sábado, 29 de noviembre de 2008

En el rebaño


¿Sabrán las ovejas, dirigidas y azuzadas por el perro, que quien realmente manda es ese señor que está ahí quieto?

viernes, 28 de noviembre de 2008

Poder y opnión

En clase nos enseñaron la estupenda y milagrosa teoría de la opinión pública y de cómo el poder debía atenderla y hacer emanar de ella sus medidas. La forma de que así fuera, muy sencilla, haciendo que fuera ella la que escogiera al poder y que así hubiera una buena correlación entre poder y opinión, siendo el primero una concreción de la segunda. Desconoco si alguna vez ha sido así. Tal vez en un primer principio. Lo que ocurre es que, sabiendo que la opinión pública es la que va a elegir al poder, éste se encarga de que coincida con él, siendo así que, cuanta más gente vea las cosas como él quiere que las vea, más apoyo tendrá y más se podrá perpetuar. Con ello se genera una dinámica algo distinta a la bucólica situación descrita, pero más ajustada a los comportamientos humanos, merced a los cuales quien tiene poder intenta mantenerse en él lo más posible, y a la vastísima mayoría ya les viene bien que las cosas le vengan dadas y digeridas, teniendo sólo que hacer un gesto de asentimiento o negación a lo que se le va sirviendo, a menudo muy caprichosamente.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Profecías nietzscheanas


En los tres o cuatro países civilizados de Europa puede hacerse de las mujeres, mediante unos cuantos siglos de educación, todo lo que se quiera, incluso hombres, por supuesto no en el sentido sexual, pero sí en cualquier otro sentido. Sometidas a semejante influencia, algún día habrán adquirido todas las virtudes y fortalezas masculinas, aunque en el mismo saco deben también llevarse sus debilidades y vicios: hasta tal punto, como queda dicho, puede forzarse la cosa. Pero, ¿cómo soportaremos el estado intermedio acarreado por esto, que quizá pueda llevar incluso un par de siglos, durante los cuales las tonterías e injusticias femeninas, sus prendas ancestrales, afirman todavía su supremacía sobre todo lo adquirido, aprendido? Esta será la época en que la cólera constituya el afecto propiamente hablando masculino, la cólera porque todas las artes y ciencias estén inundadas y encenagadas de un diletantismo inaudito, por que la filosofía sea llevada a la muerte por una charlatanería descabellada, por que la política sea más fantástica y partisana que nunca, por que la sociedad esté en plena disolución, pues las guardianas de la antigua costumbre se han hecho para sí mismas ridículas y se han empeñado en situarse en todos los respectos fuera de la costumbre. Pues si las mujeres tenían en la costumbre su máximo poder, ¿a qué deberán agarrarse para recuperar una plenitud análoga de poder, tras haber abandonado la costumbre?.

Friedrich Nietzsche. Humano, demasiado humano (1878)

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Economicismos


El otro día asistí a una encendida defensa de la economía como ciencia superior y primera de todo el sistema social. En pocas palabras, la tesis era que si la economía no va, todo lo demás no funciona y cae. Intenté defender una postura contraria (no a la economía en sí, sino a que fuera lo más importante) se me contraargumentó que eso lo decía porque vivía en una zona más o menos rica y con comida y techo asegurado cada día. Cuando en realidad, la economía es importante precisamente porque nos movemos en un paradigma económico como es el nuestro. Pero podría haber muchos otros parámetros por los que evaluar el estado de la sociedad. Hay muchas variables a tener en cuenta, tantas que casi se hace imposible. Y reducirlo todo a lo económico o a lo económicamente mensurable me parece un error. Porque entonces dejamos de lado otros elementos importantes en la vida de las personas (pero a lo mejor más difíciles de cuantificar, y tal vez ahí esté el problema). Porque entonces podemos encontrarnos con la aparente (pero sólo eso) paradoja de sociedades boyantes (las crisis sólo las pueden tener los que van bien, es más puede incluso ser un signo de salud) que, con todo lo económico en muy buen estado, manifiestan un crecimiento de trastornos por estrés y de carácter psicológico y psiquiátrico que ponen de manifiesto cierto malestar.

Es muy fácil reducirlo todo a una única magnitud, así se crea la sensación de que está todo más controlado.

martes, 25 de noviembre de 2008

Discurso apasionado


Por norma general, y para la mayoría de la gente, a la hora de ser convencidos de algo, cuenta más la pasión y la vehemencia con que se hable, que las razones esgrimidas. Lejos de ser una carencia o una inconsciencia, tal vez se trate de un síntoma de los tiempos estéticos en los que nos ha tocado vivir, en los que cuenta más la forma que el contenido.

lunes, 24 de noviembre de 2008

La filosofía y los demás


Cuando la gente sabe que he estudiado Filosofía y que me gusta (aunque parezca paradójico, lo uno no tiene porqué coincidir con lo otro), a parte de la sempiterna pregunta acerca de para qué sirve (y que respondo con cualquier tontería que pretende ser ingeniosa, para evitar soltar un discurso que ni siquiera les interesa), veo que la gente intenta hacerse la interesante y hablar de algo que les suene, aunque sea remotamente, a filosofía. "Pienso, luego existo", "Sólo sé que no sé nada", son frases que salen de sus bocas. Algunos me han hablado de Kant, señalándome que es un filósofo alemán conocido, y me preguntan que si lo conozco (personalmente no, pero algo sobre él sí que he leído). Y claro, no puedes irle a alguien que ha estudiado esa carrera (y cualquier otra, en realidad) con lo que vagamente recuerdas del bachillerato. Es como si cuando me presentan a un mecánico le hablara de la junta de culata. Hay gente, más modesta y consecuente, que simplemente se interesa por la filosofía, que pregunta en qué consiste, que si es muy complicado... (a estos intento evitarles una perorata pedantesca y autocomplaciente, por lo que voy a lo rápido y a cambiar de tema) Hay otros que van más a lo práctico, y piden por las salidas profesionales que tengo (y que se sorprenden de que les diga que no tengo ninguna ambición por ese lado, que yo estoy muy bien con mi trabajo y no pretendo cambiarlo, ¿entonces para qué todo el esfuerzo?). Finalmente, también hay quien me ha preguntado si he estudiado filosofía hispánica o inglesa, a lo que yo contesto que las dos, y alemana, y griega..., dejándolos sorprendidos y con cara de no saber si tomarme en serio.

Pero en general, observo cierta perplejidad, como si por un lado no supieran muy bien de qué va la cosa (esto es comprensible) y tampoco supieran cómo deben tratar a un especimen "filosófico".

sábado, 22 de noviembre de 2008

Músicas con género


La otra noche, en conversación alcohólica, alguien sugirió que algunos estilos musicales suenan mejor con una voz masculina, mientras que otro son más adecuados para voces femeninas. Como ejemplo de estilo "masculino", surgió el Blues (además de haber menos "intérpretas", no me acaban de convencer), y como estilo "femenino", alguien citó la copla. No se si es cierto o no, pero en ese momento nos convenció esta extraña división. Aunque bueno, casi todo es divisible bajo los principios de lo masculino y lo femenino.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Los hombres de mi vida

A la hora de responder al vis a vis bloggero que tenemos Pensadora y servidor sobre los hombres y mujeres más interesantes del orbe, y teniendo ahora que hablar de hombres, me surge la duda: ¿de qué hablo, de los que me gustarían si fuera mujer (heterosexual), o de los que me parecen dignos de gustarles a las mujeres? Como si yo fuera mujer me fijaría en un tío como yo y en pocos más, me he de decantar por la segunda opción, la de comentar por encima los que más interesantes me parecen. Así que allá voy:

Hugh Laurie


A diferencia del médico cabroncete al que interpreta, es todo un gentleman, y polifacético hasta decir basta: compone, toca más de un instrumento, escribe guiones y novelas, hace deporte... Un hombre completito, para no aburrirse. Y si pudiera tener algo de la mala leche de su personaje, tanto mejor.

George Clooney

Clásico y elegante, pero con un punto canalla más que interesante. Eso de aferrarse a la soltería y de tener un cerdo como mascota lo ponen alto en la lista.

Javier Bardem

Con pinta de bruto, pero con la sensibilidad suficiente de meterse en los más diversos y variopintos papeles. Su faceta de "comprometido" me carga un poco, pero lo compensa con algunas de sus películas. Alguien a quien seguir de cerca.

Thom Yorke

Una de las cosas que más me atraen del personal son los defectos físicos: cojeras, estrabismos, cicatrices... Y creo que la fisonomía del cantante de Radiohead es más que llamativa. De pequeño sufrió una enfermedad que le dejó media cara paralizada, y eso le ha dado una rara expresividad. Por no hablar de las canciones que hace, que se encuentran entre mis favoritas.

Jairo Perera

Más conocido como Muchachito, este andaluz catalán me parece el tipo ideal para correrse una buena juerga. Músico canalla, mezcla con su grupo la rumba, el funky y el rockabilly, toda una explosión musical de la que hacen gala en sus conciertos. Seguro que una juerga con él y su gente ha de ser memorable (o de esas de las que luego no te acuerdas...)

Nicolas Sarkozy
La erótica del poder. Hiperactivo: lo mismo negocia la liberación de la Betancourt como intenta que metan a ZP en exlusivas cumbres., o te monta una rebelión en los suburbios con sus declaraciones. Aunque su gestión cuenta con dos grandes méritos: haber dado una rueda de prensa "contentillo" y Carla Bruni. Todo un personaje digno de que las hembras de bien fijen su interés en él.

Jose Coronado
Poco que decir de él, sólo que es un gran sabio del alfismo, y por lo tanto todo un modelo a imitar. Si me hubieran dado a elegir antes de nacer, hubiera escogido ser él.

Creo que con esto queda zanjado el asunto (¿de momento?)


jueves, 20 de noviembre de 2008

Ideación suicida


El día que me suicide, escogeré la forma más brutal y dolorosa, la más traumática, la que más pavor ocasione a quien me encuentre. Por supuesto, esta persona habrá de ser la que más dolor me haya causado, para que mi cuerpo maltrecho y sin vida aparezca en sus pesadillas. Tampoco habrá notas de despedida, ni explicando mis motivos. El más que probable sentimiento de culpa hará que cada uno imagine mil motivos, y seguro que todos intentarán evitar implicarse en ellos, a pesar de que en el fondo no serán capaces de no dudar, siquiera por un momento. No ha de parecer un accidente. Que mi desaparición genere sufrimiento. Sólo así podría darle algo de sentido a mi vida.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Prueba superada


¿Lo superaste? Te compadezco. No hay superación posible, sólo convivencia, sólo sobrellevar la carga. Y a pesar de ello, hay que danzar, continuar con la estúpida tarea de la vida. ¿Acaso hay otra opción?

martes, 18 de noviembre de 2008

Días sombríos


Hay días desérticos, en los que la vida parece un páramo en el que no hay nada vivo en millas. Días en los que se desea derretirse y desaparecer de la faz de la tierra, en silencio. En los que se sabe que nadie va a sentir la más mínima pena por nustra desaparición (eso si alguien desperdicia algún segundo en evocarnos). Días en los que da lo mismo matar que morir, porque ni la vida ni la muerte tienen valor. Días que, en definitiva, merecerían ser desterrados al olvido. Pero que desde las grietas de la memoria ayudan, aun de forma involuntaria, a seguir adelante, a vivir y a apreciar las jornadas en las que algún hierbajo sale a nuestro encuentro.

lunes, 17 de noviembre de 2008

El corte


Si uno se mete a leer y estudiar sobre las patologías de carácter psiquiátrico, se da cuenta de que eso a lo que llamamos locura no es algo tan extraño o fuera de lugar, sino que la distinción entre "cuerdos" y "locos" es más de grado que otra cosa. Así, todos tenemos rasgos dementes, un loco no hace nada que nosotros no hagamos, la única diferencia es que él lo hace "más" o lo hace "menos". Tal vez por eso siempre se les ha tenido miedo y se les ha encerrado y apartado de la sociedad, para que no caigamos en la cuenta de que la separación no es tanta, de que el borde del abismo no está tan lejos. Es más, puede que llevemos toda nuestra historia caminando por el mismo filo.

domingo, 16 de noviembre de 2008

The Louisiana Gator Boys. How blue can you get

Al final de la floja película Blues Brothers 2000 (a años luz por debajo de su predecesora), los nuevos Blues Brothers han de enfrentarse a un grupo en duelo musical en la emblemática Nueva Orleans con el fin de conseguir algunos de sus objetivos. Allí, tienen que enfrentarse a los Louisiana gator boys, un supergrupo formado para la ocasión que cuenta entre sus miembros a auténticos monstruos del blues y el soul como: BB King, Koko Taylor, Eric Clapton, Bo Diddley, Jimmie Vaughan, Isaac Hayes, Dr. John, Billy Preston, Steve Winwood, entre otros. Hay que esperar al final de la película para ver uno de sus mejores momentos. Aunque con esto del internet, se puede disfrutar de él sin tener que tragarse el resto del film. (pulsar en la foto para ver el video)

sábado, 15 de noviembre de 2008

Atardeceres Pitiusos

En mi pasado periplo pitiuso, y a pesar del mal tiempo, tuve la oportunidad de contemplar y fotografiar algunas buenas puestas de sol. Las nubes ofrecían treguas a la hora del crepúsculo, para que pudiéramos disfrutar de los tonos de luz y de los reflejos en el mar.

Como ya he puesto varios atardeceres mallorquines, es hora de diversificar un poco la cosa y poner otras puestas de sol. Y aunque el sol es el mismo para Mallorca y para la China popular, las puestas no son iguales. Para muestra, un botón:
Esto fue en Formentera, poco antes de tomar el barco de regreso a Ibiza.

Pero la puesta de sol espectacular fue la de Sant Antoni. El cielo se despejó por completo y pudimos apreciar el color azafranado del cielo en todo su esplendor. Imposible no sacar en la foto a la multitud que se agolpa en el paseo y las terrazas para contemplar el espectáculo.
¿Relajante? A mi me relajó.





viernes, 14 de noviembre de 2008

Titulares


Como si quisiéramos presentarnos ante los demás de forma impactante, a menudo adoptamos posturas maximalistas, a modo de titular periodístico: algo que llame la atención sobre nosotros y nos haga dignos de ser leídos. Quien se lance a leer el texto, descubrirá matices y precisiones. Incluso, igual que en prensa, puede que el desarrollo del artículo haga la contraria al titular. Pero la gran mayoría toman el resumen por la totalidad y se molestan muy poco en adentrarse en la hermenéutica del otro.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Las chicas del telediario

Después de citar a algunas de las mujeres que más me han llamado la atención el otro día, y tras señalar que todas son extranjeras, me apetecía hacer justicia a las paisanas y emprender una entrada similar. Y me he dado cuenta de que, si las otras venían casi en exclusiva del mundo del cine, algunas de mis españolas favoritas están en los informativos. Y ya me vale, porque un telediario es lo más antimorbo que uno se pueda echar en cara (aunque no sé yo, viendo a dónde han llegado algunas de sus presentadoras...). En cualquier caso, hace ya tiempo que los informativos de los distintos canales tienen mujeres al frente, algunas de las cuales son tremendas y a buen seguro que han hecho subir las audiencias de los informativos. Más allá de que sean buenas o malas profesionales (no es mi tarea juzgarlo, puesto que no sé nada de periodismo ni de las políticas de recursos humanos de las distintas cadenas, pero deben serlo, porque si no no estarían donde están), son dignas de aparecer en las fantasías de muchos hombres (y de algunas mujeres también). Si hay que destacar a alguna, servidor se decanta por el trío de la Sexta: Cristina Villanueva, Helena Resano y Mamen Mendizábal:

No me gusta el estilo ni la línea de los informativos de la Sexta, pero mentiría si negara que más de una vez los he visto. Y sólo por verlas a ellas. Qué le vamos a hacer, soy así de primario. Al fin y al cabo, si uno quiere informarse bien, es al papel a lo que hay que acudir.

Aunque si hay una que sí me obliga a ver sus noticias siempre que puedo, esa es María Casado. Nadie me cuenta la actualidad como ella, y con ella las malas noticias son menos malas. Nacida sólo treinta días después que servidor, se la ve simpática y risueña, por mucho que intente adoptar un rictus serio ante las cámaras. Algunas de sus despedidas y su forma de dar paso a sus compañeros denotan que posee sentido del humor, dándole una pizca de sal al telediario de los fines de semana sin perder el rigor y la seriedad que un espacio de estas características han de poseer. Pero vamos, como ya he dicho no he venido a juzgarla profesionalmente, así que sólo me queda decir que sus grandes ojos, su sonrisa (cuando la muestra) y sus peinados "caóticos" (a veces parece un personaje salido de un manga japonés) me tienen "robao el sentío". Cuando llega el fin de semana, a las tres y a las nueve, ya me tienen corriendo a poner la televisión para que me cuente cómo está el mundo esta preciosa mujer.


PD: creo que entre la Johansson y la Casado, me quedo con la última, ya que está más cerca y no habría barrera indiomática (además de lo que me iba a ahorrar en horas de vuelo).

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Palma nocturna: Hogan's


Si hay un sitio en palma donde poderse tomar una pinta de Guinness como si se estuviera en la mismísima Irlanda, ese sitio es el pub Hogan's. Fue el primer pub irlandés de la ciudad, una rareza llegada a mediados de los 90. Y cuando digo que es irlandés, es que es irlandés. Con sus paredes y suelos cubiertos de madera, fue construido en Irlanda por carpinteros Irlandeses que luego lo desmontaron y lo trajeron a la isla para instalarlo en su lugar definitivo, justo al lado del café Cappuccino del Paseo Marítimo.

El Hogan's lo mismo vale para un roto que para un descosido: para tomar algo a media tarde, para ir a ver un partido de rugby el fin de semana, para ver música en vivo, cenar o para tomarse una cervecita (una Guinness, por supuesto) después de la cena. Todo ello aderezado con buena música, claro. Éxitos de todas las épocas, haciendo hincapié en lo irlandés. La parroquia es variopinta: y depende de la hora a la que se vaya: británicos residentes de todas las edades que buscan ambientes similares a los de su tierra (sobretodo cuando hay partido, se puede llegar a dar el caso de que uno sea el único español allí dentro), treintañeros pijillos y descolgados versátiles como servidor, que vamos allá por la birra, la música, el futbolín y las camareras (y las clientas también). Teniendo esto en cuenta, y que se encuentra en una zona plagada de restaurantes y que no cierran muy tarde, es el sitio ideal para ir a hacer la primera (y la segunda) copa de la noche, con cierto relax, antes de ir a darse unos buenos bailes a cualquier otro local de los que hay cerca (y de los que hablaré otro día).

martes, 11 de noviembre de 2008

En la soledad del cementario


Anteayer tuve la ocasión de visitar el cementerio de un pueblo del centro de Mallorca. Pequeño y coqueto, las tumbas se alternaban con los mausoleos, y en medio, algunos nichos. Cruces, fechas y fotos, lo típico en cualquier camposanto. Se notaba la resaca de Todos los Santos: flores e insectos por todas partes. La soledad de la hora de comer de un domingo hacía difícil de imaginar la muchedumbre que solo unos días antes había circulado por allí, rindiendo homenaje a sus seres desaparecidos, pero seguro que así había sido. Los ramos empezaban a marchitarse, lo cual le daba un aire triste y desvaído al ambiente. Y en medio de aquel festival de colores semiapagados, gris y sola, una única tumba no tenía ninguna clase de adorno floral. Destacaba la piedra húmeda, lisa y totalmente vacía de entre todas las demás, que se mostraban, durante unos pocos días, llenos de color. Unos apellidos esculpidos ayudaban a identificar a los que allí descansaban. Pero nadie, absolutamente nadie, se había molestado en colocarles una triste flor. ¿Ya no quedaba nadie de esa familia que los recordara?¿Se habían trasladado lejos y no podían hacer la visita de rigor? ¿O simplemente pasaban? Daba igual, lo llamativo era ver esa muesca gris en medio del festival floral que había por todas partes. Podía imaginar la triste escena nocturna: espectros tristes y desolados, llorando, y sus vecinos intentando animarlos, aliviados de que alguien se hubiera molestado en dejarles un ramito, a modo de un último hilo que aún los mantuviera en contacto con el mundo de los vivos.

Estuve a punto de ir a buscar alguna flor campestre y hacer un ramo improvisado. Pero preferí dejarlo así, como estaba, como recordatorio de que al final, siempre está el olvido, y que ni todas las flores del mundo podrán cubrirlo o disimularlo.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Kristallnacht


Hay días que son de una densidad histórica extraña. En todos los años que ha vivido la humanidad es normal que cada día haya algo que recordar. Pero es que hay algunas jornadas en las que se acumulan las efemérides "importantes" (en realidad, cualquier pequeño hecho pude ser, a la postre de mayor importancia que cualquiera de sus efectos más llamativos y espectaculare, así que nunca se sabe qué es más importante en todo un proceso). Ayer fue uno de esos días, y lo fue para un país concreto: Alemania celebró-recordó varios hechos importantes de su historia (y en cierto modo, también de la historia universal). En primer lugar, hacía 90 años que se proclamó la primera república y el inicio de la primera democracia parlamentaria propiamente dicha. En segudo, se cumplían los 70 de la Noche de los Cristales Rotos. Finalmente, se celebraba que hace 19 años cayó el Muro de Berlín. Es sobre el segundo hecho sobre el que me apetece hablar.

Desde el primer momento, los nazis tenían a los judíos en el punto de mira. Poco a poco, y en paralelo al creciente control y adoctrinamiento sobre la sociedad alemana por parte de la dictadura nazi, la presión hacia los judíos fue creciendo (creación de ghettos, expulsión de sus trabajos...), llegando a finales de octubre de 1938 al secuestro y deportación de unos 20000 judíos de origen polaco. En Polonia, país al que fueron enviados, los rechazó, quedando hacinados en tierra de nadie en condiciones infrahumanas. Esto provocó que una de las familias deportadas se pusiera en contacto con un familiar huido a Francia, de nombre Herschel Grynszpan, quien intentó pedir ayuda al secretario de la embajada alemana en Francia, Ernst vom Rath, que se negó a conceder cualquier clase de ayuda a esas gentes. Indignado y desesperado, Grynszpan atentó contra vom Rath el 7 de noviembre, falleciendo el 9.

Con el asesinato de vom Rath, los nazis tuvieron la excusa perfecta para destar las iras populares contra los judíos. La propagando y la movilización funcionaron, y la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 se produjo el ataque a los barrios y comercios judíos, y también a las sinagogas y cementarios de toda Alemania y Austria. Hasta 30000 judíos fueron detenidos en esa noche, y llevado a campos de concentración, y los que quedaros se vieron sin sus negocios e incluso sin sus casas, arrasadas por las masas fanatizadas (al parecer, la gran mayoría de alborotadores eran soldados, miembros del partido nazi y de las SS).

Las protestas internacionales no tardaron en llegar, pero la arrogancia nazi no se dio por aludida, y la Noche de los Cristales Rotos supuso un importante punto de inflexión en el tratamiento de la "cuestión judía", que, si bien ya era aberrante y despiadada, alcanzó a partir de entonces cotas inimaginables (hasta llegar a los planes de exterminio masivo, que medio lograron).

Con la perspectiva del tiempo, se ha estado recordando esa infame noche, y en especial en Alemania. Esta bien que los que la hicieron sean los que más presente lo tengan, por la cosa de la corrección política y de lavar sus culpas (aunque es evidente que los de ahora no tienen ninguna culpa de lo que sus antepasados hicieron). Pero tampoco está mal que todos lo sepamos y lo tengamos en cuenta, no sea que nos de por caer en estas cosas. Sobretodo en tiempos de crisis, cuando todo se tambalea y parece amenazado, momentos en los que es más fácil que alguien sea tomado como chivo expiatorio de los errores/culpas/fallas colectivos. Aunque tampoco hemos de caer en una obsesión enfermiza con todos los crímenes del pasado, obsesión que no nos deje seguir caminando hacia adelante.


domingo, 9 de noviembre de 2008

Despiste preocupante


Debo tener alguna zona de mi cerebro atrofiada o poco desarrollada, porque resulta que soy un desastre a la hora de reconcer a los demás. Tengo que conocer a alguien muy bien para que lo reconozca si me lo cruzo por la calle. Como voy siempre metido en mis ensoñaciones, a veces presto poca atención a lo que hay fuera de mi, no capto todos los detalles y cualquiera puede ser cualquiera. Con los nombres me pasa lo mismo. Me costó varios meses aprenderme los nombres de tod@s mis compañer@s de trabajo, y aún así a veces los nombre inseguro (sobretodo cuando se incorpora gente nueva).

A todos nos ha ocurrido eso de que alguien nos salude con efusividad y nosotros no lo ubiquemos del todo. La situación es cómica porque, aunque esa persona te suena y sabes que la conoces, no sabes de qué, y procuras decir cosas neutras, no sea que se dé cuenta de que no tienes ni idea de quién es exactamente. En estos momentos podría explotarme la cabeza, porque al mismo tiempo que eres cortés y te interesas por sus cosas (con frases del tipo "¿y qué, cómo te va?") tus neuronas estan trabajando a pleno rendimiento, a ver si descubres de qué conoces a esa persona.

Siempre me han pasado estas cosas, y lo achacaba a mi despiste crónico. Sin embargo, empecé a preocuparme cuando, hace unas semanas, no reconocí a una chica que me gusta, y mucho...

viernes, 7 de noviembre de 2008

Maestros


En la vida se tienen muchos profesores, pero muy pocos maestros. Me refiero a esas personas que no sólo traspasan conocimientos, sino que, de algún modo, modelan algo en nostros, contribuyendo en nuestra formación como personas (detesto la visión de la educación como mera preparación académica para desempeñar una profesión y "ser útiles").

Supongo que todos podríamos nombrar a alguno, puesto que siempre hay alguien que hadejado su sello de una forma más profunda y memorable en nosotros. En mi caso son tres los que destacan por encima de los demás. El primero despertó en mí el gusanillo ideológico y político, el típico profesor enrollado, rebelde y joven que tanto impresiona a las mentes juveniles. El segundo llegó sólo dos años después, y él fue el que sembró la semilla filosófica, que supe regar y cuidar hasta que le llegó la hora de germinar. Y aquí es donde entra el tercero, el que, si bien ha llegado un poco tarde para participar en mi construcción personal, sí que ha influido notablemente en mis inquietudes intelectuales, en los temas que hoy por hoy me interesan en esto de la filosofía, y también en los autores que centran mis lecturas, lo cual no es poco.

A los tres, muchas gracias. Yo no sería quien soy sin vosotros.

PD: esto parece un discurso de esos de los Oscars.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Las mujeres de mi vida

Como cumplo mis amenazas (las promesas son otro cantar) y hace un par de días le insinué a Pensadora que haría algo así, paralelo a lo que ella había puesto en su blog, pues ahí van algunas de las mujeres más o menos famosas que han entretenido mis neuronas (y algo más) durante algún tiempo. El cine, "factoría de sueños", ha sido el principal recurso de hembras para mis ensoñaciones, así que casi todas son del mundo del celuloide.

Para empezar, Winona Ryder. En mi más tierna adolescencia (o sea, allá por los 13-14 años), me tenía atolondrado. Verla en Drácula haciendo de Mina Murray/Harker fue toda una conmoción. Es de esas mujeres que, sin ser especialmente bellas ni despampanantes, llaman la atención (y yo debo confesar que soy especialista en esta clase de belleza):


Por aquellos años estábamos en pleno boom de las Top Models. Y a mi, raro que soy, ninguna me acababa de matar. Ni la Schiffer, ni la Campbell, ni ninguna de esas. Hubieron de pasar unos añitos, hasta finales de los 90, para que una Top me dejara topicueto, y con ella empezó el desfile de francesitas por mis fantasías: Laetitia Casta, una belleza rotunda nacida como servidor en una isla mediterránea (hasta ahí las coincidencias), y en cierto modo alejada de los cánones por los que casi siempre me he guiado:


Más francesas más, más francesas, Tomás. Como quien no quiere la cosa, unos amigos me dijeron en el 2001 de ir a ver Amelie, y salí babeando cosa mala. Audrey Tautou había conquistado una parcelita de mi corazón. Esos ojos grandes tan expresivos, su fragilidad, ese aire tímido e inocente de no haber roto un plato hicieron mella en mí, y durante un tiempo fue musa entre las musas (también supongo que porque es del estilo de chicas que me suelen atraer):


Pero pasemos a otro grupo de féminas que atraen poderosamente mi atención: las pelirrojas (incluyo en este grupo a las rubiopelirrojas). Un buen ejemplo es Heather Graham, interesante actriz que se ha desperdiciado en comedietas románticas e insulsas, pero que a veces deja muestras de su talento. Pero como no he venido a hablar de cine, pues decir que sus ojos y su melena, así como su sonrisa me tuvieron un tiempo atontolinado, buscando películas suyas en la cartelera:



Otra más es Kate Winslett, que tras poner a funcionar mis lacrimales en Titanic se ganó mi admiración en unas cuantas películas mucho mejores que la del barco. Mujer muy interesante y belleza de esas poco convencionales, toda una mecla explosiva para quien les escribe:


Y para ir terminando (aunque podría poner algunas más, pero se haría muy largo), la última en llegar, la que en estos momentos alimenta mis sueños y que tiene reservado un hueco en mi cama. Puede que resulte tópico y seguro que muchos coinciden conmigo, pero es que la tía, además de ser un bellezón y de parecer inteligente, hace papeles interesantes, alejándose de la senda de los papeles simplones y fáciles que por estar tan buena, seguro que le lloverían. Su tarjeta de presentación para muchos fue directa y sin rodeos: un primer plano de su culo como inicio de Lost in translation, y todo lo demás estuvo a la altura de semejante trasero. Mi corazón, hoy por hoy, es para la señorita (perdón, señora) Escarlata:





miércoles, 5 de noviembre de 2008

Oposiciones/Oposicions


Anda el patio enfermeril balear un poco revuelto: hay oposiciones a la vista, y todo el mundo se mueve para conseguir temarios, textos, aclarar las cosas. Y en medio de todo esto aparece la hermosa y cansina polémica del catalán. Ciertamente, parece que se va a exigir el nivel B, que se van a dar dos años al personal que no lo tenga en el momento de conseguir la plaza para que se lo saque. Y claro, la gente venida de fuera (y los de dentro) que no tiene dicho nivel han puesto el grito en el cielo. Movilizaciones, cartas de las autoridades en los periódicos aclarando (o confundiendo) las cosas, declaraciones..., y discusiones en el office.

Como a veces soy un poco cabroncete y me gusta meter cizaña y hacer de abogado del diablo, si estoy ante gente contraria a la medida, me pongo a favor, y si la mayoría (cosa difícil, por lo que veo) son favorables, pues lo critico. Así voy conociendo y viviendo las distintas razones que se arguyen. Y me encuentro con apelaciones de esas grandilocuentes que tan poco me gustan: y tan bien quedan: que si no es justo, que si la Constitución, que si el bilingüismo y la madre que los parió. Y al final, tras tanta bella palabra y concepto elevado, una sintomática realidad: resulta que los más beligerantes son los que no tienen el nivel B, mientras que los más tibios sí que lo tienen. En definitiva, que no parece que la cosa tenga que ver con la justicia...

martes, 4 de noviembre de 2008

La senda de la mala leche


Hay gente agriada, que no parece destilar más que desprecio hacia los demás, abusando de frases cortantes e incluso descalificaciones. Supongo que todos tenemos días así, o por lo menos algún momento. La gracia del asunto está en que sea algo limitado en el tiempo, y que sepamos y podamos con otros comportamientos compensar a los que nos han padecido en los "malos días". Así se antiene un cierto equilibrio y a la postre son posibles las correctas relaciones con el prójimo (que no son más que un continuo toma y daca).

Sin embargo, algunos, cegados o creyéndose los reyes del mambo, adoptan una continuada actitud amargada y amargante. Y no se dan cuenta de que con ella están poniendo a rodar la bola de nieve que puede acabar con algunas de sus relaciones e incluso con todo un ambiente determinado (familiar, laboral...), desequilibrando todo lo que, en realidad, se mantiene en una precaria estabilidad, merced a toda una red de más y de menos. En estas circunstancias de amenaza, la clave está en los que saben mantenerse serenos y encajar los golpes del descerebrado. En los que tienen fuerza suficiente para parar el avance de la bola de nieve. Hay momentos en los que una sola persona puede hacerlo, pero puede darse el caso de que ni una multitud baste para evitar que la bola se convierta en alud. Y en el alud ya hay descomposición, y no todo es nieve, sino que hay otros materiales circulando. Materiales que pueden hacer mucho daño.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Florence Nightingale en Kiliedro


Si nos preguntan un ambiente en el que debería reinar la limpieza, no pocos responderíamos que ese lugar debería ser un hospital. De hecho, y aunque a veces no lo parezca, todos los hospitales cuentan con planes específicos de higiene y equipos debidamente preparados para mantenerlos en óptimas condiciones higiénicas. Es más, ese típico olor que a tan poca gente gusta y que embiste nada más traspasar las puertas de uno, es debido al uso de potentes productos de limpieza cuya misión es acabar con la mayor parte de microorganismos patógenos. Y a nadie se le ocurriría discutir que esto pueda ser de otro modo.

(Sigue en Kiliedro)

domingo, 2 de noviembre de 2008

Vía Sindicat


Las ciudades son acúmulos en los que, en un relativamente pequeño espacio, se puede encontrar uno de todo. A veces esto se agudiza, quedando todo expuesto en una sola calle o zona, en la que ver desde lo más elevado hasta lo más bajo en buena convic¡vencia. Supongo que las hay en todas partes, siendo, por ejemplo, las Ramblas de Barcelona un ejemplo clásico.

Palma también tiene su calle de contrastes: la Vía Sindicato. Se trata de una calle comercial que une la Plaza Mayor con las Avenidas, atravesando y dividiendo en dos el Barrio Chino (últimamente bastante rehabilitado, pero que no acaba de perder su carácter marginal). El un par de cientos de metros se acumulan comercios de diversa índole: zapaterías sobretodo (no en vano está cerca de la zona de la ciudad donde antes vivían los zapateros), pero también tiendas de moda, administraciones de lotería, cochambrosos hostales, farmacias, alguna tienda de discos e incluso una vieja sombrerería.

Peatonal, bulliciosa, es una de esas calles con vida a todas horas. De día, mientras las tiendas están abiertas, la masa pasa por ahí, y se pueden ver señoras comprando en los hornos o en las tiendas de especies, jóvenes en busca del último grito en moda, turistas que van y vienen y viandantes que sólo están de paso. Y todo ello envuelto en un extraño e indefinible olor a decadencia. Porque una de las cosas que más llaman la atención de la Vía Sindicato es el olor a orín que se acumula en algunas zonas. A pesar de ser una de las principales vías comerciales de la ciudad, la mugre campa a sus anchas. Es una calle del casco antiguo, estrecha, y casi siempre a la sombra (por la orientación, pocas veces se ve que el sol dé en el suelo), por lo que algunos rincones son sombríos y húmedos. Además, el pavimento forma un pequeño canal en su parte central, para dar curso a las aguas que allí se puedan acumular (recuedo que en mi niñez la suciedad y los olores eran más que ahora, supongo que por la influencia mayor de la marginalidad de las calles adyacentes).

Solapada e incluso absorbida por la vida diurna está la actividad "nocturna": yonkis, borrachos, prostitutas y toda clase de personajes marginales también ocupan su lugar en la Vía Sindicato. Se confunden entre la masa, y sólo si se presta un poco de atención se pueden ver (los escaparates distraen nuestra atención). Sólo cuando los comercios bajan sus barreras esta fauna toma su lugar, convertida en el único protagonista de esta extraña calle (hasta el punto de que la mayoría de ciudadanos prefier no pasar por Sindicato por la noche si quiere no llevarse un susto), en la que lo diurno y lo nocturno, lo rico y lo pobre se dan la mano, conformando una de las estampas ciudadanas más genuinas.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Difuntos, vivos, flores, y otras hierbas


Anoche, cerca de las diez, me encontraba yo de paseo relajado volviendo a casa (parada técnica antes de la salida nocturna) cuando pasé por el final de las Ramblas, justo debajo de las escaleras que van a dar a la Plaza Mayor de Palma. Allí eché un vistazo hacia la Rambla, para no perder la costumbre (es algo que siempre hago, buscar una perspectiva longitudinal de esa calle, una de las vistas urbanas que más me gustan de mi ciudad), y me sorprendí al verla iluminada y repleta de ramos de flores. ¿A estas horas aún hay actividad?, me dije. Pero claro, es que era la víspera del primero de noviembre, el día en que las floristerías hacen su agosto.

Harto de ver chiquillos y niñatos (para ser precisos: chiquillas y niñatas, porque, y esto alguien tendría que estudiarlo, parece que las féminas tienen más tendencia a esto del disfraz y del hacerse las brujas) disfrazados haciendo el gilipollas, convirtiendo sus vidas en una ficción hollywoodiana, decidí subir por la Rambla y meterme en el ambiente de la tradición. La decisión fue instantánea y casi aleatoria, pero tuvo sus recompensas. Casi todo el espacio para viandantes estaba ocupado por ramos y centros florales que hoy seguro que están decorando el cementerio. Había gente buscando algo hermoso que llevar a sus difuntos, y las floristeras se afanaban en matenerlo todo en orden. Más o menos a la mitad de la vía, en uno de los kioscos una joven se encargaba de colocar unas flores en un ramo, en cuclillas, dejando ver, como está de moda, la parte trasera de su tanga. Rojo, de encaje. Una preciosidad. Lo llamativo del asunto fue el contraste que ahí había: en medio de lo que, en principio, estaba destinado al homenaje y el recuerdo de los muertos, la puerta al goce y al homenaje de los vivos. Porque la vida no se puede entender sin el decorado de fondo de la muerte. Y, por supuesto, no hay muerte sin vida.

Metido en estos pensamientos, llegué al final de la Rambla, al cruce con la calle de los Olmos. Y como en esa calle vivieron mis abuelos, y yo pasé muy buenos momentos en la infancia, subí la cuesta y, al llegar a la vieja finca en la que mis antepasados tuvieron sus morada (y ya de paso, donde mi madre nació), ahora en plena reforma, me quedé allí un rato, mirando a ese balcón desde el que hace años que no me asomo, recordando. Porque más que ir a visitar sus restos, la mejor forma de homenajear a los muertos es recordar que vivieron, y para eso lo ideal es ir a los sitios en los que desgranaron buena parte de sus vidas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...