sábado, 28 de febrero de 2009

Poder


Hay una clara distancia entre los pueblos y sus dirigentes. los primeros han de convivir, y para ello establecen costumbres y normas de comportamiento. los segundos también, pero con el poder por en medio. Por eso hubo siempre clases: las que manejaban el poder y las que no. El ejercicio del poder exige saltarse muchas de las normas de la convivencia cotidiana, y todos ellos lo saben. El problema viene cuando la historia ha conducido a una situación en la que es el pueblo el que decide quién va a tener el poder. Entonces hay que fingir y hacer creer al pueblo que el poder se rige por sus mismas normas, con el fin de estar en unas coordenadas que se puedan comprender y así poder elegir mejor. Así surge la sensación del doble rasero y la doble moral en nuestros poderosos, y tal vez, en lugar de insistir en negar las cosas y hacer ver que las cosas son diferentes a como son, habría que hacer una intensa labor pedagógica. Claro que, las consecuencias podrían ser muy amargas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo me conformaria con una justicia eficaz que acabara con los desmanes y latrocinios que la gente poderosa suelen protagonizar.Algo asi como el que la hace la paga. Eso seria bastante didactico.A ellos les enseñaria que la politica es un sevicio al pueblo y no un negocio particular, y a nosotros quien tiene el poder de verdad...Pero eso no lo tenemos ,por lo menos por estos lares.Aqui lo que tenemos es esto jeje... y nos lo comemos con patatas...
POLLO A LA CONCEJALIA
Ingredientes
-Un pollo
-Un despacho
-Varios chorizos
Preparacion
-Se coge el pollo
-Se le coloca en un despacho
-Se le rodea de chorizos
-Se le deja a su antojo
-Y el solito se va haciendo rico,rico,rico.
Que pases un buen finde.Saludos
Ana

El Pez Martillo dijo...

El problema es que, dada la dinámica del poder, encontrarán huecos y lagunas por la que colar sus intereses y corruptelas. Y como la ley la hacen ellos, y nombran a parte de las cúpulas del poder judicial...

Yo voy mucho más allá, y planteo la presunción de culpabilidad para todos los cargos electos y los directamente nombrados por ellos. Que se miren con lupa sus movimientos y actividades. Al fin y al cabo, se presentan voluntarios y nadie les fuerza. ¿No te vigila el jefe lo que haces en el trabajo?, pues los poderes públicos que les tengan bien vigilados. Y aún así encontrarían resquicios.

Muy buena la receta. Una vez que el pollo ha quedado rico, rico, tendríamos que comérnoslo, ¿no?

Buen finde igualemnte para ti.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...