siquiera muerte?. ¿Será posible volver a alzar el vuelo? ¿Hemos aterrizado, nos hemos estrellado alguna vez?. Si no, habrá que seguir volando, para podernos estrellar y así volver a tener la oportunidad de despegar. Porque, no lo dudemos, la pericia se muestra en el despegue y el aterrizaje. La parte intermedia del vuelo la podemos hacer, salvo excepciones, con el piloto automático. Por si acaso, abróchense los cinturones.

lunes, 17 de agosto de 2009

...


Creo que ha llegado la hora de aflojar un poco el ritmo. No porque no tenga nada que decir, sino porque ya no tengo ganas de decirlo. No significa esto que dé el blog por cerrado, sino que voy a darle un respiro y espaciar las entradas. Puede que redunde en beneficio de su calidad. O no. O puede que todos los días tenga intuiciones geniales que considere merecedoras de ser reflejadas. O que esto no signifique nada, tan sólo una excusa para escribir una entrada más. Ya veremos...

domingo, 16 de agosto de 2009

Más aniversarios: Woodstock

Hace quince años, cuando se cumplían 25 del festival de Woodstock, tuve la oportunidad de ver en televisión la película documental del evento. Fue una de las mayores revelaciones que he tenido en mi vida. por entonces, adolescente, estaba descubriendo la música de los años 60, y aquella película era como un compendio de todo lo que me estaba haciendo disfrutar. Fue tal el impacto, que mis amigos y yo nos grabamos las canciones y los mejores momentos directamente de la televisión a un cassette (que todavía conservo), con una calidad más bien pésima. (Casi) Toda la mejor música de la época se reunió allí (aquí está la lista completa de artistas con las canciones que interpretaron). Fue todo un acontecimiento aquel visionado, y no sabría decidirme por ningún momento en particular a la hora de ponerlo aquí. Si tuviera que ser correcto, pondría a alguno de los grandes (HEndrix, Joplin, The Who...) que allí actuaron, pero creo que voy a decantarme por uno de los momentos más bizarros e hilarantes de la película, el momento hippie-protesta-cumbayá-karaoke de Country Joe Macdonald (en el que, bromas aparte, se ve la magnitud del gentío que allí se acumuló):







sábado, 15 de agosto de 2009

Retrospectiva


Me ha dado por recuperar lo que fue mi presentación en internet, la primera entrada de mi primer blog. Viene bien de tanto en tanto echar la vista atrás y ver lo que hicimos, aunque sólo sea para desecharlo. Y como se trató de una especie de declaración de intenciones (grandilocuente y defraudada), no está de más, ponerla de nuevo sobre la mesa.

"Martillo:

1) la definitiva (?) arma de destrucción masiva (?). ¿qué será capaz de resistirse al poder del martillo? . ¿Dónde hay más fuerza, en la cabeza o en la mano que empuña?. ¿Cuántos golpes son necesarios para derribar todo un mundo?. ¿Puede hacerlo una única entidad (correlato coordinado de entidades)?.

2) A la vez, el que golpea las cosas en busca de los más puros sonidos, de las resonancias más ocultas que se esconden en las entidades. ¿Quién se atreverá a escucharlas?. ¿Quién se atreverá a golpearlas?. Son precisos numerosos impulsos de fuerza, todos distintos para saborear la inmensa riqueza del caos. ¿Podremos unirnos como una gran orquesta?. El repique de campanas del mundo puede entonar la más bella melodia. ¿Alguien osa oirla?. ¿Es más, alguien es digno de tocar, de empuñar el martillo y extraer del caos el mundo?.

3) Y también, el martillo que extrae impurezas (?) de los objetos, que inspecciona y que se usa para comprobar la dureza de los materiales. ¿Es necesaria esta labor?. ¿Qué pureza buscamos, si es que buscamos alguna?."

viernes, 14 de agosto de 2009

Caída y vuelo


La advertencia de que todo problema que hallamos está circundado de otros problemas, y éstos, a su vez, de una esfera más vasta de ellos, produce en nosotros la conciencia de que todo es problemático; o lo que es lo mismo, que no hay creencia ninguna dada que sea últimamente firme; o lo que es lo mismo: nos sentimos perdidos en el vacío de seguridad teorética. Éste, decía yo, es el estado de espíritu en que nace la filosofía. El que no se siente absolutamente perdido teoréticamente no es filósofo. [...]

Pero esa conciencia de caer y perderse en un absoluto abismo de inseguridad provoca automáticamente un movimiento inverso de la mente, de suma actividad intelectual. Caer y perderse es pasividad. El perderse absoluto en la absoluta inseguridad teorética -en el no hallar nada firme- suscita precisamente la actividad teorética absoluta, es decir, el buscar una absoluta seguridad, una verdad absoluta. Son dos modos mentales recíprocos cuya ecuación podía formularse así: la altitud de teoría positiva o firmeza de verdad a que llega cada cual es función de la profundidad de infirmeza, de inseguridad en que haya caído. O dicho en otra forma: cada cual sabe tanto cuanto haya dudado.

Por mi parte, confesaré a ustedes que de cada persona intelectual que trato la impresión primera y más decisiva que recibo es la del perfil o ámbito de su duda. Lo que aparentemente "sabe" no vale nada para mí, porque sé que es un pseudo-saber. Mido la angostura o anchura de su caletre por el volumen de su capacidad de dudar y sentirse perdido.

Ahora bien, esa actividad teorética máxima comienza cuando del mero darse cuenta de que esto y esto y esto y, en fin, todo es problemático, se pasa súbitamente a crearse un nuevo problema que no es dado como aquéllos, sino artificial, instrumental; en suma, fabricado por la mente. Éste: ¿Cómo tendrá que ser una proposición para no ser problemática, por tanto, para ser absolutamente verídica?.

José Ortega y Gasset
Vida como ejecución (el ser ejecutivo). Lecciones del curso 1929-1930.

jueves, 13 de agosto de 2009

Belleza frágil


Es curioso como, a veces, lejos de perjudicar, la enfermedad embellece a algunas personas. Se ven adornadas del aura de la fragilidad. Como si su mayor fortaleza residiera en ella.

miércoles, 12 de agosto de 2009

El surrealismo no ha muerto

Ya que el Palma Arena es protagonista estos días (por motivos felices y otros desgraciados), no puedo dejar de colgar aquí una de las imágenes más bizarras, surrealistas y significativas de lo que han significado las obras de este centro. Por si el hecho de que se celebrara allí un mundial de ciclismo en pista de la Unión Ciclista Internacional (UCI) sin que la UCI homologara la pista fuera poco, además tiene dicho recinto un ascensor en medio del campo que no lleva a ningún lado. Ni el mejor artista de vanguardia lograría una imagen así, una especia de versión moderna de los agujeros Morlock:



Para suerte de nosotros los mallorquines, hemos sido sometidos a un intensivo entrenamiento contra la perplejidad (uno de los momentos cumbre fue cuando se inundó el metro recién inaugurado, por lo que hay quien lo denomina litro) y ya nada nos sorprende. Loor a nuestra clase política, constructores y demás fauna!!!!!



martes, 11 de agosto de 2009

Agenda: Leonard Cohen

Esta noche tenemos en Palma una de esas citas señaladas, de las que quedarán en la memoria. Algunos vamos a disfrutar de la actuación de Leonard Cohen, profeta de la melancolía, el amor y el desamor. Sus plegarias (porque llamarlas canciones se queda corto) impreganarán el tan traído y llevado en los últimos días Palma Arena, lo redimirán en cierto modo. No es la primera vez que este legendario cantautor canadiense nos visita: lo hizo en 1988, en un concierto que todavía se recuerda, por lo que la velada tendrá algo de reencuentro. Para mi no, será mi primera vez en el ritual coheniano y , dado que ya tiene casi 75 años, la última. Ya les contaré.

Por cierto, a modo de curiosidad, él siempre ha afirmado que se metió en la música para ganar dinero (al igual que esta gira, tras el desfalco de su secretaria). Nada de arte ni rollos grandilocuentes de cambiar el mundo o transmitir un mensaje. Y ya les gustaría a los "artistas" hacerlo como él lo hace.

lunes, 10 de agosto de 2009

Protagonistas

A falta de inspiración para poner foto, una postalita turística.

Hace un par de meses expresaba aquí el mosqueo por el olvido de las islas por parte de los medios (si no era para hablar de los temas tópicos). Pues, mire usted qué cosas, me veo a rectificar, porque llevamos un par de semanas en portada. Y por diversos temas: atentados terroristas, presuntas corrupciones, asesinatos novelescos... Es extraño esto de la prensa. De pronto te enfocan, y todo lo que te ocurra está como sobredimensionado. Porque, excepto los atentados, todo lo demás no es nuevo en esta tierra (es más, sorprende que con la corrupción el personal se esté llevando las manos a la cabeza ahora, cuando llevamos ya un par de años en los que no pasa un mes en el que no apareazca un nuevo caso de presunta corrupción, con sus detenciones y demás parafernalia). Pronto llegará el olvido y todo volverá a la previa normalidad. Que, en vista del tono morboso que todo adquiere, casi es mejor.

domingo, 9 de agosto de 2009

The Beatles. I want you (She's so heavy)

Ayer les hablaba de Abbey Road y de esta canción, una de las más oscuras que grabaron los cuatro de Liverpool. En realidad son dos canciones pegadas, con una parte final que se funde en medio del viento. El final, brusco, parece que fue una idea de Lennon, que pidió al ingeniero de sonido que cortara la canción justo en ese punto, sin fade-out. Como fue la últimna canción en la que los Beatles trabajaron, esta forma de finalizar es toda una metáfora de lo que ocurrió con ellos. Acabaron bruscamente, en un muy buen momento (este álbum lo demuestra). Aquí la versión del disco:



Y aquí una versión previa, más bluesera y con toques funky:

Por cierto, si ayer se cumplían los años de la portada de Abbey Road, esta pasada noche se han cumplido también los 40 años de los crímenes de la secta de Charles Manson, que también tienen una conexión Beatle (Manson dijo inpirarse en la canción Helter Skelter)

sábado, 8 de agosto de 2009

Un paso de cebra


Los pasos de cebra tienen algo especial. En primer lugar, son una yuxtaposición. En ellos se cruzan el mundo de los vehículos y el de los peatones. Por otra parte, están ritualizados: hay que pararse y esperar al semáforo (en medio de la febril actividad urbana, obligan a la quietud, tanto a coches como a viandantes), o, si no lo hay, mirar a los lados. Eso por no hablar del diseño, esas rayas blancas y negras, que tientan a cruzar pisando sólo uno de los colores (yo prefiero no pisar las bandas blancas). Todo contribuye a que los pasos de peatones tengan un aura distinta y especial dentro del paisaje de la ciudad.

Por eso no es de extrañar el poder icónico de la improvisada fotografía que sirvió de portada al álbum Abbey Road de los Beatles (interesante trabajo, último que grabaron pero penúltimo en publicarse, en que encontramos joyas como Something y Here comes the sun de Harrison, o la oscura, caótica, misteriosa y bluesera-casi progresiva I want you (She's so heavy) de Lennon, que es la última canción en la que los cuatro trabajaron juntos), imitada y parodiada hasta la saciedad. Y que hoy cumple 40 años.

viernes, 7 de agosto de 2009

¿Paradoja? nacionalista


De cada vez estoy más seguro de que los nacionalismos periféricos españófobos suponen la quintaesencia de lo español, el sumum de la españolidad. Su cerrilismo, sus reducciones, su cabezonería y ceguera representan el máximo exponente de españolidad. A fuerza de creerse antiespañoles perpetuan el ser español. Puede que, según ellos, España tenga los días contados. No así el ser español, que ellos se encargarán de legar a las futuras generaciones.

jueves, 6 de agosto de 2009

Conspiremos


Están muy bien las teorías de la conspiración. Ver oscuras intenciones detrás de todo lo que ocurre. Sí. Pero si se entra en ese juego, tendremos que aceptar que se diga que quien afirma tales hechos también está intentando ocultar cosas. por eso, tal vez, la vehemencia de estas gentes, el ridículo y patético afán de mostrarse inquebrantables y heroicos, como si así no pudiéramos tener dudas.

Es más, ¿son tan ingenuos que creen que los conspiradores no cuentan con ellos y su forma de manifestarse?. A este respecto siempre me acuerdo de uno de los detalles más esclarecedores de la trilogía Matrix: que las máquinas saben que existen los rebeldes y los tienen controlados, dejando escapar a algunos humanos para que se crean que resisten a unas máquinas que en todo momento les tienen en mente y a la vista.

Aunque claro, tampoco conviene mantenerse en la ingenua actitud de que todo es tal cual parece. Así que, ¿nos lo creemos todo, o más bien no nos creemos nada? Al final ocurre como en todo, creemos en aquello que nos conviene y mejor cuadra con nuestros esquemas.

miércoles, 5 de agosto de 2009

A vueltas con los carriles bici


De un tiempo a esta parte, Palma se ha llenado de carriles bici. Es un cambio lo suficientemente grande como para que se note, y claro, de tan notorio, todo el mundo opina. Los diarios y los foros en Internet echan humo con comentarios en contra y a favor. Y parece incluso que lo único que ha hecho la nueva alcaldesa (bueno, ya no tanto, que lleva más de dos años en el cargo) es hacer carriles bici (no descartemos que así sea, a parte de retirar monumentos y calles franquistas). Y quién sabe, a lo mejor lo que se pretendía es eso, en una nueva definición de cortina de humo (que, a partir de ahora, habrá que llamar carril bici).

No voy a entrar a discutir a favor o en contra de que se hagan tantos, ni del uso de la bicicleta, ni nada de eso. Lo que pretendo es que, ya que los han puesto, criticarlos un poco en tanto que carriles bici. Y para ello, a parte de tener en cuenta la cuestión del tráfico y de los peatones (quienes los van a padecer, y por tanto hay que hacerlos de tal modo que tengan el menor impacto posible), hay que tomar también la perspectiva del ciclista, que es el que lo usa. Pues bien, a riesgo de ser maximalista, y tras varias experiencias "carrilciclistas", puedo afirmar que los carriles bici de Palma son un truño.

Empecemos. Ya que son urbanos, es lógico que tengan sus señales, semáforos y tal. Eso, creo, está todo. Por ahí ninguna pega. En el trazado sí que hay problemas. Por ejemplo, son guadianescos. Aparecen y desaparecen, y no te queda más remedio que subirte a la acera y suponer un carril imaginario (porque, entre otras cosas las rayas y el color rojo desemboca en la acera y se ve que, unas decenas de metros más adelante, continuan), con el consiguiente peligro para peatones y ciclistas (además del entorpecimiento que suponemos todos para todos).

Otro problema es que, en algunos paseos, hacen el carril bici en un zigzag laxo, obligando a que ciclistas y peatones se entrecrucen en varias ocasiones, provocando sobresaltos, frenazos y titubeos que en nada garantizan la seguridad. Además, existe una extraña tendencia en hacer ángulos de noventa grados bordeados por paredes, con lo cual no se ve lo que te viene, obligándote a abrirte y salir del carril, más que nada para evitarte una galleta con el que venga, que, dada la estrechez de estos carriles y el ángulo recto, tendrá que invadir mi sentido (también es cierto que, por las velocidades no muy altas que se alcanzan y el tamaño de las bicicletas, éstas son muy versátiles y permiten hacer maniobras bruscas para esquivar que un coche o una moto no pueden hacer).

Prosigamos. Mucho me temo que se están convirtiendo los carriles bici en auténticos depósitos de basura. Al estar en una tierra de nadie entre los coches aparcados y las aceras, y ser relativamente poco transitados (aunque de cada vez más), allí se acumulan hojas, papeles, y demás porquerías, que, en una ciudad como Palma, poseen carta de ciudadanía y nadie se atreve a retirar. Eso por no hablar de esos simpáticos dueños de mascotas que han tomado el carril bici por un reservado para que sus animalitos hagan sus necesidades. Esto me lleva a uno de los capítulos pendientes de nuestro país en general y de Palma en particular: el civismo. Cierto es que en general, los ciclistas no son muy respetuosos con algunas normas (semáforos, aceras y demás). Pero no es menos cierto que los peatones y conductores están a la par, y cada dos por tres te encuentras con un coche parado, con señoras cargadas de bolsas, o grupos de madres ufanas paseando a sus bebés. Idiota de mí, pienso que si en lugar de quejarnos tanto nos respetáramos un poco más y pensáramos que además de nosotros circula otra gente, todos iríamos con más cuidado y más cómodos. Porque, cuando la tracción del vehículo son tus propias piernas, el tener que estar arrancando y frenando cada veinte metros, es un poco agotador. Pero bueno, ahora que tengo mi carrilito por el cual circular sin ir pidiendo perdón al personal, doy rienda suelta a mi timbre, y no vean ustedes lo divertido que es ir dando sustos a la gente que va por donde no debería (que, por otra parte, es alucinante la despreocupación con la que el personal cruza o camina, muchas veces sin mirar si le viene alguien).

Para terminar, una circunstancia temporal que en breve se verá solucionada, pero que, como decimos en Mallorca, "fa colló" (literalmente, "hace cojón", algo así como "hace gilipollas"). Se trata del hecho de que algunos de estos carriles los hicieron hace unos meses (medio año a lo sumo), y ahora mismo, con eso del Plan E, vuelven a estar levantados y se hacen de nuevo. ¿No es un gasto inútil , sobre todo con la crisis esta, hacer algo dos veces en tan poco tiempo?.

En resumen, que las cosas hay que hacerlas bien. Que en los papeles queda muy bien poner que Palma tiene muchos kilómetros de carriles bici. Eso nos convierte en una ciudad chupiguay y las autoridades pueden hacerse fotos y demás. Se nota que el que lo ha hecho no va en bicicleta (sólo el día de la foto), ni tiene que conducir. Pero para hacer las cosas bien, mucho me temo que habría que hacer transformaciones mucho más profundas en el trazado urbano. Transformaciones que dudo que nadie se atreva a hacer.

martes, 4 de agosto de 2009

Buscar y encontrar


A veces, la distancia es la mejor forma de ver una cosa. Se hace difícil ver algo desde dentro de la cosa misma. ¿Cuántas veces nos ha ocurrido que un problema que nos tiene atormentados se esfuma al lograr mantenerlo un poco al margen, al apartarlo del primer plano y dotarlo de perspectiva?. Entonces se cumple la paradoja de encontrar sin buscar. O al dejar de buscar.

lunes, 3 de agosto de 2009

El poder por el poder


"El Partido busca el poder por el poder. No nos interesa el bienestar de los demás; nos interesa únicamente el poder. Ni la riqueza ni el lujo ni una vida próspera ni la felicidad: sólo el poder, el poder sin límite... Sabemos que nadie ha llegado al poder con la intención de acabar renunciando. El poder no es un medio, es un fin. Uno no erige una dictadura con el fin de salvaguardar una revolución; uno hace la revolución para erigir una dictadura. El objetivo de la persecución es la propia persecución. El objetivo de la tortura es la tortura misma. El objetivo del poder es el poder. ¿Empieza usted a entenderme?"

George Orwell. 1984.

domingo, 2 de agosto de 2009

The dead weather: Treat me like your mother

Gran descubrimiento musical el de esta semana: The dead Weather. Se trata de uno de los múltiples proyectos de Jack White (el de los White Stripes), que a día de hoy es un sinónimo de Rock 'n' Roll, tal vez el tipo que mejor lo personifica y lo lleva a cabo.

Conocía su gusto por el rock setentero, así como su interés por el blues más pantanoso y las raíces de la música contemporánea. Y esto es lo que suena en el disco que hace unas semanas sacaron esta gente (que viene de diversos grupos, como The Raconteurs o The Kills): cieno, humo, energía, oscuridad, sexo... Les recomiendo encarecidamente la audición de este disco. Se llama Horehound, y la carta de presentación es este trallazo titulado Treat me like your mother. Veánlo, si quieren y pueden, hasta el espectacular final, y luego díganme, ¿no les recuerda un poquito a Led Zeppelin?


sábado, 1 de agosto de 2009

Atentado en Mallorca


He estado dudando acerca de la conveniencia y pertinencia de escribir algo sobre el atentado de anteayer aquí en Mallorca (en realidad, doble atentado). No porque no lo sienta ni porque crea que de estas cosas no hay que hablar. Sino porque todo lo que se diga en estos momentos es redundante e incluso hartante. No sé a los demás, pero tanto mensaje compungido de condena, de firmeza, de unidad ya cansa, entre otras cosas porque uno ya duda de a quién van dirigidos, si a los terroristas o a los mismos que lo dicen, en la típica autocomplacencia en la que tan a menudo nos revolcamos. A los que tenemos claro que no queremos usar la violencia y rechazamos el asesinato como arma política nos resulta extraño que haya quien esté dispuesto a usar esos medios. Pero hay quien cree que es el camino correcto, así que nos toca apechugar, prevenir y estar preparados, porque en cualquier momento puede caer el próximo.

Pero bueno, no es sobre esto sobre lo que quería hablar. Quería relatar la vivencia personal, que a nadie interesa, pero que ahí está. Estaba haciendo la comida cuando las noticias anunciaron la última hora de una explosión en Palma Nova (que, por cierto, contra lo que dijeron los medios, no está a las afueras de Palma) frente a un cuartel de la Guardia Civil. "Mal rollo", pensé. Pero sin demasiada sorpresa ni sobresalto. Por desgracia, ya estamos acostumbrados a estas interrupciones, aunque es cierto que nunca había sido tan cerca. Poco a poco iban llegando las peores noticias: dos muertos. Y toda la isla sumida en el estupor y en el caos provocados por los controles, que aparecieron por todas partes.

Mallorca siempre se había sentido inmune ante estas cosas. Una grandísima mayoría de gente opinaba que los etarras aquí no se atreverían a actuar porque "no se puede escapar". Incluso después de algún que otro atentado menor, se seguía opinando así. Nunca estuve de acuerdo, y he tenido algunas discusiones al respecto. Si no actuaban era más bien por el carácter ultraperiférico de las islas (en la periferia de la periferia, que ni siquiera a los enemigos del país merecía atención). Por eso se tenía la guardia muy bajada (al parecer, y sorprendentemente no había cámaras en el cuartel, y los coches pasaban la noche en la calle, sin que nadie se molestara en hacer rondas, vamos, que eran un objetivo más que fácil). Y por eso ha sorprendido tanto este atentado.

A pesar de todo, no en vano Mallorca es la isla de la calma, y aquí se viven las cosas con un estoicismo que roza el pasotismo. Un mohín, un "Quin desastre!", y palante. Al fin y al cabo, es nuestro deber el no caer en pánicos, paranoias, o aspavientos, que es, en parte, lo que pretenden. En definitiva, un triste ciudadano como servidor sólo puede hacer su pequeño homenaje a las víctimas (sin ser de lo más sentido, sirva la entrada como tal) y esperar a que la policía haga su trabajo y nos evite más noticias de estas. Y estar preparado, porque en cualquier momento cae el siguiente.

Para terminar, una pseudorevista de prensa, con dos titulares que han llamado mi atención (ninguno de los dos miente, pero en ambos quedan insultantemente claras las intenciones e inclinaciones). Empecemos por Gara:

"Una bomba lapa mata a dos agentes en Mallorca en el segundo ataque contra la Guardia Civil en 34 horas" (o "el ataque de las bombas lapa, esos peligrosos animales que, a veces, se quedan a dormir debajo de los coches").

Y vayámonos al otro lado, a Libertad Digital:

"Ni Zapatero ni Rajoy estuvieron en el funeral" (o "de tanto estar con las víctimas, las obviamos y nos centramos en lo nuestro, que es dar palos y estimular la reflexión de nuestros finos comentaristas, que se rasgarán las vestiduras por que haya una pancarta en catalán").

En fin, lo dicho, que en breve tendremos el próximo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...