domingo, 31 de mayo de 2009

Ecos de anoche VI

Hace tiempo que no cuelgo nada de mis salidas nocturnas. Lo cierto es que llevo una temporada bastante tranquila y apacible, en la que salgo menos y de forma más tranquila. Ya no hay explosiones de euforia, ni de melancolía que reflejar por aquí. Sí de extrañeza, como anoche. La ciudad y algunos de sus locales (al menos los que yo visito) parecían tomados por el pijerío. Entiéndaseme, no es que quiera criticarlos, sólo es que había demasiados y por todas partes. Con sus zapatillas náuticas, sus polos en tonos pastel y sus camisas blancas de cuadros a medio remangar (sólo una vuelta de puño) y sus melenas aznarianas.

Acostumbrado como estoy a gafapastas-perroflautas-okupa-hippiosos, y entre los que, a fuerza de compartir espacios (que nadie se confunda, que no soy de esos), me he acabado sintiendo cómodo, el cambio de fauna me perturbó. Si no es porque los locales los conozco demasiado bien, diría que me había equivocado de sitio e ido a algún sitio de moda pijo.

Mi cabeza, a pesar de la cerveza, empezó a darle vueltas a la cosa. ¿Será que las tendencias de este verano imponen el paso de ir enseñando los calzoncillos a llevar la camisa por dentro del pantalón? ¿O es, más bien, que como es último fin de semana de mes, y con eso de la crisis sólo pueden salir los que tienen más posibles? ¿O, también por la crisis, hay que ir aparentando un nivel que no se tiene? Yo sólo sé que yo iba con mis vaqueros, mis sandalias y mi camiseta-souvenir (y sin afeitar desde hace muuuuchos días), y que todo el mundo a mi alrededor (menos el grupo de chicas que estaban de despedida de soltera que, mire usted qué casualidad, habían ido a ponerse justo a mi lado) parecía salido de un congreso de Nuevas Generaciones del PP. Un poco desconcertante todo, la verdad.

Por si todo esto fuera poco para hacerme sentir irreal, llegó el momento bizarro de la noche. Yo había estado brincando y cantando todo el rato (habitual en mí, que me euforizo con facilidad), y la gente que por allí había, habían estado con sus copas, tranquilos, buitreando a las de la despedida, sin armar mucho escándalo. Cuando, de pronto, pusieron esto:



Y entonces empezó a revolución pija. No sé qué les aportó esa canción, que se pusieron a bailar como locos. Y yo que me quedé quieto, por la sorpresa y el impacto (inexplicablemente, aunque yo no me movía, todo daba vueltas a mi alrededor). Que conste que no tengo nada contra la canción ni contra los pijos, pero es fácil de comprender lo raro del momento, el tinte onírico que todo adquirió. Menos mal que luego todo volvió a su cauce (es decir, yo semienloquecido y los pijos quietos):



Si no fuera por estos ratos...

sábado, 30 de mayo de 2009

El arma dialéctica definitiva


El refinado talento español para la dialéctica ha dotado a algunos compatriotas de un arma definitiva, ante la cual no cabe réplica posible. La he oído sobretodo por la zona central, por Castilla. Se trata de una expresión monosilábica, casi gutural y orgánica, que se espeta cuando algo no convence o parece una tontería: "¡Bah!". Bien dicho, suena algo parecido a "¡boah!", llenando la boca con la o, casi como en una náusea, expresando la opinión que le merecen al pronunciador nuestros criterios. Ante tal alarde de lógica, poco cabe hacer, y no es conveniente malfastar nuestras neuronas en replicar.

No hace falta decir que es algo que me saca de mis casillas, que me enciende la sangre. Cada vez que intento contarle algo a alguien, y me salen con ese "boah" (normalmente acompañado con cara de entre asco y desdén), he de controlarme, porque mi talante poco agresivo se tambalea.

Qué país!!

viernes, 29 de mayo de 2009

Puertas


Hoy voy a hablar de algo que sólo comentaría con mi psicoanalista, en el caso de que lo tuviera. Se trata de mi temor-manía-fijación-obsesión con las puertas. Tienen que estar abiertas o cerradas, nada de medias tintas. Tan es así, que me disgusta ver una puerta un poco descuadrada que no encaja de forma milimétrica con el marco. Y cuando están abiertas, han de estarlo hasta el tope. Como me entere de que hay una puerta a la que le queda medio centímetro para llegar a su máximo de apertura, ahí estaré yo para que llegue a él. Lo mismo con las puertas correderas.

Durante un tiempo tuve un armario empotrado en mi cuarto. Cada noche, antes de acostarme, el ritual era comprobar que estaba cerrado con llave y que las dos puertas estuvieran exactamente al mismo nivel, sin que una saliera más que la otra. No llegué nunca al extremo de tomar mediciones, pero poco me faltó. No es que le tuviera miedo al contenido del armario ni nada de eso, eran las puertas lo que me traían de cabeza.

Mi batalla actual con las puertas es un poco distinta, y el miedo juega un papel importante. Cada vez que he de salir de casa, si es muy temprano (en invierno, a veces es todavía de noche), siempre me asalta el temor de, al abrir, encontrarme a alguien de pie, quieto, delante del portal. Una figura negra, sombría, con sombrero (así la imagino yo, no sé porqué), que me obliga a abrir la puerta con cuidado y despacio. Una vez he salido, me río de mi estupidez, pero durante una breve fracción de segundo, no puedo negar que algo de inquietud he sentido.

En fin, que es una pena que el psicoanálisis no entre dentro de la cartera de prestaciones de la SS (Seguridad Social).

jueves, 28 de mayo de 2009

Fotografiando autopsias

Alguna vez he hablado del efecto que me provocan las fotografías del siglo XIX. Tienen algo extraño. No sé si será por los colores, o por el hieratismo de los fotografiados (debido, sin duda, a los prolongados tiempos de exposición necesarios, que obligaban a largos posados), o por la mirada fija e inexpresiva que muestran, pero me invade una profunda melancolía al contemplarlas. Es conmovedor el contacto entre épocas que allí se da, es como una ventana abierta a una época que ya no comprendemos, que está, si bien temporalmente cerca, muy lejos ya.

Un caso especial es el de las fotos hechas a los muertos. Como es sabido, era costumbre fotografiar a los familiares recién muertos, como recordatorio del paso por la vida (muy a menudo era la única fotografía que iba a existir de la persona en cuestión). De eso, creo, ya hablé. Pero hoy, revisando galerías de viejas fotos, he topado con algunas hechas en autopsias de principios del XX. En ellas, además del aspecto mugriento de todo (las batas de los médicos, los médico, las mesas de autopsia, el local en sí...), llama la atención más de lo habitual esa actitud de estar posando que, irónicamente, se quiere transmitir al cadáver, otorgándole a la instantánea un aspecto grotesco. y si no, juzguen ustedes mismos:



No es la lección de anatomía de Rembrandt, precisamente.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Quemar ansiedad


La gente se apunta a los gimnasios. Éstos han proliferado por todas partes en los últimos años. Dicen que es para mantenerse en forma, para no perder la línea, para estar más sanos. Puede que así sea. Pero en el fondo creo que en realidad son ansiedades más que calorías lo que pretenden quemar. Y es que el ejercicio es una forma de mantener a raya según que pensamientos. Bien por la acción de las endorfinas, bien por lo que sea, moverse (pedalear, correr, caminar, bailar...) aserena el espíritu. Y luego el cansancio nos impide hacer volar demasiado la mente, lo cual hay días en los que viene muy bien.

De todos modos, no deja de ser preocupante, porque si es así, hay una demanda excesiva y creciente de esa especie de falsa paz que nos otorga el ejercicio (que en sí no arregla nada, únicamente nos anestesia un poco). Tal vez porque hay más nervios, más ansiedad. O porque el umbral de tolerancia ha bajado. Da igual, el resultado es el mismo.

No conviene dejarlo todo al ejercicio y esperar que sea la panacea. Porque sí, puede que la anestesia venga bien, pero no hay que olvidar que otras sensaciones también quedan anestesiadas, sensaciones que a lo mejor son necesarias. Como si, para no ver lo feo nos arrancáramos los ojos. Y sí, lo feo no lo veríamos, pero tampoco lo hermoso.

martes, 26 de mayo de 2009

Genealogía y sociología del chiste


Siempre me ha picado la curiosidad el origen de los chistes. ¿De dónde surgen? ¿quién se los inventa? Como es lógico, no se trata de la misma persona, pero es llamativo el hecho de que, con el éxito que tienen muchos de ellos (corren de boca en boca a gran velocidad), y en los tiempos que corremos, nadie reclame los derechos de autor.

lunes, 25 de mayo de 2009

Música epocal


Resulta delicioso pararse a escuchar las distintas partes que componen una música. De este modo se descubre que cada sección, cada instrumento, desarrolla una melodía distinta, que tiene algo en común con los otros, pero que varía y contribuye a hacer la música que, en un plano conjunto y global, escuchamos (y que a menudo, en sentido estricto, ningún instrumento toca en cuento tal).

Extrapolando y forzando el asunto, me gustaría saber cuál es la impresión que deja la conjunción de lo que cada uno de nosotros aportamos y hacemos en el mundo. Como estamos dentro, cuesta hacerse a la idea de como "suena" el conjunto. Tal vez haya quien tenga una sensibilidad más fina y sepa captar la "música de la época", su ritmo, su armonía. Y estaría bien que nos la hiciera llegar, aunque tal vez saldríamos espantados.

domingo, 24 de mayo de 2009

Die Beatles

Embebido como estoy en mis estudios de la lengua de Goethe (examen oficial en un par de días), la entrada musical del domingo tenía que tener una nota germánica. Por eso he decidido rescatar un par de curiosidades beatlemanas. Y es que los cuatro de Liverpool tuvieron una relación especial con Alemania. En primer lugar, en 1961, antes de ser famosos, fueron contratados para tocar en algunos garitos de Hamburgo. Con posterioridad, con la beatlemanía en pleno apogeo, grabaron dos versiones de sus más populares temas, que son las que traigo hoy aquí:


Komm, gib mir deine Hand (I want to hold your hand)


Sie liebt dich (She loves you)

Y como bonus track, un saludo de George Harrison a sus fans teutones:



sábado, 23 de mayo de 2009

Prólogo veraniego


Calor más propio de la canícula que del mes de mayo (en algunas partes de la isla se han rozado ya los 40º). Cansancio y mala leche que se retroalimentan. Apunta fuerte el verano, y aún queda un mes para que dé comienzo. Si el tópico es cierto, podemos esperar un estío sangriento. Además del calorazo, concurren otras circunstancias para que así sea.

Puesto que estoy de vacaciones, y con este calor, la cosa no es muy distinta de un julio o un agosto cualquiera. Si no fuera porque tengo en perspectiva un par de exámenes en las próximas semanas, y así es difícil estudiar. Para colmo, meterse en una clase con estas temperaturas es peor que entrar en un horno (como las clases paran en junio, a nadie se le ha ocurrido poner aires acondicionados en las escuelas). En fin, que además de un aumento de criminalidad, auguro uno de suspensos. Espero que para septiembre afloje...

viernes, 22 de mayo de 2009

Un pájaro ha muerto


Hoy he visto morir un ave. Echando borbotones de sangre por el pico. La escena me ha conmovido y perturbado, acudiendo a mi mente varias veces a lo largo de la jornada (preveo que volverá en los próximos días, incluso en sueños). Lo extraño es que, con todas las muertes de las que he sido testigo (algunas de ellas atroces), ninguna me había afectado de este modo. Aquel pobre pajarillo ha logrado transmitir lo que decenas de personas (de todas las edades) no han conseguido.

jueves, 21 de mayo de 2009

Mujeres "en blanco"


Trabajar rodeado de mujeres tiene sus ventajas, entre ellas la de aportar un incalculable alud de observaciones en torno a sus maneras. Está bien ponerse en una esquinita y observar cómo hablan, de qué hablan, su comportamiento cuando están a solas (es decir, cuando creen que nadie las observa) y cómo cambia la cosa cuando entra una extraña en la manada o, cosa aún más interesante, cuando entra un sujeto masculino presumiblemente no homosexual.

No es que haya podido aprender demasiado, pero sí que he llegado a comprender que, cuando una de ellas afirma que está en un período de "no tíos" (lo puede afirmar de muchas formas, algunas de las que he oído son: "yo ahora paso de tíos", "¿novio yo?, ni pensarlo", "estoy en fase de no tíos"...), es una señal inequívoca de que se están ennoviando o están a punto de hacerlo. Si me lo dijeran a mi, entendería que se trata de un "no intentes nada conmigo" encubierto. Pero si se lo dicen entre ellas, tal vez sea una medida de protección, para no exponer a su "hombre" al pillaje de las demás (ya se sabe, apetece más el juguete con el que juega la vecina que el que está en el mostrador sin que nadie lo toque).

miércoles, 20 de mayo de 2009

Francesc Pujols


Déjenme hablar hoy de un poco conocido filósofo y escritor catalán: Francesc Pujols (1882-1962). Su principal mérito es el de ser surrealista antes del surrealismo. Escribió libros enteros sin usar puntos y sin corregirlos, respetando el ritmo con el que salían las ideas de su mente. En 1906 escribió, bajo el seudónimo Agusto Altozanos (traducción literal de su apellido), El nuevo Pascual o la prostitución, en el que seguía el llamamiento hecho por Unamuno a los jóvenes catalanes, en el que les exhortaba a escribir en castellano para depurar la lengua de Cervantes de lo que había sido el siglo XIX literario. También escribió, en castellano y con el mismo seudónimo, El mal del separatismo catalán. En su momento fue uno de los únicos en defender la obra de Gaudí, muy cuestionada. También sirvió de inspiración a Dalí, que a través de numerosas conversaciones que los dos mantuvieron, desarrolló algunas de sus peculiares perspectivas.

Desde el punto de vista filosófico, intentó crear una corriente de pensamiento denominada en un principio Sumpéctica (o ciencia de lo concreto), luego Hiparchiología (o ciencia de la Existencia) y finalmente Pantología (ciencia del Todo), que sirvieron a Josep Pla para escribir su Manual de Hiparchiología. Pretendió demostrar la existencia de una "filosofía catalana" (que iría desde Llull hasta él mismo), y profetizó que los catalanes, por serlo, se encontrarían algún día con todo pagado, puesto que ellos y sólo ellos están en contacto con el Uno Primordial. Ya advertía en una de sus obras que sólo lo leerían en serio aquellos que no se lo tomaran en serio. Porque uno de sus métodos era la reducción al absurdo (colaboró con y dirigió la revista satírica Papitu) y la búsqueda de la paradoja como modo de estar en la realidad ("la paradoja es una realidad vista desde dentro").

martes, 19 de mayo de 2009

El poder y yo


Cuando era más joven, tuve un interés demasiado serio en la política. Hasta estuve a punto de militar. Pero, por suerte, mi carácter inseguro y dubbitativo me echó para atrás. Ahora, me doy cuenta de que si hubiera llegado a algo, habría sido un auténtico tirano. Además de un corrupto de tomo y lomo. Así que me alegro de no haber entrado en política. Únicamente lo lamento por aquello de la erótica del poder.

lunes, 18 de mayo de 2009

Feria medieval


De un tiempo a esta parte se han puesto de moda las ferias medievales. Todo pueblo que se precie se decora, hace que los vendedores se vistan a la antigua y coloca figurantes para dar ambiente. Es pintoresco y hasta agradable. Sin embargo, siempre he echado de menos dos elementos muy típicos de la Edad Media, que les darían a estas ferias unas cpotas de realismo sin igual: la Inquisición (con sus quemas de herejes y autos de Fe), y la Peste (la enfermedad y el mal olor).

domingo, 17 de mayo de 2009

Romance de Curro el palmo

A raíz del fallecimiento el otro día de Antonio Vega (tranquilos, no voy a lanzar un panegírico, ya se han encargado otros de hacerlo de forma exagerada), recordé la canción en la que su voz más me llegó. Curiosamente, no era suya, sino que se trataba de una versión. Hacía tiempo que no la escuchaba en su interpretación, y gracias a su muerte la revisité. Había olvidado lo buena que era, mejor que la versión original. Se trata de "Romance de Curro el palmo", de Serrat, aparecido en el recopilatorio "Serrat eres único" (1995), en el que varios artistas "modernos" versionaban conocidos temas del músico catalán según sus estilos. Allí se encuentra esta joya, toda una bofetada al corazón:



Y para que se vea la diferencia, también cuelgo la original, con aires de copla digna de Quintero, León y Quiroga:


sábado, 16 de mayo de 2009

Palma secreta: el hospital psiquiátrico


Toda ciudad tienen rincones secretos. Lugares que se las apañan para mantenerse ocultos y desconocidos para la mayor parte de la población, temerosos de ser descubiertos y perder su aura. Entre otros, Palma tiene su hospital psiquiátrico (hoy en día "recinto de hospitalización del área de salud mental"), construido aprovechando las instalaciones de un antiguo monasterio desamortizado. Allí en medio de la ciudad, a menos de media hora a pie del centro, la vida tiene otro ritmo. El visitante puede encontrarse con los huertos donde los monjes cultivaron sus verduras, con lo que queda del claustro (no me pregunten porqué, los claustros en ruinas tienen un atractivo especial), con lo que fue la iglesia, todo en medio de un ambiente extrañamente relajado y como onírico. Es una zona rara y distinta de la ciudad, un agujero negro de abandono y semiruina. Junto al psiquiátrico está el cementerio, y frente a él, un parque reciente, donde antes hubo un descampado en el que se celebraba la feria de primavera. Hace un par de años se hizo el parque, por el que trascurre el cauce de Sa Riera (el torrente que cruza la ciudad), con la idea de darle otro aire a la zona. Pero no ha logrado arrebatarle el aire de melancolía y como de otro tiempo que impregan la zona. Para colmo, al lado del parque está el Luis Sitjar, el campo de fútbol donde jugó el RCD Mallorca hasta que se inauguró el estadio de Son Moix, y que hoy en día se encuentra en el más completo abandono. Eso por no hablar del canódromo y del viejo velódromo, que extienden esa "zona cero" hasta las mismas avenidas (hasta el Paseo Mallorca, zona rica y "pija" de la ciudad).

Pero no nos desviemos. El psiquiátrico constituye el epicentro de toda esta zona cero, el lugar de donde emana la espesa sustancia que nutre a estos alrededores y les da su peculiar aura. Es uno de esos lugares que son más grandes vistos desde dentro que desde fuera. Un sitio tranquilo, hermoso, ideal para que las gentes con trastornos mentales encuentren el reposo que necesitan. Aunque, en mi caso, lo que hace es estimularme poderosamente. Uno de los sitios más bellos en los que he podido desempeñar mi labor (hace más de diez años, de prácticas mientras estudiaba enfermería) y que no se borran de mi memoria.

viernes, 15 de mayo de 2009

Paños calientes


Se ha generado con esto de la crisis una especie de sensación de fin de ciclo, de que había un modelo agotado, de que había que refundar algunas cosas. Como no entiendo de economía, no puedo decir si es así o no. En cualquier caso, llama la atención que los mismos que han contribuido a que cunda dicho sentimiento, sean los que ponen en marcha medidas (o dicen que las ponen en marcha) que parece que lo que buscan es reactivar las cosas y volver a la situación anterior a la crisis, echándole la culpa al abismo de que hayamos caído en él, en lugar de culpar a la trayectoria que llevábamos (a todos, a los conductores y a los pasajeros).

De todos modos, el enfoque en sí me parece erróneo, porque intuyo y quiero creer que la crisis es algo más que económica, que el descalabro económico es sólo la última consecuencia, el último (de momento) síntoma del problema. Es, permítanme el símil médico, pretender curar un cáncer atacando a una metástasis situada en un dedo, cuando el mal está extendido por todo el organismo.

Soy pesimista. Visto lo visto, lo único que cabe hacer es preguntarnos por el tiempo de vida que nos queda. Y seguro que se equivocarán al responder.

jueves, 14 de mayo de 2009

El rostro de la enfermedad


Algunas patologías y trastornos cursan con un síntoma curioso: la cara del enfermo adquiere unos rasgos característicos. No se trata de un signo que se manifieste en el rostro, sino que todo él adquiere una configuración caracterísitca de la enfermedad. Hasta el punto de que todos los afectados por ella se parecen y se puede llegar a aventurar qué enfermedad se tiene (o algunas de sus características) con sólo mirar al paciente a la cara.

Es algo perturbador, porque, acostumbrados a vérnoslas con microorganismos, alteraciones metabólicas, anatómicas, o cualesquiera que fueren las causas de la enfermedad, resulta todo muy aséptico y despersonalizado. Pero cuando la enfermedad modela la cara con un patrón más o menos fijo, es como si ella tuviera un rasgo personal, como si aprovechara el rostro del enfermo para mirarnos a los ojos, casi de tú a tú.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Malos días


Dice la sabiduría popular (cosa que dudo mucho que exista, pero queda bien como manido recurso estilístico) que las desgracias nunca vienen solas. Y algo de razón debe tener el dicho, porque parece mentira la facilidad con que se confabula el personal para morirse al mismo tiempo, y, peor aún, para que te enteres casi a la vez. Ayer fue un día de esos complicados, de muertes varias, cercanas y lejanas que vienen en oleada, recordándonos a los que proseguimos en la inútil pero entretenida tarea de vivir que hay un punto final, que por mucho que desviemos la mirada y pensemos que nos queda lejos, la señora de la guadaña espera paciente.

Que pase el siguiente.

martes, 12 de mayo de 2009

¿Cambio?


Leyendo en El País un reportaje sobre una exposición que se realiza acerca de la Sección Femenina de Falange y el adoctrinamiento que se llevaba a cabo sobre las mujeres en la época de la dictadura (aunque ya cansa el machaque con estos temas, no deja de ser interesante y digno de ser conocido), me encuentro con el consejo que en sus manuales se les daba a las niñas:
"No hay que ser una niña empachada de libros que no sabe hablar de otra cosa... no hay que ser una intelectual"

El texto viene acompañado de los típicos comentarios autocomplacientes acerca de lo mucho que han cambiado las cosas y lo extrañas que nos pueden parecer a nosotros, gentes del siglo XXI, estas afirmaciones. Puede que sea cierto. Si no fuera porque una amiga, que ni ha vivido la dictadura, ni ha conocido lo que fue la Sección Femenina (y que probablemente no sepa ni lo que es, o tenga alguna referencia muy vaga), me dijo hace un tiempo que ella, por propia experiencia, había llegado a la conclusión que lo peor que podía hacer una mujer es estudiar una carrera...

lunes, 11 de mayo de 2009

A la cama


Cualquiera diría que trabajar un sábado por la noche es una lata. Pero tiene algo positivo: el salir un domingo a las ocho de la mañana. Sin atascos, sin problemas, pudiendo poner el piloto automático y abandonarse a la relajación que te invade tras diez horas de tensión y trabajo duro (!?). Las calles vacías, las avenidas que otros días bullen de tráfico, desiertas. Sólo algunos autobuses y taxis como única compañía. Y algunos conductores, con evidentes signos de cansancio, que presumo que también van al mismo sitio que yo: a la cama. Definitivamente, no está tan mal currar un sábado por la noche.

domingo, 10 de mayo de 2009

The Rat Pack

En la nota musical de los domingos, tenía que llegar el día en el que hablar de esta gente. Se trata de un colectivo formado por diversas estrellas del cine y la música de los años cincuenta y sesenta, cuyo denominador común era la fiesta. Los nombres asociados al Rat Pack son de lo más ilustre del momento: Humphrey Bogart, Marilyn Monroe, Frank Sinatra, David Niven, Katharine Hepburn... El nombre parece que se lo impusó Lauren Bacall, al verlos llegar tras una noche de intensa juerga, y dado el aspecto que traían (la leyenda cuenta que les dijo: "parecéis una maldita pandilla de ratas"). Su epicentro era la entonces emergente ciudad de Las Vegas, un lugar propicio para las fiestas y el lujo, que supieron aprovechar muy bien. De hecho, gracias a ellos la ciudad conoció su época más dorada y glamourosa.

El grupo fue evolucionando y, ya en los sesenta, quedó reducido básicamente a los tres miembros en los que hoy en día se piensa cuando se habla del Rat Pack: Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davies jr. Además de sus correrías nocturnas, eran famosas sus actuaciones en los casinos de Las Vegas, juntos o por separado (aunque los cameos en las actuaciones de los otros eran frecuentes). Allí daban buena cuenta de su amistad y su sentido del humor, conviertiendo cada recital en una fiesta particular de la que hacían partícipe al público.

Dejo aquí una pequeña muestra (muy pequeña, puesto que solo están Sinatra y Martin) de lo que debieron ser aquellos años (aunque el video es un poco posterior a la época dorada del Rat Pack):

sábado, 9 de mayo de 2009

Vivan las caenas


Permítanme que prosiga con la polémica del catalán en la sanidad balear (aquí, aquí y aquí las otras tres veces que traté del asunto). Y es que la polémica no ha cesado. Más bien al contrario, la cosa ha derivado a terrenos más turbios. De entrada se protestó por unos motivos. Pero algunos vieron que de allí se podía sacar algún rédito (ya se sabe, a río revuelto...), y se empezaron a meter partidos políticos y asociaciones de distinto signo, para agitar y provocar en algo que de entrada era una protesta de los afectados por el asunto (los colectivos sanitarios, que no tragaban con algunas condiciones y formas de los gobernantes). Poco a poco se enturbió y se fueron mezclando las cosas, llegándose a olvidar del motivo principial y las razones iniciales (como, me temo, les ha ocurrido a los que lo pusieron en marcha). Artículos en prensa a favor y en contra de unos y otros, cartas a los directores, manifestaciones y contramanifestaciones..., todos movilizando a sus masas, manipulándolas y entrando en una estúpida guerra de cifras (como si más o menos gente otorgara más o menos razón). El último capítulo por ahora se vive hoy, en el que la Obra Cultural Balear (una asociación que dice promover y defender la lengua y la cultura catalanas) ha organizado una cadena humana en Palma a modo de respuesta a los "ataques a la lengua catalana". Mi intención no es discutir sus motivos ni argumentar a favor o en contra (tienen todo el derecho a manifestarse, no seré yo quien se lo niegue). Lo único que quiero es llamar la atención sobre la significativa y sintomática forma de protestar: una cadena humana.

Y dicho esto, se acabaron mis aportaciones sobre el asunto, que ya cansa.
Fins aquí he arribat.

viernes, 8 de mayo de 2009

Mentes-masa


Hay algo terrible en la masa. Cuando un grupo grande de gente empuja en una misma dirección, la gente desaparece y crece la bestia. Se suele hablar de irracionalidad, de impulsos. Pero lo más probable es que tenga su lógica. Inconmensurable, tal vez, desde la óptica individual. Pero que está ahí, agazapada, huidiza, escondida tras la marca de lo que queda en buena medida fuera de nuestra comprensión de individuo. Solo alguien con cierta característica de "masa" en su mente, en su pensar, puede penetrar en ella. Y pocas de estas "mentes-masa" se dedican a dar cuenta de sí y clarificarse, sino que se ocupan más bien de crearse una masa y dirigirla.

jueves, 7 de mayo de 2009

Kiliedro: Eleazar Ben Yair


¿Qué es lo que hace que las gentes sigan a alguien? ¿Que obedezcan ciegamente sus designios, incluso hasta la completa aniquilación? ¿Dónde reside eso que llaman carisma? Puede que en la convicción con la que los individuos que lo poseen hablan. En sus palabras, en los valores que dicen encarnar. O tal vez, siendo más prosaicos, en su porte, sus maneras, su aspecto. Sea lo que sea, existen personajes capaces de arrastrar masas hacia lo mejor y hacia lo peor. Muchos nombres vienen a nuestras cabezas. De entre ellos, querría sacara a relucir uno, tal vez por estar en un segundo plano, por no decir que es, al menos para una gran mayoría en nuestro entorno, casi desconocido.

Texto completo en Kiliedro

miércoles, 6 de mayo de 2009

No siga rascando


Al hacer mi gira habitual por los sitios que suelo consultar, me he encontrado una grata sorpresa: resulta que Pensadora ha otorgado un premio a este modesto blog. Parece ser que el premio es la foto. La sorpresa ha sido doble, porque nunca me premian en nada, y porque a esto no jugaba. Así que lo único que puedo hacer es hacer público mi agradecimiento a la estupenda Pensadora (del agradecimiento privado nadie va a enterarse...), que no sé en qué estaría pensando esta vez. Y lo agradeceré parafraseando a la ínclita Lina Morgan: agradecido y emocionado, solamente puedo decir "gracias por pensar en mí".

Y creo que ahora me toca pasar el relevo (como nunca me premian, no conozco el funcionamiento) a otro blog, premiando a otro blog. Difícil elección, porque no frecuento muchos y los que visito dudo que vayan a seguir el asunto. En cualquier caso, me voy a arriesgar a otorgárselo a mi colega el Rabino Satánico (aunque milita en la red con más de un alias, éste es su nick en la vida real, por el que lo conocemos alguno de los que lo tratamos en el mundo no virtual), por su intensa actividad bloguera, así como por la capacidad que tiene de mezclar lo más inverosímil en todos sus blogs: porno setentero, filosofía de altos vuelos, comics, música, pajas mentales de verdad..., y todo de forma amena y graciosa. A ver cómo se lo toma...

martes, 5 de mayo de 2009

La calle X


Hay una calle en Palma en la que, a saber por qué avatares, se concentran los locales de alterne (en realidad no es la única, pero las otras no son tan conocidas). Se trata de antros que llevan ahí ya unas décadas, y la decadencia les invade por todos los lados. Uno se imagina que la misma decadencia afecta a quienes trabajan dentro, e incluso a la clientela. La calle se llama Joan Bauzá, y dado que está cerca de mi casa, la he de atravesar de tanto en tanto y veo lo que por allí se mueve (en su mayor parte, hombres de avanzada mediana edad tambaleantes, o jóvenes de turbio aspecto).

De entre todos los locales de la calle, hay uno que siempre ha llamado mi atención. Es una vieja sala X, hoy en día cerrada, y que resume a la perfección el espíritu de dicha calle. Me imagino que durante la transición, cuando las nuevas libertades facilitaron la apertura de esta clase de sitios, la afluencia debía ser notoria, y a buen seguro que, estimulados por la película vista, muchos cruzaban a ver si podían desfogarse con alguna señorita de las de los clubs. Debió de conocer una vida mejor. Pero poco a poco la costumbre (pasada la represión a nadie llamaba la atención), el tiempo y sobre todo Internet acabaron haciendo naufragar el local. En torno a él se contaban numerosas leyendas: que estaba lleno de chaperos y señores dispuestos a hacerte cosas, que había un servicio especial de azafatas, que si las butacas estaban pringosas...

Yo nunca fui, no lo podré comprobar. La verdad es que tardé en descubrir su ubicación, y cuando supe donde estaba, ya tenía ese aspecto cochambroso y decadente que tan poco atractivo lo hacía. Mi única cercanía a él era la de, en mi niñez y primera adolescencia, consultar la cartelera para ver los títulos que allí se proyectaban. Eso me bastaba para imaginarme lo que se podía ver en la pantalla. Ahora lo que imagino es el aspecto del patio de butacas vacío, sin gente, el olor a humedad, la pantalla a oscuras, algunas ratas por ahí pululando. Cosas que tampoco nadie puede ver, puesto que la entrada y la taquilla están tapiadas, acrecentando la sensación de abandono. Sólo quedan los rótulos, medio caídos (la foto la he tomado de este sitio, en el que se pueden ver algunos de los clubes que hay en los alrededores). Y el título, sobre la ventanilla de la taquilla, también a medio caer, de la última película que se proyectó.

lunes, 4 de mayo de 2009

Paradoja cinematográfica


Aunque no veo casi películas (no recuerdo ni cuándo ni cuál fue la última película que vi, no hablemos ya de ir al cine), me considero cinéfilo. Me gusta estar al tanto de las novedades, y aprender sobre la historia del cine. Incluso sé muchas cosas de películas que ni he visto. Esto se debe, entre otras cosas, a falta de tiempo, y a que, como ocurre en tantas y tantas ocasiones, la película no merezca todo lo que se dice de ella, y resulte que he perdido el tiempo informándome y viéndola (doble pérdida). Así al menos sólo lo pierdo por el lado de estar medianamente puesto sobre el asunto (porque claro, también me da mucha pereza ponerme a ver una peli de la que no sé nada en absoluto).

En resumen, que soy cinéfilo porque adoro el cine. Y tal vez lo adoro porque no lo veo.

domingo, 3 de mayo de 2009

Novedad dylaniana

El pasado martes salió a la venta el último trabajo de estudio de Bob Dylan, Toghether through life. Tras un par de escuchas, puedo decir que, sin aportar nada nuevo respecto a sus últimos trabajos (tan sólo el uso del acordeón y la profundización en los sonidos añejos) es un hito más en su dilatada carrera. lo más destacable es la especie de homenaje que brinda a la legendaria discográfica Chess records, rescatando su sonido, e incluso adaptando uno de los temas más conocidos de uno de sus artistas fetiche (el I just want to make love to you de Willie Dixon), lo cual es toda una alegría para un aficionado al blues,y a la Chess (poseo una colección de varias decenas de sus grabaciones). Pero no nos dejemos engañar, que lo antiguo no nuble la visión de este señor, que ha sabido adaptarse a internet lanzando pequeños adelantos del disco desde su página web, alimentando así las expectativas y creando un clima de expectación notable entre sus seguidores.
Dejo aquí el video de la canción que hace cosa de un mes adelantó (no sin cierta polémica, dado el parecido con otras canciones), ilustrada con fotografías de Bruce Davidson:


Y también un enlace donde se puede escuchar el disco entero (lo cual es muy recomendable):

http://www.deezer.com/#music/album/293526


sábado, 2 de mayo de 2009

Movilidad laboral


Me sorprende (es un decir) la facilidad con la que algunos cambian de cargos de un día para otro. O peor, lo fácil que parece simultanear comisiones, directivas y responsabilidades varias. Al ver según qué noticias, vienen a mi cabeza eso de que no se puede estar en misa y repicando. O que quien mucho abarca poco aprieta. Aunque en realidad, uno no deja de pensar que algunos cargos, con fama de onerosos, son en realidad un chollo (y se disfrazan de complejos para eliminar competencia y justificar los altos costes).

viernes, 1 de mayo de 2009

Mobbing territorial


Hoy voy a dejarme llevar por una pataleta provinciana. Y es que ya clama al cielo el olvido sistemático al que las Baleares son sometidas por parte de los medios. Hace ya tiempo que estamos acostumbrados a que el hombre del tiempo se ponga encima de nosotros cuando informa del parte meteorológico, habiendo días en los que cuesta saber qué tiempo tendremos para el día siguiente (de todas formas, da igual, fallan más que una escopeta de feria). Hasta la lleghada de esos estupendos partes por regiones y de las televisiones autonómicas, había días en los que ni siquiera era posible verse en el mapa. Pero no acaba ahí la cosa, porque a la hora de, cuando es fiesta en parte del país, enumerar las comunidades en las que es fiesta, lo más habitual es que a las Baleares no se las cite. El colmo fue el otro día, con la cosa esta de la gripe (algo sobre lo que habría que hablar largo y tendido) cuando, teniendo un par de casos sospechosos en mi flamantísimo hospital, se enumeraron todos los que había en España por comunidades autónomas. Pues a lo mejor no me he enterado y hemos dejado de ser España, pero en algunas cadenas nacionales dieron la lista (X en Valencia, Y en Cataluña, Z en Castilla la Mancha...) y ni rastro de las Islas Baleares.

Siempre me ha gustado esto de estar en la periferia del país y como medio en la sombra (eso de que sólo se hablara de nosotros para informar de las vacaciones del rey era reconfortante, pero ya ni eso, porque la creciente presión sobre la población cuando vienen los monarcas es algo sobre lo que también hay que hablar), por la tranquilidad que otorgaba. No pido ser el centro de atención ni mucho menos, pero ya está bien de no tenernos en cuenta cuando hay que contar con nosotros. Que la moral territorial puede empezar a resentirse (de hecho, en cada vez más ámbitos no es extraño oír hablar del resto de España como "el país de al lado" o, simplemente, de España, como algo ajeno, como esos familiares a los que se ve muy de tanto en tanto, que sí, que son familia, pero que en realidad son unos extraños).

Hala, ya me he aliviado un poco por hoy.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...