sábado, 12 de julio de 2008

Final


Cuando me senté al borde de la cama para ponerme los calcetines, de espaldas a ella, aprovechó para sorprenderme con un "te quiero". Sin molestarme en mirarla, le espeté:

-Eso también se lo debes decir a tu novio.

Calló. No me importaban sus sentimientos para conmigo. Ni a ella los míos, que eran de muy baja intensidad.
En ese momento decidí que ya era hora de dejarnos de ver.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...