lunes, 20 de abril de 2009

Caducidad


Se suele decir que, a la hora de escribir un relato, aportar muchos detalles le da más credibilidad. Y un detalle importante es el temporal. El problema viene a la hora de escribir algo futurista, porque precisar la fecha, sobretodo si es relativamente cercana, supone una cierta fecha de caducidad para la historia. Los que la lean una vez pasada la fecha, tenderán a creérsela menos. A no ser que la historia refleje algún conflicto interesante o una situación demasiado humana. Pero si tenemos en cuenta que una de las características de estos relatos es la de plantear situaciones y tecnologías nuevas, lo de la fecha de caducidad es más que factible. Porque no vemos ni leemos igual la historia de 2001 (y su segunda parte, 2010) ahora que hace treinta años (en el que existía ese plus de verosimilitud). Y ojo, porque en diez años nos plantamos en el 2019, fecha en que transcurre Blade Runner.

En cualquier caso, no hay que tomarse estas historias como puras predicciones, aunque lo de poner una fecha concreta, si bien le da consistencia al asunto, también acaba jugando en su contra. Por eso es mucho mejor hablar de futuros indefinidos, si bien, claro está, esa falta de concreción ha de ir compensada por un relato más sólido y autosostenible.

5 comentarios:

Irene dijo...

Buen gusto musical y cinéfilo...

Adoro "la vida soñada de los ángeles", me dejó muy impresionada a mi también.

Nos leemos, si quieres, saludos.

PENSADORA dijo...

¡AINS, PEZ! menuda desbarrada.
Aunque parte de razón ya tienes.
Lo que a mí me hace gracia, es que algunas veces, en según qué películas hemos visto cosas que nos parecen tan cotidianas como el DVD y entonces nos parecieron imposibles...
Salu2!

El Pez Martillo dijo...

Hola Irene, gracias por comentar y por alabarme el gusto. Entra todas las veces que quieras, como si fuera tu blog.

Pens, me costó escribir esto, porque no acabo de estar de acuerdo del todo. Pero es lo único que me daba alguna vuelta por el cerebro.

A mi lo que se me plantea es hasta qué punto estas historias y películas no influyen en las investigaciones de los científicos y técnicos, inspirándoles para crear nuevos artilugios.

vfedor dijo...

evidentemente estuviste "pensando" el futuro. "pensarlo" es tratar de dominarlo.
no es extraño lo que sucede en "matrix" ni en "solaris" dos peliculas bien distintas, pero extrañas
en la primera, nos interrogamos más por el hoy, y cuanto de hoy es un sueño.
en la segunda, estamos dentro del sueño.
no se, se me ocurrió esto,
avanti

El Pez Martillo dijo...

En realidad, vfedor, la idea se me ocurrió en esos momentos previos al sueño, justo cuando no estás ni despierto ni dormido.

La verdad es que no me gusta mucho el género de la ciencia-ficción, así que no estoy muy puesto en filmes e historias de este estilo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...